Anuncios

El ataque de Europa a la democracia griega, por el Premio Nobel, Joseph Stiglit

19

Artículo de Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía.

Debemos ser claros: casi nada del enorme manantial de dinero prestado a Grecia acabó verdaderamente allí. Fue canalizado para pagar a los acreedores del sector privado, incluyendo los bancos alemanes y franceses. Lo que Grecia realmente obtuvo fue una miseria, pero pagó un precio muy alto para preservar los sistemas bancarios de estos países. 

El crecimiento exponencial de la controversia y el conflicto dentro de Europa puede parecer  el resultado inevitable del amargo final de la controversia entre Grecia y sus acreedores. De hecho, los líderes europeos están finalmente revelando la verdadera naturaleza de la controversia actual de la deuda, y la respuesta no es agradable: es sobre el poder y la democracia mucho más que el dinero y la economía.

Por supuesto, la política económica tras el programa de la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) ha endilgado  a Grecia durante cinco años al abismo, lo que resultó en una disminución del 25% del PIB. No puedo pensar en ninguna depresión que haya sido siempre tan deliberada y que haya tenido consecuencias tan catastróficas: la tasa de desempleo entre los jóvenes en Grecia, por ejemplo, ya es más del 60%.

Es sorprendente que la troika se haya negado a aceptar la responsabilidad de algo como esto o admitir lo mal que fueron sus predicciones y modelos. Pero lo que es aún más sorprendente es que los líderes europeos no han aprendido aún. La troika también requirió a Grecia alcanzar un superávit presupuestario primario (excluyendo los pagos de intereses) del 3,5% del PIB en 2018.

Los economistas de todo el mundo condenaron este objetivo como punitivo porque la demanda se traduciría inevitablemente en una recesión más profunda. De hecho, incluso si la deuda griega se reestructura más allá de lo imaginable, el país se mantendría deprimido si los votantes se comprometen a la meta de la troika en el referéndum que se celebrará bajo presión de este fin de semana.

En cuanto a transformar un gran déficit en un superávit primario, pocos países han hecho algo similar a lo que los griegos alcanzaron en los últimos cinco años. Y mientras, el costo en términos de sufrimiento humano ha sido muy alto, las recientes propuestas del Gobierno griego realizaron un largo camino debido a  las exigencias de sus acreedores.

Debemos ser claros: casi nada del enorme manantial de dinero prestado a Grecia acabó verdaderamente allí. Fue canalizado  para pagar a los acreedores del sector privado, incluyendo los bancos alemanes y franceses. Lo que Grecia realmente obtuvo fue una miseria, pero pagó un precio muy alto para preservar los sistemas bancarios de estos países.

El FMI y otros acreedores “oficiales” no necesitan el dinero que exigen. En un escenario business-as-usual, el dinero recibido probablemente servirá para ser re-prestado a Grecia.

Pero una vez más, lo importante no es el dinero. Se trata de utilizar “plazos” para obligar a Grecia a ceder y aceptar lo inaceptable – no sólo las medidas de austeridad, sino políticas regresivas y punitivas.

Pero ¿por qué Europa está haciendo esto? ¿Por qué es que los líderes de la Unión Europea se resisten al referéndum y se niegan a extender, durante unos días, la fecha límite del 30 de junio para el próximo pago de Grecia al FMI? ¿No fue Europa creada en la idea de la democracia?

En enero, los ciudadanos de Grecia votaron por un gobierno comprometido a poner fin a la austeridad. Si el gobierno simplemente hubiese cumplido estrictamente sus promesas electorales, habría rechazado la propuesta. Pero quería dar a los griegos la oportunidad de reflexionar sobre este tema, tan importante para el bienestar futuro de su país.

Esta preocupación por la legitimidad popular es incompatible con la política de la zona euro, que nunca fue un proyecto muy democrático. La mayor parte de sus gobiernos no buscaron la aprobación de sus pueblos al transferir la soberanía monetaria al BCE. Cuando Suecia lo hizo, los suecos dijeron que no  Ellos entendieron que el desempleo aumentaría si la política monetaria del país se establecía por un banco central que se centra exclusivamente en la inflación (y también de que no había suficiente atención a la estabilidad financiera). 

Y, por supuesto, lo que estamos viendo ahora, 16 años después de que la zona euro fuera institucionalizada, estas relaciones son la antítesis de la democracia: muchos líderes europeos quieren ver el fin del gobierno de izquierda del primer ministro Alexis Tsipras.

Después de todo, es muy incómodo tener en Grecia un gobierno que es tan contrario a los tipos de políticas que han hecho tanto por aumentar la desigualdad en muchos países avanzados, y que está tan comprometido con la reducción de la potencia desenfrenada de la riqueza. Ellos parecen creer que pueden eventualmente derrocar al gobierno griego al que obligó a aceptar un acuerdo que violaba su mandato.

Es difícil aconsejar a los griegos a cómo votar el 5 de julio. Sin alternativa -aceptación o rechazo a los términos de la troika- va a ser fácil, y ambos conllevan riesgos enormes. Un voto de sí significa la depresión casi interminable. Tal vez un país empobrecido -que ha vendido la totalidad de sus activos y cuyos brillantes jóvenes han emigrado-; finalmente conseguirían un alivio de la deuda; tal vez después de haberse transformado en una economía de ingresos medios, Grecia finalmente recibiría el apoyo del Banco Mundial. Todo esto puede suceder en los próximos diez años, o tal vez durante la próxima década.

Por el contrario, un voto no abre al menos la posibilidad de que Grecia, con su fuerte tradición democrática, recoja el destino creado por sus propias manos. Los griegos ganarían la oportunidad de dar forma a un futuro que, aunque no sea tan exitoso como el pasado, es mucho más esperanzador que la tortura inconcebible del presente.

Yo sé lo que votaría.

Anuncios

Categorías

About el comunista (95023 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

2 Comments on El ataque de Europa a la democracia griega, por el Premio Nobel, Joseph Stiglit

    • Roberto Montero P // julio 2, 2015 en 3:29 am // Responder

      Está claro y accesible el artículo publicado, es importante que la gente se entere de lo que realmente subyace en Gracias y no lo que dice CNN y la Prensa Europea.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: