El sistema capitado del seguro integral de salud

insituto-salud-del-nino

Por Luis Guillermo Del Pielago P.
Presidente del Cuerpo Médico de Ate 1, DISA IV Lima Este.

Bajo el sombra de la “eficiencia” los dueños del Perú, rediseñan cada día, sin descanso, el modelo de desarrollo social y colocan al libre mercado como motor de funcionamiento de moda, este proceso se acelera y adquiere nuevas dimensiones, con el argumento de que la educación, y la salud, son ineficaces.

Todo esto supone una estrategia financiada por la industria farmacéutica, aseguradoras privadas y los medios de comunicación, destinado a desprestigiar al sistema público de salud, y la educación estatal. Al decir que la salud pública es ineficaz, lenta, y de mala calidad, y que la educación estatal no sirve para ingresar a la universidad, lo que han hecho es despertar tendencias de protesta en defensa de la educación estatal y el sistema público de salud.

Ejemplo de esto es el llamado SISTEMA CAPITADO DEL SEGURO INTEGRAL DE SALUD del Perú; que consiste en que el estado a través del SIS (Seguro Integral de Salud) contrata un prestador de servicios médicos para sus afiliados, llámese SANNA, AUNA o SISOL, “Sistema Metropolitano de la Solidaridad” se le paga un monto estipulado por afiliado y por mes, atiendan los afiliados que atiendan, siempre SE PAGA UN MONTO FIJO POR CADA AFILIADO. Este sistema pulveriza y abre la vía a la entrada de grandes empresas, bancos, y aseguradoras privadas que van a conseguir el sueño de cualquier capitalista.
1.- Dinero Público
2.- Clientela asegurada

El Sistema Capitado, es poco conveniente para los afiliados, ya que la empresa que brinda el servicio médico mientras menos prestaciones de, más dinero le quedará disponible. La capacidad de elección, la libertad de elegir, y la liberad de afiliación la hará la empresa, cuyos afiliadores especializados, capacitados por ellos mismos, seleccionarán convenientemente a los pacientes que le ocasionen menos atenciones y mayor ganancia para la empresa. De manera que el negocio representa para la empresa bajo la sombra de la libertad de elección, y no para el usuario, puesto que el usuario ha sido elegido por los afiliadores.

Con la venta de la fabricada idea de que podemos ser libres de elegir la clínica que nos atienda por el Seguro Integral, a través del Sistema Capitado, quieren hacer de la salud y de los fondos del Seguro Integral del estado, un buen negocio. Los pisos de porcelanato, la lunas polarizadas, los elegantes vestidos de las secretarias o los buenos sueldos de los funcionarios de las clínicas privadas, van a ser pagados por los fondos del SIS, que provocará un forado económico fijo mensual, en detrimento de la inversión en los hospitales y postas del estado.

En concordancia con esto, se promueve quitar todo lo que no es rentable a la empresa privada, como las patologías de los enfermos crónicos, y que le dejen a la empresa privada las patologías que se solucionan en forma inmediata.

Jamás la atención privada podrá hacer lo mismo que la salud pública por el mismo precio, porque las empresas privadas están creadas con fines de lucro, y porque la empresa privada no va a renunciar al beneficio de la plusvalía. Se va a pagar un sobreprecio a fin de cada mes, por algo que debería ser gratuito en el momento de uso.

La definición de un buen director médico en la atención privada, que recibe incentivos directamente al ahorro de la empresa, es mejor aquel que hace ahorrar mucho dinero a la empresa.
Caso emblemático es que actualmente se está pagando, miles de soles mensuales por el hospital el Niño en San Borja que permanece cerrado. Una de las condiciones de apertura es utilizar el Sistema Capitado del SIS, y tendrá dos tipos de pacientes
1.- Los que viven cerca de la zona del hospital del Niño de San Borja.
2.- Los afiliados por el Sistema Capitado, que pueden ser de acuerdo al Márquetin que haga el administrador privado, para recibir más afiliados, por menos atenciones.

Se construyó el nuevo Hospital del Niño con dinero de los impuestos de los contribuyentes, luego se quiere dar a una empresa privada para que se encargue de la gestión, a la cual se le entrega un canon fijo por cápita, con un plus por excelencia por un numero de afiliaciones que se pretenden atender, a sabiendas que lo que hace las empresa privada es quedarse con los servicios que le producen mayor rentabilidad y seleccionar a los ciudadanos por categorías, los rentables y los no rentables. Lo que es trasplante, diálisis, investigación, pacientes graves de larga resolución, y enfermedades crónicas, lo dejan para los hospitales del estado y la empresa privada se queda con lo que es cirugía menor, laboratorio, rayos X, tomografía, resonancia magnética. 

A LA EMPRESA PRIVADA DE LA ÚNICA MANERA DE QUE LE RINDA EL NEGOCIO ES SELECCIONANDO PACIENTES.
El ejemplo de la privatización de la salud es Estados Unidos, si tienes una gripe o una enfermedad banal te cubre una parte el seguro y una parte la empresa, pero si tienes un cáncer o una enfermedad costosa, no te cubre nadie. Y eso lo podemos ver cuando intentamos afiliarnos a un seguro particular privado, si eres joven y no tienes ninguna enfermedad, te afilian inmediatamente, pero si tienes una insuficiencia renal, que va a la diálisis, ninguna empresa te afilia, o las cuotas de aseguramiento son costosísimas. En los Estados Unidos una radiografía simple de pulmones cuesta 200 dólares.

LA LIBERTAD DE ELEGIR debería de ser para las personas que deseen atenderse en los hospitales del estado, y que no se sientan amenazados a cada momento cuando a la hora de comprar una receta, le informan que esa medicina no cubre el SIS, o que ese procedimiento solo se puede realizar en clínicas privadas. 
Otro ejemplo los vemos en la atención de partos, donde consultorios privados anuncian con bombos y platillos PARTOS A 300 SOLES, o menos, los consultorios privados saben a ciencia cierta que todo parto es natural, el 97 % de los partos son normales, y la obstetra lo único que hace es esperar que salga el recién nacido para bañarlo y entregarlo a la madre, y allí acaba su trabajo, en caso de que ocurra un percance, no es atendido por un Neonatólogo, porque aquellos consultorios particulares no tienen Unidad de Cuidados Intensivos de Recién Nacido, y envían a la madre y a su hijo recién nacido a un hospital del estado, pero mientras envían a un niño con problemas de parto, ocurre lesiones cerebrales irreversibles, una empresa privada no va a destinar gran parte de sus ganancias a la atención inmediata de ese recién nacido ni mucho menos a la rehabilitación de por vida de ese niño, y se deshacen del bulto enviándolo a un hospital del estado más cercano, de igual manera ocurren en las clínicas particulares, a sabiendas que el 97 por ciento de los partos son naturales, en las clínicas privadas el 90 por ciento de los partos terminan en cesáreas.

Desprestigiar lo público es una estrategia que se maneja con este tipo de mensajes en que dicen que el usuario debe tener la libertad de elegir entre una atención en un hospital del estado deficiente o en una elegante clínica privada, y es lo que están haciendo al desmantelar todo lo que es inversión en hospitales del estado, desviando el dinero de nuestros impuestos para solventar las empresas privadas.
Los Hospitales del Estado tienen prioridades que son contrarias a las clínicas particulares, estas son 
1.- Las prioridades sociales y 
2.- La de los problemas en salud.

En un hospital del estado la atención se prioriza a la gente que más lo necesita, en las clínicas privadas se prioriza a las personas que rinden mejores beneficios a la empresa.
Con el sistema capitado, se está privatizando la gestión sanitaria, y con el pretexto de que la atención estatal es deficiente, el gasto per cápita va a aumentar, porque se va a pagar más al sector privado, por atenciones simples y se dejará las atenciones críticas y graves, al sistema público. Al disminuir los fondos del SIS, por el desvío de sus fondos al sector privado, se invertirá menos en el sector público y se completará el círculo vicioso con la pauperización consumada del sistema público de salud y de esta manera asegurar la idea de que el sistema de salud estatal es deficiente y de pésima calidad.

Los muertos, y seres lesionados de por vida quedaran sobre la mesa a cargo del sector público. Las empresas privadas pueden cambiar de nombre y los mismos dueños se pueden camuflar en empresas diferentes para continuar el negocio, la salud pública no puede desaparecer, ni cambiar de dueño porque nos pertenece a todos nosotros con los impuestos que pagamos, pero, eso sí, tiene que afrontar los errores y la pesada carga que nos deja el sector privado. … A todo esto :

¿Quién se hará cargo de los 14 muertos que dejo el incendio en un centro privado de rehabilitación de farmacodependientes el pasado 10 de febrero en Chosica?

Parte de este texto ha sido extraído de Ford Apache Sanidad, ¿Derecho de todos o negocio de los ricos?

Acerca de estos anuncios


Categorías:AMÉRICA LATINA, EL COMUNISTA, OPINIÓN

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.507 seguidores