Anuncios

Periodismo que es silencio

El periodismo es un oficio que se volvió profesión paso a paso. Es una actividad que tiene que ver con el paso de la vida y, en esa vida, los pasos de cada uno de nosotros y de todos al mismo tiempo. El periodismo se mueve al ritmo del todo incansable y es su obligación detenerlo un poco para trasladarlo al mundo para que, a la manera de lo que repitiera Alfonso Reyes: “…sepan cuantos”… 
Al periodismo se incorporan cada año miles de jóvenes que egresan de universidades, escuelas especializadas, academias, colegios y carreras adyacentes. Todos ellos ilusionados y vocados para vivir de cerca la vida que es más vida, la del estar cerca de los hechos y compartirlos con quienes los ejecutan.
Son muchachos que sueñan con decir la verdad. Son jóvenes y jóvenes que se preparan para hacer periodismo con la técnica, con el concepto y el talento para transmitirnos el qué de quienes hacen-viven-decide-están…
El periodismo también es una actividad incómoda. Lo es para muchos de los hombres del poder y del dinero o de los negocios non sanctos. 
Pero es obligación que la gente sepa lo que se cuece en esos fogones: es parte de nuestros derechos y es parte de nuestras libertades. La más importante y base de todas las libertades: la de expresión. 
Y quizá, por lo mismo, de un tiempo a esta parte el periodismo se ha convertido en una profesión peligrosa. Lo es en todo el mundo. Pero lo es más en México.
Tan sólo de 2000 a 2011 durante los gobiernos panistas (PAN-derecha) se contabilizaron 76 periodistas asesinados y 14 desaparecidos Y si se quiere más reciente, tan sólo en lo que va de este año 2012 han sido asesinados 14 periodistas en México, tres más fueron desaparecidos.
El mayor número de agresiones a periodistas se dio este año en Veracruz, Guerrero, Tamaulipas, Chihuahua, Estado de México, Oaxaca y Nuevo León.
Para investigar todo esto se han creado oficinas especiales tanto en la Procuraduría General de la República como en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, esto en el ámbito federal; naturalmente cada estado ha creado oficinas para lo mismo: y de todo junto, nada.
No todas las agresiones fueron por razones de actividad profesional. Quizá en algunos casos la agresión tenga que ver con un asunto de partes, que es decir, que el periodista pudo haberse involucrado en asuntos ajenos a su profesión o a la ética de su profesión. Cada caso es distinto y por lo mismo merecen investigación aparte: Pero nada.
En vista de este panorama trágico, en los sitios ‘calientes’ de México surgió ya un periodismo del terror, del miedo, del acoso, la amenaza y, peor aún: de la autocensura.
Con frecuencia se firman notas que involucran a todos en el medio, sobre todo cuando se trata de información que puede ser peligrosa y que, por lo mismo, es firmada por “De la redacción”. Bien si esto es para preservar la vida y la seguridad de quien la trae al medio. Pero mal, porque se crea un periodismo de recato, de miedo y, lo peor, de autocensura.
Con frecuencia el periodista o el medio deciden no involucrarse en asuntos que tienen que ver con el narcotráfico o la delincuencia organizada. En estos casos el riesgo es mayor porque las garantías de preservación de las libertades, que debe otorgar el gobierno –federal, estatal o municipal- son ralas, o nulas.
Hoy, cuando está a punto de terminar el gobierno del señor Felipe Calderón, junto a todos los muertos que ya se sabe, tenemos que lamentar la tragedia del periodismo mexicano.
¿Quién se hace cargo de todo esto? ¿En qué momento de nuestras vidas nuestra libertad de expresión fue amordazada y por qué y por quién? ¿Quién ha muerto a los periodistas que son tantos y cuyo asesinato sigue impune? ¿Cuál es la propuesta del nuevo gobierno en este tema? ¿Quién va a detener esta desgraciada situación?
El diputado federal del PAN, Marcelo de Jesús Torres Cofiño, propone la creación de una Comisión Especial que dé seguimiento a los casos de agresiones de la delincuencia organizada contra periodistas y medios de comunicación, en la Cámara de Diputados…
…Sí. Bueno. Ojalá. Quién sabe. ¿Y los aparatos institucionales? ¿Qué hacen? ¿Quién va a cuidar de los muchachos que comienzan en este mundo del periodismo cargados de sueños para su vida y para la de todos? Esa es una responsabilidad de todos nosotros en México, pero sobre todo de las instituciones que configuramos y a las que mantenemos con nuestro trabajo. ¿Lo harán? Vamos a ver.

Artículo de Joel Hernández Santiago *

jhsantiago@prodigy.net.mx Twitter: @joelhsantiago

*Periodista. Editor. Articulista. Ha publicado en UnomásUno, La Jornada, El Financiero… Premio Nacional de Periodismo 2007, por la Asociación de Periodistas de México. Fue coordinador de opinión de El Financiero; Director de opinión de El Universal. Director de publicaciones de la Secretaría de Educación Pública; Editor UNESCO. Director editorial de Le Monde diplomatique. Productor de programas de análisis político y social en Radio Educación. Publica en24 Horas; Eje Central (www.ejecentral.com.mx) La Silla Rota (www.lasillarota.com.mx) y el Syndicado para la República Mexicana y sur de los EUA: Estrategia Editorial (www.estrategiaeditorial.com.mx). Es coordinador de la obra: “Planes en la Nación Mexicana” con El Colegio de México y de “Pensar a David Ibarra”(Proceso económico de México); Prepara: “El laicismo en México” y “México por la paz”.

 

Anuncios
About el comunista (15201 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: