Un nuevo despropósito: el gasto militar

5

Por Xavier Massot Martí*

BLOG DEL AUTOR

Con la que está cayendo, el ministro de Defensa Pedro Morenés, en una demostración de oportunidad política, nos ha anunciado que su ministerio invertirá 10.000 millones de euros en programas de armamento para los próximos diez años. No hay que perder de vista, que antes de ser Ministro, estaba en los consejos de administración de algunas empresas fabricantes de armas. Cuando fue designado, aparentemente se desvinculó de estas sociedades, pero eso no quiere decir en ningún caso que haya enterrado sus contactos y amistades. Y es ahora, precisamente cuando aflora el negocio.

La poca elegancia de este señor en defender esta nueva locura (fruto de la especulación y de la manera de hacer de Comissiòpoli), viene del hecho de que esta cantidad representa dos veces el presupuesto anual del ministerio (la mayor parte del cual se destina a pagar nóminas). En vez de reflexionar y reestructurar de arriba abajo toda esta estructura militar, absolutamente ineficiente, lo justifica precisamente por la necesidad de renovar sistemas de armas que se han quedado obsoletos (sobre todo fragatas, blindados y aviones cisterna).

Lo primero que hay que decir es que este ilustre Ministerio todavía no ha terminado de pagar las deudas del anterior programa militar, originado en los años 90 (fragatas F100, tanques Leopard y cazas EF2000), que ascendían a unos 30.000 millones, de los cuales aún están pendientes 23.000. Los expertos sospechan que 14.000 millones pasarán a Deuda Pública, además de aumentarlo también cada año con créditos extraordinarios (por año 2014, 884 millones).

La siguiente paradoja es que, hace un tiempo, el ministro emite el mensaje a las industrias militares españolas que se han de hacer más grandes, ganar peso, para poder competir en el mercado europeo de defensa. Es de suponer (no quisiera pensar mal), que esto no tenga que ver con nada que pueda favorecer a las empresas para las que no hace tanto trabajaba, o porque el Estado todavía tiene una participación del 100% en Navantia y del 20% en Indra . Y no hay mejor persuasión que la de prometer nuevos contratos. De ahí la razón de este nuevo programa irracional.

Porque lo que quiere comprar son sobre todo fragatas F-110 (que las haría Navantia asociada a la Lockheed e Indra), a 4.000 millones la unidad (y si quiere 5 como parece, los números ya no salen). También quiere comprar 400 blindados que supondrían unos 1.500 millones más. También quiere tres aviones-cisterna para sustituir a los dos actuales), incluso drones no armados sólo para vigilancia (que costarían 300 millones) cuando los civiles hacen lo mismo con un coste mucho menor, y finalmente tres submarinos (que costarían cada uno 2.500 millones ), cuando los dos actuales no pueden sumergirse y suelen ser una armas para tareas ofensivas, no defensivas.

Resumiendo, en vez de ver que si el 70% del presupuesto se va en gastos de personal, quiere decir que el ejército se reducirá, contentarse a tener menos presencia en tantas misiones internacionales (España no es un país tan rico), reflexionar que para la vigilancia costera y submarina vale más invertir en buenos sistemas de radar y sónar marítimo y vía satélite, y localización desde superficie. Que la renovación de blindados debe adecuarse a las necesidades de defensa estratégica del territorio, y así, racionalizar partida por partida todo su presupuesto, que aquí sí, podría susceptible de ser recortado sustancialmente en favor, por ejemplo, de la sanidad.

Por si fuera poco, dentro de la operación anti-corrupción «Púnica», acaban de detener a un consejero de la Agencia de Informática que controlaba el sistema informático de la Comunidad de Madrid. Precisamente se le investiga por adjudicación de contratos a la empresa Indra. Os suena? Marca España, Madrid = Comissiòpolis

About el comunista (67536 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: