Anuncios

Papa Francisco, verbo nuevo

2

Creado por Joel Hernández Santiago

Poco a poco, el Papa de los católicos en el mundo, Francisco, ha transformado la imagen con la que llegó al pontificado. Aquella imagen en la que se le veía como un obispo católico argentino que permitió atentados criminales en sacerdotes de su país durante la dictadura del general Jorge Rafael Videla. Hoy ha ganado en su favor y se le escucha con atención.

Seguro que lo que ha venido haciendo y diciendo desde que asumió el 13 de marzo de este año no le gusta a muchos curas de mando en El Vaticano y en otros países –como México- ni a financieros por aquello de su limpia en el Banco del Vaticano y que ahora los políticos lo vean con cierto desdén porque les recuerda la pérdida de la confianza social por sus abusos y su corrupción…

Pero se nota una buena diferencia en su discurso católico. Habría que ver si Francisco era y pensaba así de origen y, a sabiendas, se le escogió para dirigir la iglesia católica en el mundo porque se requería un Papa, digamos, popular y carismático para contrarrestar la antipatía pública que se sentía por Benedicto XVI y que perjudicaba a la Iglesia Católica en su aproximación social…

 … O ha ocurrido una transformación inesperada y tiene a los mandamases del catolicismo mundial con el “¡Jesús!” en la boca. En todo caso, Jorge Mario Bergoglio tiene un nuevo discurso que suena a reformismo y que es, digámoslo en su tono, un nuevo verbo…

 El Papa de los católicos viajó la semana pasada a Brasil para presidir la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud, que se llevó a cabo en Brasil del 25 al 28 de julio. Ahí estuvieron 3 millones de jóvenes católicos de todo el mundo. El Papa fue bien recibido y mejor algunas de sus señales…

 … Señales de humildad que ha pregonado desde marzo pasado: señales de pobreza frente a una sociedad en crisis y señales de humildad a los representantes de la iglesia.

 Decidió llegar a Brasil y evitar la ‘pompa y circunstancias’ usuales en sus predecesores papales. Y visitar las favelas.

Católicos o no, escucharon atentos sus mensajes de altísimo contenido social y político que hicieron que los curas tradicionales el mundo se miraran entre sí, ya sonriendo por ‘las ocurrencias del nuevo Papa’ o porque las cosas ahí se han descompuesto mucho y él quiere arreglarlas.

Para empezar llamó la atención su defensa del laicismo del Estado. Lo dijo el 27 de julio en Río de Janeiro: “La convivencia pacífica entre las diferentes religiones se ve beneficiada por la laicidad del Estado, que, sin asumir como propia ninguna posición confesional, respeta y valora la presencia del factor religioso en la sociedad”. Eso dijo.

Unas horas antes, en Copacabana, durante el Vía Crucis del viernes afirmó que los jóvenes perdieron la confianza en la política por el ‘egoísmo y corrupción’ de los gobernantes y que “han perdido la fe en Dios por la incoherencia de la Iglesia”. A los gobernantes les dijo: “El futuro nos exige una visión humanista de la economía y una política que logre cada vez más y mejor la participación de las personas, evite el elitismo y erradique la pobreza. Que a nadie le falte lo necesario y que se asegure a todos dignidad, fraternidad y solidaridad”.

El “Papa de los pobres” como ya se le llama desde Brasil, insiste en la ética como principio y fin de toda actividad humana: ya política, social, religiosa… Y, precisamente, la falta de ética y abusos de riqueza o delitos sexuales de muchos religiosos católicos lo hicieron reconocer públicamente que ‘hartos de la corrupción de los gobernantes y del caminar errático de la iglesia, han perdido la confianza en la política y la fe en Dios’

En un tono que, de alguna manera recordó a Salvador Allende en su discurso de Guadalajara, México el 2 de diciembre de 1972, pidió a los muchachos responsabilizarse de su juventud y “estoy seguro de que la simiente cae en buena tierra, que ustedes quieren ser buena tierra, no cristianos de tiempo parcial, no almidonados de fachada. Apunten a decisiones definitivas que den pleno sentido a la vida y nunca tener miedo a ir contracorriente…”

 [Y para ardor de muchos en su infierno propio, se sabe que Jorge Mario Bergoglio, está acelerando la canonización del arzobispo salvadoreño Oscar Arnulfo Romero, quien fue asesinado por la dictadura salvadoreña el 24 de marzo de 1980 mientras oficiaba misa]

Hasta hoy, Bergoglio está mostrando un rostro diferente al de Juan Pablo II, a quien en mucho se debe la derechización del precepto religioso y político mundial, a pesar de su carisma que se depositaba básicamente en su imagen pero que no quiso remover el pecado interno de la iglesia, la acumulación de riqueza, los abusos sexuales, el contraste entre la opulencia de la jerarquía católica y los curas de a pie y el gusto de los cardenales y obispos por el poder y la gloria…

Naturalmente falta que el discurso papal de Francisco cale entre la jerarquía católica tanto de El Vaticano como entre los jerarcas católicos de distintos países del mundo.

Por lo pronto, los jerarcas del catolicismo mexicano siguen en sus Mercedes Benz, en sus casas de las Lomas de Chapultepec; oficiando misas exclusivas para jerarcas de la política y la empresa, involucrándose en el asunto político y haciendo oídos sordos a las acusaciones de pederastia en el país al que, ellos mismos, han contribuido para hacerlo conservador y, acaso, reaccionario en materia de fe católica en tiempos de revolución del pensamiento.

jhsantiago@prodigy.net.mx Twitter: @joelhsantiago

Anuncios
About el comunista (64075 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: