Anuncios

El fascismo alemán sigue vivo

antinazismo

Este “fascismo” económico, este neocolonialismo alemán se aprovecha de las élites y de las oligarquías locales más corruptas para cebarse contra los pueblos. De nuevo se alía con las rémoras del franquismo español o de la mafia y el fascismo italiano para empobrecernos, humillarnos y culparnos.
Si algo estremece en nuestro siglo, es contemplar como después de dos guerras mundiales, de un holocausto y de la completa ruina de Europa, el fascismo alemán sigue vivo.
Parece que a pesar de estar reprimido algunos años, se ha transformado y pervive. Quién sabe qué oscuros y tortuosos mecanismos psicológicos ha utilizado para transmitirse generación tras generación a pesar de lo monstruoso.
Sigue vivo como cuando amenazaba con asimilar Europa en los años 30. Tan vivo y tan amenazante.
Ahora, a través de la ingeniería económica y del derecho, disfrazado de neoliberalismo financiero, comienza a devorar Europa, como cobrándose una deuda de raza.
¡Qué extraña psicología ha de ser la de contemplar como sus líderes aniquilan otros mundos y mantenerse impasible, seguir yendo a comprar al Lidl o a recoger a los niños al kindergarten!
¿Cómo, no entiendo cómo cada día, los alemanes pueden contemplar impasibles como Ángela Merkel, autoerigida en líder europea, va hundiendo país por país a orillas del Mediterráneo? ¿Es acaso la misma impasividad que ponían en marcha cuando veían volar a los judíos convertidos en humo por sus chimeneas?
Este “fascismo” económico, este neocolonialismo alemán se aprovecha de las élites y de las oligarquías locales más corruptas para cebarse contra los pueblos. De nuevo se alía con las rémoras del franquismo español o de la mafia y el fascismo italiano para empobrecernos, humillarnos y culparnos de nuestros propios desastres. Porque el fascismo no sólo te acosa económicamente sino que pretende que reconozcas tu infrahumanidad. Además de apoyarse en las élites corruptas, de encumbrarlas: estigmatiza a pueblos enteros.
Para justificar un saqueo a Chipre, este “fascismo” alemán acusa de corrupción al pueblo de Chipre, a la mujer que hace yogur, al hombre que pesca en el mar, al niño que juega canicas. ¡¿Corruptos los chipriotas?! ¡Si lo fueran tanto como los alemanes tendrían una isla vecina llamada Liechtenstein, otra Suiza y otra Luxemburgo!
Los post-fascistas estigmatizan para que reconozcas tu infrahumanidad frente a la raza verdadera. A los españoles o a los italianos nos acusan de pereza. Cuando somos los europeos que más horas trabajamos. Si rendimos menos es porque estamos menos industrializados, y eso es en parte gracias a nuestras muy abundantes rémoras franquistas y a varias políticas europeas apoyadas desde Alemania.
Falso brazo amigo el alemán. Quede esta advertencia como lección histórica.
El «fascismo» funciona muy rápido, por golpes de efecto. ¿Recuerdan cómo era el gobierno de la UE? Antes era un gobierno rotatorio semestral. Ahora, repentinamente y sin dar explicaciones, siempre gobierna Alemania. Qué sigilosa y ágilmente se fue abriendo camino para hacerse con la hegemonía de Europa. Qué engañados nos tenía con sus dádivas y sus tecnocracias.
Los europeos, de nuevo víctimas del «fascismo» alemán, ¡debemos reaccionar ya!
Algunas recomendaciones que son sólo el inicio de una estrategia de defensa.
– Boicot a todo producto alemán.
– Concientización a ciudadanos alemanes en España. Escribir a periódicos y autoridades alemanas, explicándoles de nuevo las consecuencias de su «fascismo».
– No seguir en la UE a no ser que la potencia imperialista, Alemania, y sus aliados, como Finlandia, la abandonen o desistan del proyecto colonial.
– Aliarse con otras víctimas de este «fascismo» económico alemán, como Grecia, Chipre o Italia para crear un bloque aliado.
Cuidémonos entre todos o pronto seremos una colonia alemana.

Brigadas antifascistas

Anuncios
About el comunista (55251 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: