ÚLTIMA HORA:

La canción de Juana

Novela de Alejandra Lemes Bonilla

“La Canción de Juana”. Novela autobiográfica de una vida magistral.

“La Canción de Juana”.Novela autobiográfica . Historia de una vida magistral.
>
> Novela de Alejandra Lemes Bonilla
>
> Perlita 1
> Juana Roja no imaginaba el giro que iba a dar su vida para siempre por la decisión que acababa de tomar: Denunciar ante todas las personas y organizaciones posibles a la nueva directora de la escuela donde trabajaba como profesora de inglés y de danza desde 1994.
> Por los malos tratos que ejercía sobre los niños,principalmente contra los más pobres y desvalidos.
> Cerró los ojos. Respiró hondo.Y con su carpeta repleta de denuncias, salió de su casa rumbo al primer lugar donde haría saber todos los atropellos que la sobrina del militar asesino venía cometiendo en la escuela de contexto crítico donde hasta hace poco tiempo había trabajado con paz y alegría.
> Perlita 2
> La inspectora departamental,primero recibió sus denuncias,pero después de interiorizarse un poco,intentó sobornarla para que las abandonara:
> -” ¿ Por qué no te sacás ése gorro negro espantoso,te arreglás un poco,e intentás reconquistar a tu marido?Tomate licencia hasta fin de año, y seguís de largo.
> El marido de Juana había cambiado su comportamiento de la noche a la mañana,al poco tiempo de haber empezado todo el asunto de la escuela.
> Una “amiga” en común ( cuyo padre tenía vínculos políticos con varios fascistas), le había llenado la cabeza- masajes descontracturantes mediante-, y él había decidido que no valía la pena seguir al lado de una mujer cuyas gónadas pesaban mucho más que las suyas.
> Le dio a elegir entre continuar con él o insistir en defender a los niños de la escuela.
> Y Juana no lo dudó ni un instante.
> Aunque la separación que sobrevino le dolió durante muchos años.
> Perlita 2.1
> -” A ésta te la mandaron”-le dijo Carmen,la profesora de la UTU,ex presa política y amiga de su profesora de Historia en tiempos liceales,refiriéndose a la tetona que le dió una manito para que se separara.
> -“¿ Cómo?.No entiendo”-
> -“Para que te enfoques en solucionar lo de tu separación y dejes de lado las denuncias-agrego-. Y dijo más:-” Te voy a dar un consejo: Cuando te sientas en peligro,hacé que la mayor cantidad de gente posible se entere de lo que te está pasando”.
> Perlita 3
> -“Ya perdiste cosas muy valiosas en tu vida-le dijo una inspectora regional-“Cuidate de que no le pase nada malo a tu familia….”
> Y parece que la turra sabía de qué hablaba,porque poco tiempo después,la policía empezó a molestar a los hermanos de Juana.
> A Bruno lo pararon 2 veces en la calle para pedirle…¡la propiedad de la bicicleta!
> Y a Santiago lo detuvieron una noche, a la salida del CERP,junto a dos compañeros, y lo llevaron a encerrar durante más de 6 horas en un calabozo.
> Perlita 4
> -” Mamá”-gritó Juana.-“Está sonando el teléfono”
> ( Cosa muy extraña, ya que su marido,al irse a vivir a un apartamento en Punta del Este había pedido el traslado del servicio).
> -“Préstamelo un rato”-dijo Santiago.
> Perlita 5
> Juana había notado que últimamente, día tras día,en el camino que hacía en bicicleta para ir a trabajar,había un auto negro con peluches junto a la ventana,parado unas cuadras antes de la escuela.
> Y también que cuando iba caminando a algún otro lugar, aparecían autos con vidrios espejados que la seguían, y en ocasiones, le sacaban fotos desde lejos.
> Perlita 6
> -“Conmigo está todo bien,Juana”- le dijo su ex cuñada, en una pizzería donde la había invitado-“pero lo que no te perdono es lo que le hiciste a mi hermano con el teléfono”-
> -” ¿Qué estás diciendo?”
> -“La cuenta que le llegó el último mes.Pasa los $6000-
> -“¡Pero él pidió el traslado hace meses!
> Y antes de éso,yo estaba al día con el pago!¿ Acaso él no tiene el detalle de las llamadas?”-
> Perlita 7
> -“Quedate tranquila”-dijo la funcionaria de ANTEL hablando por teléfono sin saber que Juana estaba en la puerta de la oficina escuchándola-“Cuando venga a pedir el duplicado del recibo le digo que no se lo puedo dar sin la cédula del marido”-
> Perlita 8
> Una noche en que Juana había salido de la librería donde focalizaba Danzas Circulares, en la esquina de Solís y Florida, se sobresalta al darse cuenta de que un auto gris frena y se detiene casi sobre ella.
> -“Vení para acá”-le escupe la “amiga” que le había llenado la cabeza a su marido,abriendo la puerta.
> Juana quedó paralizada.
> -“Subí”-le dijo otra de las tres yeguas que iban en el auto ( La que conducía era hija de un prestamista vinculado a la mafia).
> Juana salió corriendo, y se paró a unos cuantos metros del auto,extendiendo las manos hacia ellas:
> -“Que Dios les devuelva todo lo que me hacen”-
> Y se cayó en la calle.
> Y la “amiguísma” le gritó:
> -” Ya te vamos a agarrar sola”-
> Y la otra:
> -” Cuidate de las malas ondas”
> Y se fueron. Y ella en el piso.Y se acercó un señor de lentes a preguntarle si necesitaba ayuda,pero Juana salió corriendo.
> Un par de días después, tras preguntar entre varios vecinos del barrio por “un señor gordito de lentes”,dio con el contador que había intentado socorrerla.
> Y consiguió su testimonio firmado sobre lo que había visto.
> Era un triste intento de Juana de hacerle saber a su ex marido cuál era el tipo de gente con la que él se estaba rodeando.
> Pero él prefirió la versión de las turras: que la habían encontrado en la calle cuando iban a comprar pizza ( ¡y la “amiguita” vivía al lado de una pizzería!) y que Juana las había agredido!
> Perlita 9
> -“Me quisieron tirar de la bicicleta. No me caí de casualidad.Eran unos tipos en una “cuatro por cuatro”-dijo Santiago,angustiado.
> Perlita 10
> Con lo que le había sucedido a Santiago,Juan no pudo menos que recurrir a la ayuda de organismos internacionales de Derechos Humanos.
> Le envió un fax a “Madres y Abuelas de Plaza de Mayo”, narrando todo lo que le venía sucediendo a ella y a su familia desde que había iniciado las denuncias.Y mencionando también todas las organizaciones y personas a quienes se había dirigido: Un diputado y un edil del FA,un periodista local,la Comisaría de la Mujer y la Familia ( donde había ido acompañada por la madre de uno de sus alumnos,por sugerencia del edil), y el SERPAJ,desde donde la habían llamado por teléfono tiempo después de haber recibido las denuncias,para preguntarle si las sostenía, ya que dada la gravedad del tema y las características de la persona denunciada,podía haber represalias; incluso en un primer intento de acercamiento al SERPAJ, a través de una abogada vinculada al mismo, ésta,luego de darle un vistazo a las denuncias,dijo:
> -” Esto es demasiado para mi”-
> Y la derivó a otra persona que representaba al SERPAJ en Maldonado.
> Tres días después de haber enviado el fax a “Madres y Abuelas de Plaza de Mayo”, la inspectora departamental fue destituida.
> Perlita 11
> -” Andá también a la Comisaría de la Mujer y la Familia”-le había dicho el edil-“Para que no digan luego que te moviste en forma desprolija llevando el asunto primero a la prensa”. Y agregó: -“Decí que vas de parte mía”.Y sonriendo:-“Me tienen miedo”.
> El edil le habló también de otra situación cuyo conocimiento pasó a formar parte de su “mochila”: la existencia de una red de prostitución infantil en el departamento.
> Perlita 12
> -“Perdónenos, profe”- le dijeron varios niños en el salón de Inglés-
> -“¿Por qué’”
> -“Porque el maestro Orlando nos mandó que nos portáramos mal y nos subiéramos a las mesas”-
> El maestro Orlando estaba vinculado políticamente a la directora No cumplía el horario escolar porque era funcionario municipal. Y la directora lo cubría. Maltrataba a sus alumnos, con especial saña a dos hermanitos, Carla y Martín, nietos de una ex maestra de esa escuela, entonces jubilada, que los criaba.
> Además estaba usurpando un cargo de interinato.
> Perlita 13
> Finalizado el año lectivo, Juana fue al SERPAJ en Montevideo, donde le preguntaron si estaba conforme con el accionar de la institución.
> Perlita 14
> Mirta, la representante del SERPAJ en Maldonado, le había sugerido que ingresara como voluntaria en la ONG “Rescatando Sonrisas”.
> -“Por lo que significan los niños para vos. Creo que te haría bien que te acerques allí y empieces a colaborar.”-
> Juana estaba medio atolondrada “peleando en varios frentes”, como solía decir: las denuncias, el dolor desgarrador de la separación, el acoso laboral, la bastante comprensible incomprensión familiar, las amenazas groseras y las sutiles contra ella y su familia…
> No le hizo caso, al principio.
> Pero luego escuchó un llamado a voluntarios para colaborar con la ONG, en la radio.
> Y no pudo resistir, y salió como disparada a presentarse en “RRSS”, donde inmediatamente comenzó a ejercer el voluntariado, y unos meses después la nombraron funcionaria.
> Allí obtuvo unos cuantos afiches sobre los Derechos del Niño que llevó a la escuela y repartió entre los niños y las maestras afines a ella.
> Fue lo que le dio cuerpo a lo que despuntaba como la primera acción militante de Juana.
> La que no adoleció de su costado “combativo”: En un gesto rebelde por parte de los niños: Un día, organizados por el alumno cuya madre la había acompañado a la comisaría de la Mujer y la Familia, confeccionaron y lucieron con orgullo unas pulseras de papel que decían: “Aguante teacher”.
> ¡Un pequeño “motín antifascista” en la escuela!
> Perlita 15
> -“¿Puedo ir a una reunión de tu iglesia?”-Le preguntó Juana a su compañera de “RRSS”-
> -“Sí, claro. El sábado a las 19:00”-
> Y así comenzó un largo andar zigzagueante donde encontró alguna que otra flor, pero demasiadas malezas y espinas.
> Perlita 16
> -“Hay gente que viene a la iglesia para esconderse”-Espetó un pastor mirándola fijo.
> Ella nunca entendió a qué se refería.
> Tiempo después, mencionó un grupúsculo evangélico donde intentaban realizarle una “liberación” ( el equivalente a un exorcismo católico), la líder religiosa dijo, tocando el vientre de Juana:-” Aquí hay demonio de lesbianismo”-
> Había varios adolescentes presentes en aquél mamarracho pseudomístico, pseudoliberador.
> Y cuatro días después Juana contraía rosácea.
> Otra vez, en otra “iglesia”, un tipo alto y gordo, de lentes, pelado, al que nunca había visto, no le quitaba los ojos de encima. Destilaba odio por los poros y por las pupilas.
> Juana demoró años en enterarse del porqué de la mirada furibunda: el matón psíquico era un “misionero” norteamericano, sucesor del “pastor “hijo de uno de los militares golpistas de 1973.
> Y unos años después, en otra iglesia, un “pastor” la maldijo:
> -“Usted se va a ir, pero va a volver arrastrándose”-
> Esa vez a Juana no le costó mucho saber el porqué de tamaña maldición: El “pastor” era un ex coronel de la época de la dictadura. Y ella, desde que había llegado a aquélla iglesia, no había parado de pedir, a boca de jarro y viva voz, en las reuniones de oración, que Dios hiciera justicia en Uruguay y comenzara a salir a la luz todo lo relacionado a los crímenes de la dictadura cívico militar.
> Fue en el año 2002.
> Juana solía bromear sobre si misma diciendo que tenía la costumbre de meterse en la boca del lobo.
> Y un poco después, en otra iglesia, como represalia por haber estado investigando acerca de ciertos “retiros espirituales” de los cuales los creyentes salían trastornados( porque allí eran manipulados psicológicamente),el pastor, delante de toda la congregación, la “acusa sutilmente de ser lesbiana.
> Perlita 17
> Hacía cuatro años que Juana había renunciado a la ONG, en solidaridad con una compañera que fue injustamente despedida.
> Y había soportado, en todas y cada una de las iglesias que recorrió, que también la acusaran de pereza.
> No paraba de sembrar currículums. Sin embargo, no lograba conseguir trabajo.
> Por éso tomó una de las peores decisiones de su vida: inscribirse en un curso de Marketing en la UTU.
> Fue el puntapié inicial para el plan de venganza que se venía gestando desde las filas de los alcahuetes de la sobrina del militar asesino.
> Perlita 18
> -” No me convence mucho esto de hacer un curso de Marketing”- le comentó a su madre, frunciendo el ceño-” Siempre me pareció que el marketing es algo engañoso y sin ética. Pero era el único curso de nivel universitario que había. Y me inscribí”-
> Meses después, una “compañera” del curso menciona en una clase un libro cuya autora era del conocimiento de Juana: Zeldira Shot. Una mujer peligrosa, a quien Juana había conocido en un grupo esotérico que en aquélla época era secreto.
> Secreto y dividido: tenía 2 ramales: Uno se movía en la luz, el otro, en las tinieblas. Y Zeldira nadaba entre las dos aguas.
> Cuando Juana le dijo a su “compañera” que tuviera cuidado, lo hizo con la mejor intención. Pero la jovencita malhumorada y egocéntrica, lo tomó a mal.
> Tal vez tenía en sus genes demasiado de su abuelo, de quien ella se jactaba en proclamarlo como miembro de la Secta Moon.
> Allí, en la animosidad de la voluptuosa Luisina, el embrión del bullying que le harían a Juana durante el curso.
> Y el líquido amniótico del monstruo que vino al poco tiempo.
> Unos días después que Juana se ganara el odio de Luisina, aparece en el grupo un nuevo “compañero” de clase que atrajo la atención y la empatía de Juana de inmediato porque su madre estaba enferma de cáncer.
> Damier Rotten carecía de otro tipo de atractivo. Si no fuera por la enfermedad de su madre, Juana jamás le hubiera prestado atención.
> Justo antes de involucrarse emocionalmente con él, Juana se dio cuenta de que se trataba de un ser despreciable: machista, putañero (consumidor consuetudinario de prostíbulos, racista, falopero, mamerto, nihilista y simpatizante de la Secta Moon.
> Cuando un profesor dijo que el marketing también servía para “levantar mujeres”, Damier Rotten, que estaba sentado detrás de Juana, exclamó, riéndose:
> -“Eso es lo que he estado intentando yo desde que comencé el año”-
> Y Juana se dio cuenta de que lo decía por ella..Y dio por terminado el asunto.
> Entonces, la represalia del grupo por no haberse dejado seducir: un bullying despiadado, monstruoso, que la hacía regresar llorando a su casa todas las noches.
> Cosa que no era comprendida por su familia, que no alcanzaba a entender, ni siquiera vislumbraba la posibilidad de que todo lo que Juana contaba que le hacían en la clase,no solo sus “compañeros”, sino también varios profesores que participaban activamente del bullying, era verdad, por muy terrible que sonara.
> Perlita 19
> -” Dame alguno de esos comprimidos tuyos de clonazepán, mamá. No puedo dormir”-Pidió Juana, casi llorando.
> Y los tomó, noche tras noche, durante meses.
> Si las emociones tomaran cuerpo y vivieran en la tierra, se podría decir que cualquiera que hubiera visto a Juana durante el tiempo que sufría el bullying, diría que era la encarnación de la angustia y el dolor”-
> Perlita 20
> -“¿La sobrina del militar te sigue molestando?”-le preguntó en un recreo a Juana, visiblemente angustiada, Elda Odal, su querida profesora de Historia de los tiempos liceales.
> -” No sé. Alguien hay detrás de todo esto. No se me había ocurrido que fuera ella. Pensaba que era la turra que enloqueció a mi ex marido”-
> Entonces Elda le dijo a Juana algo que la ayudaría a resistir y que la marcaría positivamente de por vida:
> -” No les hagas caso a estos mediocres. Vos estás más allá del bien y del mal”-.
> Perlita 21
> -” No puedo ver lo que está pasando sin hacer algo”-le dijo a Juana Piero,el profesor de Economía-“¡Estarías de acuerdo en que invite a que trabaje con el grupo un psicólogo laboral? No sería solo con éste grupo, porque en el salón de al lado está pasando algo parecido”-
> -“Yo no necesito psicólogos, los que están mal son ellos, que me están haciendo la vida imposible”-
> -” Es para que dejen de hacerte eso. El psicólogo que te mencioné trabaja con los vínculos y relaciones grupales”-
> -“Está bien”-
> Y tan pronto apareció Manuel en el salón, los hostigadores mal paridos lo odiaron.
> Hasta un dibujito en el pizarrón les hizo para que entendieran que lo que estaban haciendo era criminal. Lo odiaron.
> Sólo acudió dos veces al grupo. Se dio cuenta de que era inútil todo intento de solucionar el asunto.
> Perlita 22
> -“Tengo algo para leerles”-interrumpió Juana en una clase de Legislación y Costos.
> Estaban en un impasse, hablando de bueyes perdidos.
> -” A ver qué querés compartir”-masculló la profesora-
> Y Juana comenzó a leerles un texto muy inspirado que había escrito muy temprano ése día.
> -” Instructivo para fabricar paranoicos”…
> Y les leyó, paso a paso, todo lo que ellos le habían estado haciendo.
> Y los torturadores emocionales no resistieron el intento de Juana por defenderse, y la forma tan clara,tan nítida,con que los enfrentó consigo mismos,con los monstruos aberrantes que eran.
> Uno salió gritando del salón, dando un portazo.
> A otra, hija y hermana de militares, le dio una crisis de llanto.
> Perlita 23
> -” Dele éstas pastillas”-ordenó el doctor Kellir al padre de Juana ,entregándole varias cajas de comprimidos contra la esquizofrenia-“Con esto va a tranquilizarse”-
> -“Pero…¿Cómo hacemos para que las tome? Se va a negar, si le decimos que son tranquilizantes”-
> (Ni el propio padre de Juana sabía lo que le estaba dando Kellir)
> -“¿Ella no toma ningún tipo de medicamentos?”-
> -“No, ni aspirinas toma. Está por la medicina natural”-Y de repente se acordó:-“Ah, sí, está tomando clonazepán que le da la madre, porque con todo esto de la UTU tiene problemas para dormir”-
> -“Perfecto. Cámbienle las pastillas. Y díganle que son las mismas con otro nombre”-
> Y así lo hicieron. Y durante varios meses las tomó, sufriendo las consecuencias esperadas de haber tomado algo que no debía de haber tomado nunca: dolores en los huesos, calambres, insomnio, reducción del coeficiente intelectual, aumento de peso, temblores…
> -“Eso que estás tomando no es para vos”-le explicó Carlita, una compañera del curso en un rapto de empatía-“´¡Eso es para esquizofrénicos!.Lo toma mi hermano, ¡Por eso lo sé!”-
> En ésos días su madre le confesó la artimaña propuesta por el doctor Kellir, y Juana dejó de tomar ése veneno para la mente y el cuerpo.
> Pero mientras lo tomó, bajó las notas en varias materias y quedó tan despersonalizada que llegó a pedirle perdón a sus torturadores mentales por haber creído que estaban confabulados para hostigarla!
> Perlita 24
> (Un poco antes de que la doparan ilegalmente)
> -“¿Qué hay que hacer cuando alguien descubre que se está usando su imagen en las redes sociales, sin permiso?”-Inquirió Juana en la clase de Derechos-
> La profesora palideció y respondió con voz temblorosa:
> -“Si se trata de una imagen de exposición pública, no podés hacer nada”.-
> -“¿Y si son imágenes manipuladas que están acompañadas de difamaciones?”
> -” En ése caso tenés que llevar una copia a un juzgado”-
> Y Juana escuchó el diálogo entre dos compañeros, diseñadores gráficos, que estaban sentados cerca:
> -“No te preocupes. El otro día demoré 45 minutos en entrar a la página”-
> Juana había tirado verdes y había recogido maduras…
> Perlita 25
> Una de las cosas que hace imperdonable el ataque feroz con que casi matan a Juana, el bullying horrendo, es que todos sabían cuál era la delicadísima situación económica familiar: sin trabajo desde hacía años, con su madre afectada de una “enfermedad rara”, y un embargo genérico sobre su casa.
> Tal vez el hato de cretinos juntó “coraje” a sabiendas de éso. Tal vez habían dado por hecho que con ésa situación Juana iba a caer en el macabro intento de seducción de Damier Rotten, u por eso la odiaron aún más cuando se dio cuenta y se apartó a tiempo.
> Perlita 26
> Unos meses después de haber sobrevivido a duras penas el bullying, Juana volvió a integrarse a una iglesia evangélica, lo cual parecía “cosa del diablo”:
> -” El Señor me mostró en una visión-exclamó casi gritando la hija del pastor-que si se prosigue en la búsqueda de restos de desaparecidos, van a volver los militares y van a llevar presos a todas las personas que no tengan un familiar evangélico”-
> Era el año 2005.Y poco después de la “visión” de la pastorcita, aparecieron los restos de Ubagésner Cháves Sosa, justo el día del cumpleaños de Juana.
> En la iglesia nadie la saludó por su cumpleaños…
> Perlita 27
> Poco tiempo antes de integrase a una iglesia, Juana había conseguido trabajo en dos lugares. Pero padeció mobbing en los dos.
> Y en uno de ellos, zafral, donde alcanzó a trabajar un mes, el asesor del área de personal era un conocido psicólogo que en la dictadura se ganó el nombre de “psicólogo de la tortura”.
> Y ya como miembro de la iglesia, lo volvió a padecer en una fábrica, donde además le dañaron la columna.
> Perlita 28
> Juana estaba muy insistente con el tema “Desaparecidos” mientras asistía a la iglesia en el año 2005.Como de costumbre, resultaba molesta.
> Su padre volvió a manifestárselo al doctor Kellir, que ésa vez sólo le dio una pastilla de aquél veneno, la cual su padre pulverizó y mezcló con yogurt.
> Cuando Juana tomó el yogurt, padeció los típicos calambres que provoca esa dopa asesina.
> Y…cosas extrañas de la mente y la memoria celular: durante años, cada vez que Juana tomaba yogurt, sufría de los mismos calambres.
> Perlita 29
> Una vez fuera de la iglesia, Juana, con los ojos un poco más abiertos (meses de sufrimiento, largos meses desde y a partir del bullying en la UTU, la llevaron a cierta apertura de conciencia,a lograr un nivel cognitivo más alto de lo común, a conocer cosas inauditas acerca de si misma.
> -“Claro que eso está fuera de la ética médica”-exclamó la Jueza Canniú-“Pero tenés que presentar testigos de lo que estás diciendo”-
> -“Mis padres y la madre de una amiga. Mi madre no va a poder venir por problemas de salud. Le digo a mi padre que venga”-
> Al otro día, el padre de Juana le decía a la Jueza Canniú:
> -“Mire, doctora: Si tengo que mentir para salvarle el pellejo a Kellir, miento”.
> Mirando a Juana con compasión, a Dra. Canniú le dijo:
> -“Mi querida: Si tu propio padre no te sale de testigo, yo no puedo hacer nada.”-
> Perlita 30
> -“Claro que eso está fuera de la ética médica”-exclamó la Jueza Canniú-“Pero tenés que presentar testigos de lo que me estás diciendo”
> -“Mis padres y la madre de una amiga. Mi madre no va a poder venir por problemas de salud. Le digo a mi padre que venga”.
> Al otro día, el padre de Juana le decía a la Jueza Canniú:
> -“Mire, doctora: Si tengo que mentir para salvarle el pellejo a Kellir, miento”.
> Mirando a Juana con compasión, la Dra. Canniú le dijo:
> -“Mi querida. Si tu propio padre no te sale de testigo, yo no puedo hacer nada”-
> Perlita 30´
> -“Kellir tiene que ir preso”-gritó Juana, llorando-“Lo que hizo conmigo es imperdonable”.
> -“En todo caso, la culpa es de tu padre y mía”-intentó convencerla su madre-“Nosotros le fuimos a pedir ayuda”.
> -“No me jodas. Ustedes ni estudiaron medicina, ni tienen noción de lo que es un código de ética médica. Toda la culpa es de Kellir”-
> Juana no podía aceptar que Kellir se la llevara de arriba. Fueron meses de sufrimiento los que le provocó. La toma de aquéllas pastillas la daño física y emocionalmente. ¡El cretino inmoral no podía quedar impune!
> Perlita 31
> -“Esto no puede quedar así”-se dijo, desesperada-
> Y escribió sobre una pancarta:”Kellir, asesino de mentes”.
> Y se fue a sentar a la entrada del hospital con la pancarta en alto.
> La gente que pasaba se acercaba a preguntarle qué quería decir lo que había escrito.
> Y la mayoría le contaba alguna anécdota sobre Kellir y le daba la razón.
> Perlita 32
> -“Quiero hablar con la Directora del hospital”-expresó ante una funcionaria.
> -“¿Por qué asunto?”
> -“Un asunto personal muy delicado”-
> -“Subí la escalera. La puerta al fondo. Esperala allí. Por ahí tenés suerte, aunque no tengas cita con ella”-
> Juana había llevado una carta dirigida a la Directora del hospital, pensando en dárselo luego de habérselo contado todo verbalmente.
> -“Es horrible todo lo que me contás”-dijo la Directora-“Pero tenés que pasar por la oficina de Rasuba y dejarle la carta. Si él lo considera, me la va a hacer llegar a mi. Son las reglas. No puedo actuar de otra manera”.
> Juana se sentía morir.
> Perlita 33
> -“En la Defensoría de Oficio debe de haber alguien que me escuche”-Pensó Juana-
> Y allí fue, el 6 de febrero de 2007.
> -“¿Por qué no vas a la Comisaría de la Mujer y la Familia?”-le dijo la funcionaria judicial, pasando su chicle de un lado para el otro y mirándose las uñas-
> Y allí se dirigió Juana, ignorando la mala maña de la funcionaria de la Defensoría de Oficio, y la saña acumulada de la “gente” de la comisaría de la mujer.
> Perlita 34
> -“Espero que no cajoneen también esto”-exclamó Juana, haciendo referencia a las denuncias que había presentado allí en 1998,las que involucraban seriamente a la sobrina del militar asesino, amiga de un personaje muy cercano a esa dependencia policial-
> -“Firmá esto”-le dijo una oficial de policía-
> Y Juana firmó algo parecido a una planilla…sin haberlo leído antes.
> -“Ahora vas a ir a ver al psiquiatra forense”-le dijo la oficial-
> -“¿Por qué?”-Inquirió Juana-“Si lo que yo pido es una pericia psiquiátrica para mis padres”-
> -“Es un trámite. Después vamos a San Carlos, para que allí hables con la jueza, por el asunto de tus padres”-.
> Y luego de “hablar” con el fascista que fungía de psiquiatra forense, un tipo señalado por tiros y troyanos como un ser tenebroso, la llevaron en un patrullero a San Carlos ,dejando a mitad de camino a un joven en la cárcel de “Las Rosas”.
> -“Algo no está bien”-pensó Juana, cuyo olfato no fallaba-
> Una vez en San Carlos, el patrullero se detiene en el Hospital, donde la hacen revisar en la enfermería.
> -“¿Es necesario todo esto para que me escuche la jueza?”-Se asombró Juana.
> La enfermera no respondió. Se limitó a anotar el peso y la estatura de Juana, entre otros datos.
> Y enseguida la condujeron al pabellón psiquiátrico.
> Antes de llegar allí, Juana vio un hombre con un grillete en la pierna. No podía creer todo lo que estaba sucediendo.
> Cuando ingresó al pabellón, terminó de darse cuenta de que se trataba de un sitio infernal.
> Un policía que estaba hablando por teléfono en la “cocina enfermería”, se burló de ella y dijo:-” Aquí tenemos otro ingreso”-
> Cuando apareció en escena el pseudo psiquiatra forense que digitó ilegalmente su internación compulsiva (sólo él, fascista hijo de puta, firmó), Juana le gritó:
> -” ¡Esto no es lo que usted dijo que haría!!Ahora sé que todo lo que se dice de usted es cierto!”-
> Corrían rumores de que el “doctor” Geoncadi estaba involucrado en el asesinato de varias personas.
> -“¡Tengo celulitis!”-gritó Juana, para desanimar al grupo de policías que se acercaron a mirar cuando el fascista le bajaba los pantalones a Juana para inyectarla.
> Se dieron por aludidos y se alejaron.
> El efecto de la inyectable fue desastroso: al despertar no podía parar de vomitar.
> Al otro día fue a verla su padre, avisado por una funcionaria de limpieza (a pedido de Juana) de que Juana estaba allí.
> A ningún ” médico” ni “enfermera” se le ocurrió que había que dar cuenta a la familia de Juana de lo que había sucedido.
> Si no hubiera sido por la colaboración de Sarita, la funcionaria de limpieza, tal vez Juana hubiera pasado a integrar la lista de pacientes que mueren a causa del “tratamiento” que les aplican en los centros de tortura que muchos llaman “hospitales psiquiátricos”.
> Perlita 35
> El padre de Juana saló llorando del hospital. El estado en el que la encontró lo devastó: La lengua de su hija colgaba unos 15 o 20 centímetros por debajo de la boca, la cabeza inclinada, casi imposibilitada de hablar o de comer ( no podía siquiera tomar sopa, ni coordinaba los movimientos para dirigir la cuchara a la boca, ni la retenía)…
> La inyectaron tres días seguidos, dejándola “fuera de sí”, como en un plano inexistente, moviéndose como un zombi, con la presión por el suelo…
> Pero al tercer día, Juana opuso resistencia: se trabó en una lucha judoka o karateca con el enfermero que la iba a inyectar, hasta que la derribó sobre el colchón donde dormía en el piso y le sujetaba los brazos.
> Juana gritaba: -” Ayúdenme, por favor, ayúdenme”-
> Y gritaba a todo pulmón, a pulmón desgarrado, y sin parar.
> Hasta que apareció uno de los policías que estaba de guardia en el pabellón, y diciéndole:
> -“¡Esto es lo que estabas pidiendo?- le apretó los brazos hasta magullarlos, para que el enfermero la inyectara.
> Al otro día, el enfermero no se presentó en el dormitorio. En lugar suyo, una nurse.
> -“¿Qué me va a hacer?”-preguntó Juana-
> -“Te voy a inyectar?”-respondió la nurse-
> -“¡No! ¡Eso me hace mal!-
> La enfermera no insistió.
> -“Está bien. Te voy a dar otra cosa. Voy a dejarle anotado al doctor Delcawmm que no quisiste que te inyectara.
> Y le empezaron a dar unas pastillas.
> Los resultados no cambiaron demasiado. Aquello era insufrible.
> Perlita 36
> Un par de días después, Juana había obtenido que en lugar de estar allí,iniciara un tratamiento ambulatorio.
> Pero tuvo que mentir para que el “doctor” Delcawmm se lo concediera.
> El muy hijo de puta le había preguntado.
> -” ¿Seguís pensando que tenés facultades paranormales?”
> Y Juana dijo que no.
la-cancic3b3n-de-juana1> En aquélla época, Juana estaba olvidada de la existencia de personas como ella, con capacidades extraordinarias, a quienes se les llama “personas Índigo ,Cristal, Arco Iris, o personas con altas capacidades, y que con mucha frecuencia la policía pide colaboración a dichas personas.
> Tampoco tenía en mente algo que tiempo después se puso a investigar: La teoría Junguiana del Insconsciente Colectivo, y otras escuelas similares que hablan de fenómenos como la sincronicidad y la percepción extrasensorial.
> Y se había olvidado, además, de que en un libro de un autor de apellido Burke, ” Del hacha al chip”, había una cita del matemático Laplace que hablaba de personas cuyas características coincidían perfectamente con su forma de ser.
> Perlita 37
> La tuvieron encerrada durante 17 días, en condiciones infrahumanas y de riesgo (la puerta del baño de las mujeres no podía cerrarse).
> Luego Juana continuó el tratamiento ambulatorio.
> Durante unos cuantos meses viajaba de Maldonado a San Carlos, acompañada por su padre, a que le repitieran la medicación.
> Tenía que levantarse a las ·:00 de la mañana para conseguir algún lugar entre el montón de pacientes que tenían que esperar para ser atendidos.
> Después de unos meses, solicitó el traslado a Maldonado.
> Se suponía que el doctor Delcawmm le daría una copia de su historia clínica, pero se limitó a darle un papelito pedorro donde escribió: “F20”, y a decirle que él llamaría por teléfono al doctor Zaép, que la trataría en Maldonado.
> Juana le entregó a Zaép el papelito con el diagnóstico criminal y mentiroso, pero Zaép no le prestó atención, y le preguntó qué estaba tomando.
> Juana podía haber respondido: “aspirinetas”, que era mucho más acorde a la realidad que todo el veneno que le estaban dando.
> No solo tuvo que abandonar las clases de Canto Popular que había iniciado enseguida de salir del campo de tortura, por falta de fuerzas (las pocas energías que le dejaba la “medicación” se le consumían caminando hacia “El Paseo de San Fernando”, y cuando llegaba a la clase, no podía cantar. Era un esfuerzo sobrehumano.
> Perlita 38
> Luego de dejar las clases de canto, demolida por haber tenido que abandonar una de las cosas que más le gustaban, sólo tenía aliento para ir a clases de computación (y eso porque las tenía en el centro comunal, a media cuadra de su casa), y a las reuniones de la iglesia, una vez por semana.
> No tenía fuerzas ni para bañarse todos los días.
> Sólo se bañaba una vez por semana, los domingos, días en que la iban a buscar para ir a la iglesia.
> Perlita 39
> Durante casi tres años padeció lo indecible por culpa de la dopa arbitraria y atroz: insomnio, presión baja, amenorrea, estreñimiento, disminución de la capacidad intelectual, despersonalización ( se alejó de todos sus intereses genuinos, como el de los Derechos humanos, la Coordinadora por la Nulidad de la ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado),disminución de la visión, temblores, calambres, dolores en los huesos, movimientos involuntarios ( disquinesia tardía), depresión, pensamientos suicidas. Y más.
> Perlita 40
> Hasta que un día-después de “haberse excedido un poco con la pasta frola del desayuno-, cuando intentaba bañarse, casi se desmaya. Y se dio cuenta de que algo estaba mucho peor de lo que ella sospechaba: había un desorden en su glicemia.
> Y se puso a investigar en internet y descubrió que la dopa de turno y todas las anteriores, provocaban los síntomas que había venido padeciendo. Y le dijo a su madre::
> -“Yo ésta mugre no la tomo más. Date cuenta de que me está matando.”
> -“Me parece bien. No la necesitas”
> Y Juana redujo a la mitad, durante un mes, las dosis.
> (Un mes antes, el doctor Zaép había escrito en su historia clínica: “No presenta síntomas psicóticos”, y le había dicho a Juana, sólo porque se había dignado a prestarle atención y a escucharla:
> -“Nunca te había visto tan lúcida”
> (-“Lúcida estuve siempre, aunque sufriendo como una condenada”- se dijo Juana).
> Y un mes después, el 29 de noviembre, el día del triunfo por segunda vez, el mismo día de su cumpleaños, Juana dejó del todo la dopa asesina.
> Perlita 41
> A medida que la dopa iba desapareciendo de su sangre, Juana iba despertando, recuperando su personalidad, su capacidad intelectual, y su memoria…
> Si bien tuvo algunas idas y venidas respecto a la concurrencia a iglesias evangélicas y similares.
> Pero cada vez se afincó con más fuerza al descubrimiento que en los momentos de mayor sufrimiento emocional había hecho de sí misma: tenía una impresionante conexión con el Inconsciente Colectivo, del cual “bajaba” información de varias maneras, entre ellas, escribiendo poligrafías. o sea, textos encriptados en todos los idiomas conocidos ( aún los que nunca estudió, y lenguas muertas, como el sumerio y el acadio), en forma no consciente.
> Juana buscó ayuda para poder comprender” quién era”, y encontrar alguna explicación del por qué de su singularidad, pero no la consiguió durante mucho tiempo.
> Perlita 42
> Cuando Santiago vino de Barcelona a visitarlos, contactó un amigo que le prestó un libro que luego leyó Juana: “La verdadera historia del Club Bilderberg”, de Daniel Estulin.
> Fue un mojón en el camino que le esperaba.
> Perlita 43
> En Octubre de 2010 Juana ya contaba con la computadora que su madre le había prometido en caso de cobrar varios meses juntos de la jubilación por enfermedad que había tramitado casi un año antes.
> Y a pesar de que tan pronto Juana tuvo un correo electrónico y una cuenta de facebook comenzaron a hackearla, nadie pudo detenerla en su afán por utilizar las redes sociales para la difusión de noticias relacionadas con los Derechos humanos.
> Por eso cuando descubrió con júbilo que podía publicar notas en periódicos digitales españoles y argentinos, se propuso la meta de hacer que todo lo que estaba sucediendo en Uruguay, respecto al intento de anular la ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado, se conociera en todo el mundo.
> Así fue que publicó y difundió todas las notas de las que tenía conocimiento, en su cuenta de facebook, y en los periódicos digitales, principalmente las de un periodista de Montevideo, Rodrigo Rogers, a quien luego conoció personalmente.
> Perlita 44
> Escuchando a Helios Sarthou, en “La 36”, un día, Juana- que estaba afiliada al FA desde 2006-pensó que entre la gente de la Asamblea Popular encontraría afinidades para luchar contra la ley de impunidad.
> Y cometió un “desliz extra FA” durante un mes, militando allí.
> Pocos días después de haber empezado a reunirse con ellos, a mediados de noviembre, Juana recibe una citación falsa del Hospital de Maldonado, con el sello de “ASSE”.
> Una psiquiatra de apellido Muiñolaz lña “invitaba” a presentarse en el hospital porque “hacía mucho tiempo que no asistía a consulta”.
> Muiñolaz nunca la había atendido.
> -“¿Qué carajo es esto?”-dijo Juana, y rompió el papel en mil pedazos.
> Pero de todos modos se presentó en el hospital, pidiendo cita con la doctora en cuestión.
> -“Está de licencia”-le dijeron.
> -“Entonces con el doctor Zaép-dijo Juana.
> Perlita 45
> -“¿A qué viniste?”-le preguntó el doctor Zaép,asombrado de la “visita” de Juana ( la había visto hacía mucho tiempo nen el sanatorio donde se atendía su madre, y lejos de cuestionarle por qué hacía tanto tiempo que no asistía a consulta, en el hospital,la saludó naturalmente).
> -“Dígame usted.Recibí una citación de la doctora Muiñolaz”
> -“Qué raro”-dijo Zaép
> Juana le extendió un volante de la Asamblea Popular con varios nombres y números de teléfono.
> -“¿Para qué es ésto?”-se extrañó Zaép-“¿Querés que me afilie a la Asamblea Popular?”
> -“Jajaaa”-no pudo evitar Juana-“Podría ser,pero lo que le estoy dando son nombres de personas con las que me estoy viendo a diario”.
> -“Mirá, mejor venite otro día con tu madre, que es con quien convives”-dijo,con bastante poca lucidez,ya que ninguno de los padres de Juana podría ser objetivo,porque la mayoría de las discusiones con ellos eran por motivos políticos.
> Exceptuando algunos asuntos puntuales con los que Juana disentía con los compañeros de la A.P, había encontrado bastante buena receptividad.
> Incluso varios de ellos,también la hija de Lorena, veían las poligrafías que ella escribía,cosa que jamás había logrado con su madre, que insistía sistemáticamente con que ésos eran inventos de ella, y que “cualquiera que busque palabras juntando letras, encuentra algo”.
> Pero no se trataba de juntar cualquier letra en forma desordenada, sino que siempre había un orden,un modelo,una matriz,un diseño a seguir,por ejemplo: anagramas,caligramas, caligrafías,bustrófedons,sopas de letras,palíndromos,escrituras de derecha a izquierda,de izquierda a derecha,lineal ascendente,lineal descendente,transversal ascendente,transversal descendente,espiral levógira,espiral dextrógira,símbolos de fórmulas químicas,dibujos geométricos, escritura en espejo…
>
> Perlita 46
> -“La vieron riéndose a carcajadas,sola, en la calle”-masculló la madre de Juana ante el doctor Zaép.
> Juana había pasado un período de tiempo demasiado largo sin tener otro contacto social que el de las reuniones de la iglesia, casi cuatro años ( mucho más, en realidad), antes de comenzar a militar en la A.P.
> Y en la A.P se hacían muchas bromas y se decían muchos chistes…bastante más “zafados” que cualquier chiste que pudiera decirse en una iglesia.
> Y Juana no los entendía todos en las reuniones de la A.P, sino que los iba “digiriendo” por el camino a su casa.
> Por éso, más de una vez quedó doblada de risa, agarrándose la panza, acalambrada de risa, en alguna vereda o cantero.
> Eran calambres muy preferibles a los que le había provocado por demasiado tiempo la dopa con la que la habían torturado, pero su madre, en aquél momento, era incapaz de entenderlo.
> -“Eso no está bien”-dijo Zaép, que desconocía la historia de Juana desde que había denunciado a la sobrina del militar asesino, y todas las implicaciones notoriamente políticas de las circunstancias que la rodearon y asfixiaron desde entonces (hay de todo en todas las familias)
> -” No podés estar sin algún tipo de medicación. Quién sabe si de ésos ataques de risa no pasás a otra cosa”
> -“Quiero el pase para la doctora Muiñolaz”-dijo Juana, furiosa, que había oído decir que la doctora Muiñolaz era partidaria de no dar demasiada medicación.
> -“Está bien. Como quieras”
> Juana hizo trizas la receta de dopa que le había dado Zaép, tan pronto salió del consultorio.
> Perlita 47
> Cuando Juana fue a ver a la doctora Muiñolaz, se animó, por primera vez, a contar su historia ante un psiquiatra ( su terror era más que lógico, la mayoría son una mafia).
> La doctora Muiñolaz, o había crecido en una burbuja, o se estaba haciendo la estúpida.
> Anotó en la historia clínica de Juana:
> -“Dice que ha sido perseguida porque tuvo problemas con una compañera de trabajo en 1998”-
> ¡Como si la sobrina del militar asesino mereciera llamarse “compañera”!
> Sin embargo, también aportó algo de luz a toda la situación:
> -“No, yo no te cité nunca. ¿Por qué pensás que te cité?”
> -“Porque el papel que recibí en mi casa con el membrete de ASSE tenía su nombre y su firma”-respondió Juana.
> -“Yo no envié esa nota, ni la firmé”
> Y tomó nota de eso en la historia clínica:
> -“Dice que yo la cité, cosa que no hice”.
> Y le preguntó:
> -“¿Cuánto hace que no tomás medicación?”
> -“Más de un año. Desde el 29 de noviembre de 2009-dijo Juana.
> -“Pero aquí dice que hasta hace poco tiempo te estaban medicando”
> -“Es mentira. Le puede preguntar a mis padres. No he visto a Zaép desde setiembre de 2009.En octubre reduje la dosis a la mitad. Y en noviembre la dejé del todo.”
> -“La letra es de Geoncadi”-agregó, sin disimular su sorpresa, la doctora Muiñolaz.
> -“¡Geoncadi no volvió a verme después que me inyectó en el hospital de San Carlos!”
> Todo cerraba…
> Perlita 48
> La doctora Muiñolaz, asustada, tal vez, se negó a seguir atendiendo a Juana, y la volvió a derivar con Zaép, que llegado el día de la cita, tampoco la atendió. Había demasiado olor a podrido y era comprensible que ninguno de los dos quisiera verse salpicado cuando comenzara a saberse todo.
> Perlita 49
> Poco tiempo después, Juana dejó de militar en la A.P, algunas diferencias menores, y por una mayor: Decían que todo el tema de anular la ley de impunidad era un invento del FA para captar jóvenes.
> Perlita 50
> Y Juana se dedicó con todas sus fuerzas a publicar y difundir notas sobre el tema, a lo largo y ancho de la web, y a participar en movidas callejeras convocadas para manifestarse contra la impunidad desde las redes sociales.
> Hasta que su amigo, el periodista Carlos Lezepa (el mismo que en 1998 había leído sus denuncias en la radio, y había escrito una nota sobre el tema en el diario de alcance nacional donde trabajaba), le dijo:
> -“Juana, valoro mucho tu blog, y tus publicaciones, pero lo que vos estás buscando no se consigue desde la web, sino desde la política. Hay que involucrarse.
> Juana se puso a pensar cuál era el sector del FA con mayor compromiso por los Derechos Humanos, principalmente por la Verdad y la Justicia, y concluyó que debía afiliarse al Partido Comunista. Comenzó a militar allí.
> Perlita 51
> Poco tiempo antes de la charla con Lezapa, Juana había asistido a un caceroleo en la plaza de Maldonado, en apoyo al periodista Rodrigo Rogers, que estaba siendo atacado en internet por un foro fascista.
> Y allí, en la plaza, tuvo la desgracia de ver por primera vez a quien luego contactaría en facebook: un personaje tenebroso: Adolfo Tabós, que le arruinaría la vida por varios años.
> Perlita 52
> El 5 de febrero de 2011 Juana había entrado en un grupo de facebook en apoyo a Mirtha Guianze, y estaba solicitando amistad a los otros integrantes del mismo.
> Uno de ellos aceptó de inmediato la solicitud y se puso a chatear con ella:
> -“¿Sabés quién soy?”- le preguntó a Juana.
> -“La verdad que no”-dijo ella
> -“Te doy un minuto y medio para que adivines”
> -“Ah, ya sé…Estabas en el caceroleo”
> Juana se acordaba del tipo porque cuando la vio había dicho:”Me desilusionó”, y ella enseguida le tomó fastidio: Nunca la había visto y se tomaba la atribución de opinar sobre ella.Un tipo de aspecto bastante desagradable.Además del fastidio por el comentario fuera de lugar, Juana tuvo la impresión de que algo muy fuerte y muy jodido iba a pasar con ése tipo.
> -“¿Estás trabajando?”-preguntó el especimen que se parecía bastante a Nosferatu.
> -“Estoy en un proyecto con una amiga, un microproemprendimiento de elaboración y venta de seitán.”
> (Se refería a la idea de la que venía hablando con Lorwena, la ex compañera de la A.P)
> -“sí, Lorena me dijo”
> -“¿Cómo que te dijo? ¿La conocés?”
> -“Sí, es amiga mía”
> Y así Juana bajó la guardia, y estuvieron chateando durante más de dos horas.
> -“Se ve que tenés mucho para contar… ¿Por qué no venís por casa?Te paso la dirección…O te voy a buscar. Tengo un autito”
> -“Ni lo pienses. A menos que Lorena vaya conmigo”
> -“Dejate de pavadas. ¿Cuántos años tenés?”
> -“Cuarenta y dos”
> -“¿Entonces?”
> -“No te conozco”
> -“Vení a conocerme”
> -“Sola, ni en pedo”
> El tipo insistía, y trataba de engancharla por el lado de los Derechos Humanos.
> -“¿Sabés qué? Llamá a mi viejo y decile que querés que vaya a tu casa”
> -“Está bien. Pasame el número de celular”
> Perlita 53
> Con los padres avisados por el mismo Adolfo Tabós, Juana fué a verlo al día siguiente.
> Cuando iba llegando a la esquina donde la estaba esperando, Juana sintió un estremecimiento. De los malos.
> Además de parecerse a Nosferartu por la cara, tenía una fisonomía totalmente desagradable: Ni gordo ni flaco, con vientre abultado, pantorrillas de mujer, y las manos ( cuando llegó a la casa se las vio) regordetas y cortas…una de ellas con las uñas largas.
> Y tenía los ojos enrojecidos.
> Le dio bastante miedo.
> Pero el espécimen infrahumano era muy hábil, supo hacer que Juana perdiera la desconfianza, haciéndola hablar de lo que ella quería hablar, y contándole cosas que sabía que a ella le interesaría escuchar.
> Unos días después, no mucho, había un evento por los Derechos, Humanos contra la impunidad, en Montevideo.
> Perlita 54
> Al otro día Tabós le dijo a Juana:
> -” si me das un beso, te llevo a Montevideo cuando se haga la movilización”.
> Y Juana se dejó besar, pensando que no pasaría de allí.
> Sin embargo, terminó enganchándose emocionalmente con el homínido.
> Dos días después, en casa de Tabós, al regresar del acto en la plaza de Maldonado en reclamo por “Verdad y Justicia” por Horacio Gelós Bonilla, lo tenía encima suyo, insistiendo en no querer usar condón, diciéndole la ridiculez de:
> -“Quiero tener otro hijo”
> -“Este tipo está loco”-pensó Juana-“Recién me conoce y me habla de hijos”
> -“No, ni en sueños. Andá a comprar condones” (El le había mentido que no tenía)
> -“Tengo algunos en la mesita de luz”
> -“Ah. ¿Tenías?”
> No pudo penetrarla. Ni ésa vez, ni ninguna. Ni una sola vez.
> El 24 de febrero, el mismo día que la Corte Internacional de Derechos Humanos fallaba a favor del caso Gelman, Tabós le dijo a Juana,por medio de facebook, que no quería verla más.
> No sin antes haberla difamado públicamente en facebook, por medio de mensajes internos grupales donde la trataba de esquizofrénica, de paranoica, y de obsesionada con el tema Derechos Humanos.
> Perlita 55
> De nuevo Tabós estaba intentando un acto sexual al estilo sodomita, y de nuevo Juana se resistía y le decía que ella detestaba la mera idea.
> Y el bastardo, de nuevo, diciéndole que él era más fuerte, y haciéndoselo notar.
> Comenzó a forcejear con ella. Y ella a morirse de miedo.
> -” Si me hacés eso, me mato”-sentenció Juana
> -“No me asustás con tus amenazas-profirió el hijo de puta, y empezó a apretar con más fuerza.
> Entonces sucedió algo inexplicable, o tal vez, poco explicable: Juana le respondió con una sonora y vibrante voz de hombre:
> -“Dejame”
> Y el cerdo dio un salto hacia atrás en el colchón inmundo donde la había estado humillando, y ya no volvió a tocarla.
> Perlita 57
> Juana no andaba demasiado fuerte, emocionalmente hablando, por aquéllos días.
> Tenía demasiados problemas con sus padres, y pocos amigos que la escucharan.
> Y casi nadie conocido que compartiera su interés por el asunto de los Derechos humanos.
> Por éso, durante un tiempo (inocente o pelotuda, o las dos cosas), continuó yendo a la casa de Tabós, que le había prometido contactarla con gente del Partido Comunista que militaba por los Derechos Humanos.
>
> Perlita 58
> Un día a Juana se le ocurrió hacerle caso a su amigo, el periodista Carlos Lezepa, y le comentó a un contacto de facebook que pertenecía al PCU su propósito:
> Juanjo Pérez le escribió : “Bienvenido al glorioso partido de los trabajadores”
> Y tan ingenua, o tan boluda, también se lo comentó al cretino de Tabós, que no perdió la ocasión de intentar fastidiarla de nuevo:
> -“Me llamaron de Montevideo y me dijeron que tu afiliación va a pasar por mis manos”.
> -“¿Cómo?”-gritó Juana-“¡Eso no es ético!¿Cómo se le puede ocurrir a alguien que la afiliación de una persona dependa de otra con quien tuvo un tipo de vínculo sentimental?¡No lo creo, me estás mintiendo!”
> Y salió furiosa de la casa de Tabós, haciendo saltar chispas del aire que la envolvía y del suelo que pisaba por el camino.
> Y…sincronicidades, casualidades, o pequeños actos de justicia universal…unas cuadras antes de llegar a su casa, Juana se encuentra con Marisel Fernández, vecina suya, afiliada y ex militante del PCU, que, ante la desesperación, le abrió los ojos:
> -“¡Qué lumpen!¿Eso te dijo? Es todo mentira. ¿Quién se cree que es?. Para afiliarte al PCU, lo único que tenés que hacer es ir a la casa del Partido, frente al predio ferial, y solicitar la afiliación a quien está encargado en éste momento del local. Cualquier cosa, decís que vas de parte mía.
> Perlita 59
> -“¿Cuándo tengo mi carnet?”-le preguntó Juana a Julio Biner, en seguida de llenar la planilla de afiliación al PCU.
> -“En una semana”-respondió Biner.
> ¡Era el 13 de marzo, y Juana escribió en facebook:
> -“Hoy me afilié al Partido Comunista”.
> Y de inmediato recibió saludos de camaradas uruguayos y del exterior.
> Pero una semana después, cuando fue a buscar el carnet a la Casa del Partido, no estaba. Ni la semana siguiente.
> Algo no andaba bien…
> Biner quiso advertirla, sutilmente. Tal vez un exceso de discreción lo llevó a no decirle la verdad.
> -“¿Usted conoce a un tal Tabós?”-le preguntó, sintiéndose culpable por no decirle la verdad.
> -“Sí…”-Casi titubea Juana, a punto de espantarse ante la idea de que todos los comunistas fueran igual de degenerados y violentos que Tabós, y que tuvieran algún tipo de pacto de protección mutua.
> Biner sentía una profunda empatía por Juana, pero lo que estaba sucediendo era demasiado turbio como para decírselo justo cuando ella se estaba acercando al PCU.
> Perdería una afiliación (y una futura militante muy valiosa).
> Agregó, no sin cierto sentimiento de culpa:
> -“Creo que ése tipo tiene algo que ver con la demora de la entrega de su carnet”.
> Perlita 60
> -“¡Quiero militar en el PCU!”-había escrito Juana en facebook.
> Insistía tanto, que le respondieron:
> -“Acercate a la gurisada de la UJC y ofrecerles tu apoyo”.
> -“Pero tengo más de 40 años!”
> -“No importa. Mientras esperás el carnet. Son los que más se mueven. La gente mayor apenas milita.”
> Entonces le dieron un nombre y un número de celular.
> Perlita 61
> -“¿Miguel Siobar? -preguntó Juana, cuando la atendieron del otro lado de la línea telefónica.
> -“Sí. El mismo”
> Una semana después, Juana estaba participando de las reuniones de la UJC.
> Se sentía como “mamá gansa” con sus polluelos, pero los gurises eran los únicos que podían seguirle el tren en cuanto a sus ansias militantes..
> Durante varios meses volanteó, pegatineó, participó en marchas y tareas de finanzas.
> -“¡Ojalá me hubiera afiliado cuando era una adolescente!¿Qué distinta habría sido mi vida!-se lamentó Juana.
> Perlita 62
> -“La semana que viene hay un evento donde podemos hacer finanzas-dijo Miguel-“Podemos vender tortas fritas”.
> Juana no podía freirlas, por la rosácea ( además, ya había quien las elaborara), pero sí, podía venderlas, y ofreció hacerlo.
> El día del evento, cuando Juana iba llegando al salón, Julio Biner le salió al paso, con una enorme sonrisa abrazándole toda la cara, y le dijo:
> -“Tengo noticias para usted. Y creo que le van a gustar”.
> -“¿Mi carnet!”-gritó Juana, casi saltando.
> -“Sí. La entrega fue aprobada por unanimidad”.
> Pero hasta el último momento, el cretino de Tabós había intentado que no se lo entregaran, le había dicho Biner, a quien Tabós llamó unas horas antes, el día que por fin se lo dieron.
> Perlita 62 ‘
> (Perla retroactiva. Perla de perlas)
> Un par de semanas después de haber comenzado a reunirse con los gurises de la UJC, Juana recibió, por medio del chat con un contacto que nunca entendió cómo llegó a estar entre sus una propuesta más que oprobiosa. Trasuntaba indecente, aún antes de saberse a ciencia cierta de qué se trataba.
> Un tal Gastón Tesero le preguntó:
> -“¿Cómo andás de plata?”
> De inmediato Juana se puso en alerta:
> -“¿Qué quiere decir éste imbécil?”
> -“¿Qué dice?”- le preguntó a la rata.
> -“Que si querés hacerte unos mangos, tengo una changa para proponerte”.
> -“¿Quéeee?”-comenzó a espantarse Juana.
> -” Mirá, con un grupo de amigos, hace rato que tenemos curiosidad por saber qué hacen los de la UJC en las reuniones. Sólo te pedimos que nos digas qué hacen.
> -“¡La puta madre que te parió, basura, hijo de mil putas!”-le respondió Juana.
> -“No es para que te pongas así. Sólo quiero darte una mano”
> Inmediatamente lo bloqueó. Y cuando le comentó a un contacto en común, Armando Chóleo, lo que había sucedido, se llevó otra sorpresa ingrata:
> -” No le cuentes a nadie lo que te pasó”.
> Perlita 63
> El día que entregaron los carnets a los gurises de la UJC, también le dieron a Juana su querido carnet del PCU.
> Esa noche colaboró con las finanzas vendiendo el periódico “Líber Arce”.
> Hubo un niño que se “instaló” al lado de ella a hacerle preguntas acerca del dibujo que era portada del periódico: una joven que se parecía a ella, de buzo rosado, con el puño en alto, al frente de un grupo de personas que se manifestaba públicamente. También había algunos “gorilas”, y un personaje lamentable: Sebastián Piñera.
> La ilustración hacía referencia a todo el movimiento estudiantil chileno y su lucha contra el intento de la derecha de privatizar la educación.
> El niño le preguntaba a Juana una y otra vez quién era cada uno de los personajes.
> Era un “niño Índigo”…
> (Concepto que Juana había conocido en los años 90, y que había dejado de lado y olvidado cuando hizo su pasantía por los laboratorios de la desmemoria: las iglesias evangélicas).
> Lo supo cuando Lizet Vaz y su esposo los llevaban en el auto a ella y a René Sonnio, el edil del Partido, de regreso a sus casas.
> -“Sí, ése niño es impresionante”-le decía René a Lizet. -“Y no es el único, hay unos cuantos como él entre los hijos de los camaradas. Los llaman “niños índigo”.
> Juana agradecería de por vida por aquél día.
> No sólo porque recibió su tan anhelado carnet, sino porque gracias a René y a Lizet, volvió a tomar contacto con un mojón en el camino del autoconocimiento.
> Perlita 64
> Aunque ya tenía el carnet del PCU, Juana no dejó de colaborar con las movidas de la UJC.
> Aunque su fuerte no era, en absoluto, trabajar en finanzas, los ayudó también con la venta de helados en la Casa del Partido, los domingos de mañana, durante el verano.
> Perlita 65
> Sobre los últimos días de diciembre, Juana recibió una solicitud de amistad en facebook -una muy especial-: la del poeta peruano revolucionario Alejandro Pimienta.
> No demoró en enamorarse de él : Comunista y héroe.
> Habían intentado asesinarlo dos veces, por haber denunciado en su pueblo la corrupción de su alcalde.
> -“Sos un grosso”- le dijo Juana cuando supo de quién se trataba.
> -” Y tú, una ondina”-respondió el poeta rojo.
> Un día en que Juana se sentía muy triste, porque además del bullying que padecía en casi todas partes, también había venido sufriendo de acoso sexual, y no podía acudir sola a ningún evento sin tener miedo, le dijo a Alejandro:
> -” Si vivieras en mi ciudad… ¿Me cuidarías?”
> -“Sería un honor para mi cuidarte, camarada”
> -“Gracias, Alejandro. Qué lindo de tu parte”.
> -“¿Por qué no te vienes a Perú?”
> -“Me tira demasiado mi país”
> -“Eso se huele de lejos”
> -“¿Y si venís vos, y militás aquí?”
> (Alejandro había participado activamente en la campaña a favor de Ollanta Humala; defenestró a Keiko Fujimori)
> -“¿Y de qué viviría? Yo vivo como poeta…”
> -“¡Qué bueno!¿Y cómo es eso?”
> -“Como pobre. No tengo horarios. Aquí me alojo en casas de amigos, y los ayudo en las tareas de la casa, o reparándoles las computadoras”
> -“Déjame hablar con mis camaradas. Tal vez te puedan dar una mano para conseguir trabajo.Sos muy valioso.¡No creo que dejen escapar un militante como vos!”
> Pero Juana no halló eco para su propósito de traer a Alejandro Pimienta a Uruguay.
> Y para colmo, un día descubrió que la mayoría de sus contactos en facebook tenían a Adolfo Tabós como contacto.
> Julio Binner le explicó:
> -” A veces hay que tener algunos enemigos como contacto”
> -“¡Pero usted sabe quién es ésa basura!”
> Quien aún no sabía totalmente quién era Tabós, era Juana.
> Perlita 66
> Un día, en el muro de facebook de Alejandro Pimienta, Juana encontró la publicación de un video sobre el golpe de estado en Uruguay.
> Lo había publicado un uruguayo, José Cámpora.
> Le pidió amistad de inmediato. Y José aceptó.
> Días después, chateando, Juana le narraba todo lo que había sucedido con el bastardo de Tabós.
> -“Está militando?
> Decime si está militando. Porque se ser así, lo hago echar del Partido.
> -“¡Qué va a estar militando, si no sirve para nada!”
> -“El fue el que entregó al gordo Mijaíl Mateos”
> -“¡Con razón!¡Qué hijo de puta!¡Con razón es tan basura!¡Con razón una ex suya me dijo que es un psicópata! ¡El hijo de puta nunca se arrepintió de lo que hizo!
> José se abstuvo de mencionarle que también lo había entregado a él, y que por eso tuvo que exiliarse.
> Juana se enteraría de eso mucho tiempo después.
> (Si lo hubiera sabido entonces, su corazón enamorado habría estado dividido entre Alejandro y José…Juana tenía debilidad por los héroes comunistas)
> Perlita 67
> -“Tengo que irme a Perú como sea”-se decía Juana-“Es inadmisible que Tabós sea contacto de mis amigos. ¡No soporto ni un minuto más aquí!
> Y comenzó a pedir ayuda en facebook para que le enviaran dinero a una cuenta bancaria.
> Sólo consiguió respuesta de un paraguayo que vivía en Córdoba, y que le pidió que no mencionara su nombre.
> Perlita 68
> La gente que genuinamente luchaba por Verdad y Justicia respetaba y valoraba a Juana.
> Pudo encontrar varias joyas en facebook.
> -“Ojalá todos los jueces y todos los abogados uruguayos tuvieran las cosas tan claras como vos-le había dicho la Jueza Silea López, esposa del fiscal Felipe Pedragosa, a modo de comentario debajo de una publicación que Juana había hecho, haciendo mención a la imprescriptibilidad de los crímenes cometidos durante la dictadura.
> Y el periodista argentino, Andrés López, solía llamarla para que lo ayudara a conseguir material para notas en la sección de Derechos Humanos.
> Juana siempre lo ponía en contacto con alguien.
> Y Graciana Filmann, la argentina que estaba al frente de una emisora radial, la había invitado a que participara de un espacio de 15 minutos semanales, vía skype.
> Pero Juana no sabía manejar mucho las herramientas tecnológicas.
> Hizo un intento de comunicación, pero no supo usar los auriculares, y aunque podía escuchar a Graciana, ésta no podía escuchar a Juana, que se movía como podía, con un improvisado lenguaje de señas.
> Además tenía un prejuicio bastante pelotudo e inútil: no quería ofender a algunos personajes locales ( de ésos que no son genuinos),”brillando” sin su visto bueno ( sin el “visto bueno” de la tía bruja de “La Bella durmiente”).
> Perlita 69
> Tal vez las dificultades para el manejo de su computadora (hardware y software) tuviera algo que ver con que el tipo que se la vendió a su madre la estafó, cobrándole el precio de una nueva, diciéndole, además, que lo era, y dándole un artefacto usado que se rompió un mes después de comprado, y del cual Juana descubrió más adelante que tenía instalado un software malintencionado, que le trancaba toda actividad de difusión del tema Derechos Humanos, o el firmar a favor de causas y personas afines al tema, como Baltasar Garzón.
> -“¿Me podría decir qué votó usted en Octubre de 2009?¿Ensobró la papeleta rosada?”-le había preguntado, furiosa, por teléfono, al tipo que había estafado a su madre.
> -“¿Qué le importa, y qué tiene que ver con la computadora?”-le preguntó el cretino.
> -“¡Casi nada!: Que el programa que me instalaron en su local me dificulta justamente todas las actividades de difusión del tema Derechos Humanos en la web!-dijo Juana.
> -“Yo no puedo estar controlando qué es lo que hacen mis empleados. No sé quién se lo habrá instalado”.
> Juana había dejado el tema por allí. No valía la pena discutir con cierta gentuza.
> Perlita 70
> Una mañana que Juana estaba dejando debajo de las puertas del barrio unos volantes artesanales donde había escrito el número de cuenta y el número del colectivo de la cuenta para que le depositaran dinero, se encontró con Dina y sus hijos.
> La pobre mujer se veía muy atribulada y le preguntó si sabía de alguien que alquilara una casa para irse con sus hijos. Su marido los golpeaba.
> -“Yo estoy intentando irme a Perú. Te podría alquilar mi casa, pero no creo que pueda irme tan rápido como quiero. Te podrías ir hoy mismo a casa. ¿Cuánto podrías pagar?”
> -“¿$6.000 por mes?.Es lo que cobro por la pensión”
> Juana estaba bastante “nublada”. La urgencia por irse no le permitía darse cuenta de algunas cosas. Ese mismo día ayudó a Dina a mudarse a su casa.
> -“¿Cómo vas a hacer eso?”-le había gritado su madre cuando fue avisada de que tendría a Dina y sus cuatro hijos como vecinos de al lado.
> -“¡Esos niños tienen problemas psiquiátricos! Y además, si se te instalan, después no los podés sacar más. Y ¿de dónde va a sacar plata ésa mujer para pagarte?”
> Lamentablemente, en ése caso, la madre de Juana tenía razón.
> A pocos días de convivencia, Juana se dio cuenta de que había cometido un error.
> Dina no tenía plata siquiera para darle de comer a sus hijos. Consiguió una canasta de alimentos que le gestionaron en el Centro Comunal. Pero apenas le alcanzó para unos días.
> (La que les cocinaba era Juana, mientras Dina hacía algunos trámites)
> Y los niños, pobrecitos, eran francamente insoportables. ¡Y Juana era la paciencia personificada!
> Nunca perdió la paciencia, pero la angustia y la tensión la iban carcomiendo.
> Para colmo de males, la relación con los padres de Juana empeoró por culpa de la situación.
> Perlita 71
> Exceptuando al compañero paraguayo que le envió un giro, nadie apoyó a Juana para que pudiera irse con Alejandro Pimienta.
> Había fracasado la idea propuesta por Alejandro, de que José Cámpora la llevara, porque a José le surgió algo y tuvo que viajar a Brasil a reunirse con su hermano. De manera que el viaje se complicaba.
> Y la inocencia de Juana tampoco la dejaba percatarse de que Dina nunca le daría un peso.
> Perlita 72
> Una tarde que Juana estaba merendando con los hijos de Dina, aparecen en el patio tres policías y entran por el ventanal de su casa. Era el 26 de marzo de 2012…
> Atónita, Juana pregunta:
> -“¿Ustedes pueden entrar a una casa así como así?”
> Y uno de ellos, esposándola, le dice:
> -“Usted nos agredió, y no tengo más remedio que esposarla”
> Y se la levaron en un patrullero, esposada, ante la vista de los vecinos, entre ellos varios niños, y de sus padres que lloraban desconsolados.
> Perlita 73
> -“¿Qué le pasó en el brazo?”-preguntó mel más amable de los tres, al ver la herida-quemadura muy reciente, que Juana se había hecho, ése mismo día, al sacar una asadera del horno, con comida para los niños.
> -“Me quemé con una asadera al sacarla del horno” Y agrega: -“¿Por qué me hacen esto?”
> -“Sólo recibimos órdenes, y nos dijeron que teníamos que llevarla a internar a San Carlos. Pero antes le van a hacer una pericia en otro lugar”.
> Perlita 74
> Juana no daba crédito a nada de lo que estaba sucediendo.
> La llevaron nada menos que a la cárcel de “Las rosas”, a hacerle la “pericia psiquiátrica”.
> El odio y el desprecio con el que la miraban los funcionarios que había allí era indescriptible.
> En una pieza que parecía la antesala de una morgue, estaba Delcawmm. La miró de arriba a abajo, con ojos de hiena, con ojos de animal rastrero y asesino sediento de sangre.
> -“¿Se acuerda de mi?”-le preguntó el hijo de puta
> (“¿Cómo mierda no voy a acordarme?” -pensó Juana-)
> -“¿Qué va a hacer conmigo?¿Me va a dejar aquí?”-apenas atinó a balbucear Juana, en estado de shock. Todo era tan arbitrario que cualquier pregunta era posible, por muy surrealista que sonara.
> -“No sé”-jugó con ella el animal con licencia-“Capaz que no. Capaz que la hago internar varios días en San Carlos”.
> Perlita 75
> Desde la ventana del pabellón psiquiátrico podían verse todos los movimientos del lugar donde estaban estacionados los autos.
> -“Miren a ése hijo de puta”-dijo un joven de mirada triste, refiriéndose a Delcawmm, que se movía en forma errática.-“Ni sabe dónde dejó el auto, y se piensa con derecho a tenernos a todos dopados”
> Mucho tiempo después, Juana ya libre y con la sangre limpia, el hijo de una interna le comentaba que Delcawmm estaba “en las últimas”, que era un cadáver andante, que no tenía noción ni de quién era, y que él mismo parecía estar dopado, porque se notaba a la legua que no tenía sus facultades en el mejor estado.
> Sin embargo, el hijo de puta se había acordado muy bien de Juana cuando la “perició” en la cárcel.
>
> Perlita 76
>
> -“¡Siguen sin arreglar la puerta del baño!¡Es un peligro!-se quejó Juana.
> (No había manera de cerrar el baño de las mujeres; sólo se podía entrecerrar un poco la puerta colocándole una silla,la cual dejaba a las internas en un estado de total indefensión cuando entraban a bañarse).
>
> Perlita 77
>
> -“me siento mal”-se quejó Juana ante una de las nurses-“Estoy siempre mareada y chocándome con las paredes.Y no puedo orinar.Tienen que bajarme la dosis”
>
> -“Eso depende de Delcawmm.”
>
> Perlita 78
>
> -“Cuidate de lo que hablás”-sugirió una interna a Juana,señalando a otra que estaba cerca:-“Cada vez que hablás de tu Partido Comunista,o de los Derechos humanos, hay algunas alcahuetas que van a contar a la enfermería y ahí es que te siguen aumentando la medicación”.
>
> Perlita 79
>
> El día que le daban el alta le dieron por tercera vez la inyectable letal que sólo debía administrarse una vez por mes ( y no en su caso, que ni siquiera respondía a un diagnóstico de enfermedad psiquiátrica).¡Tres veces en 22 días!
> Si aquéllo no era un intento de homicidio, hacía mucha fuerza para parecerlo…
>
> -“Es para que puedas irte hoy”-le había explicado la enfermera con cara de putita para que no insistiera con más preguntas.
>
> Perlita 80
>
> Ya en su casa, la lucha continuaba.El otro infierno…
> Pero hubo una especie de milagro y Dina y sus hijos se fueron pocos días después.
>
> Perlita 81
>
> -“¡Ni piensen que voy a ir siquiera una vez a que me repitan ésa dopa de mierda!-le dijo Juana a sus padres-“¡Ni a San Carlos, ni al hospital de Maldonado!¡A mi no me joden más!
>
> Y no volvió a ir al matadero,pero llevaba en su cuerpo toda la dopa asesina acumulada de las tres inyectables y de los demás venenos, nueve en total, entre ellos uno indicado para psicópatas sin emociones, como lo supo cuando investigó en internet.
>
> ¡Una dopa para psicópatas sin emociones!¡A ella, que era pura emoción y puro sentimiento!
> No lograron matarla,pero le generaron una disquinesia tardía que le duró más de diez meses, y un estado de depresión profunda del que comenzó a salir sola, o casi-con la ayuda de gente del PCU-, a mediados de Julio de 2013.
>
> Perlita 82
>
> Desde la salida del pabellón de torturas,Juana vivía en un estado de continuo terror.
>
> No salía de su casa,porque cada vez que veía un patrullero se ponía a temblar de miedo.Así no se podía vivir.
> Nadie era capaz de explicarle el motivo por el cual la habían vuelto a internar ( el de la otra vez era clarísimo).
>
> Intentó suicidarse siete veces.De cuatro formas diferentes: Ahorcándose, poniéndose bolsas en la cabeza, cortándose las venas, y tomando pastillas para dormir.
>
> No se ahorcó porque cuando pensó en la imagen antiestética de su cuerpo colgando, desistió.Aunque lo intentó dos veces.
> ¡No alcanzó ni a rasguñarse con el cuchillo,porque le tenía terror a ver sangre!
> Y los treinta comprimidos de clonazepán que le robó a su madre,no le hicieron ni cosquillas.
>
> -“Tozudez comunista”-le dijeron tiempo después.-“Vos tenés rollo para rato.No era tu hora.Te esperan cosas muy buenas”
>
> -Tozudez comunista”-aceptó Juana.
>
> Perlita 83
>
> Después del último intento de suicidio de Juana, su madre le pidió a Dios que le diera una señal de que debía decirle la verdad…o por lo menos, la parte de la verdad que los padres conocían.
> La “señal” llegó de inmediato:
>
> -“Por favor, anda a la casa de algún vecino, y llama desde allí a mi camarada Juancho Leonides o a la compa Betty Grena, y contales todo lo que me hicieron en San Carlos, y que me llevaron esposada en un patrullero, y que me periciaron en la cárcel”.
>
> Perlita 84
>
> Cuando la madre de Juana volvio del almacén, Juana le preguntó:
>
> -“¿Llamaste?”
>
> Y en lugar de responderle, se puso a llorar.
>
> -“No”-dijo luego de un rato.
>
> -“¿Cómo que no?”
> -Tengo que decirte algo”-sollozó
> -“¿Qué?”
>
> -“Lo que te hicieron no vino de la nada.Nosotros teníamos miedo de que Alejandro Pimienta no fuera real, y que terminaras descuartizada o en una red de trata de blancas.
>
> Pero su respuesta fue demasiado ambigua, y Juana pasó de vivir con la duda del porqué,de nuevo, aquél horror, a tener una verdad a medias, y creer que sus padres habían pedido que la internaran.
>
> Una media verdad que duraría más de un año…porque luego se enteraría de que lo único que había hecho su padre era pedir en la comisaría que cuando Juana intentara salir del país rumbo a Perú, no la dejaran.
>
> Incluso sus padres desconocían toda la verdad.
> Porque en la comisaría le habían dicho al padre de Juana que fuera a “investigaciones”.
>
> Y él no tenía idea de lo que éso desencadenaría.
> Por éso su desconsuelo, y el de la madre de Juana, cuando la vieron subir esposada al patrullero.
>
> Perlita 85
>
> Como si de una piedra de toque se tratara, o de algún rito de paso, aunque a medias,la verdad,la parte de verdad que Juana conoció, fue suficiente para comenzar la siguiente etapa.
> Casi de inmediato retomó la militancia.No con toda la frecuencia que hubiera querido-había alguna que otra tormenta interna y algún que otro sismo en el Partido-pero por lo menos pudo ir a un par de reuniones de la Agrupación, y Juancho alcanzó a regalarle, antes de abandonar el PCU, la bandera que le había prometido hacía mucho tiempo, haciéndole el honor de bajarla directamente del mástil, para entregársela.
> La alegría de saber que ya no iba a sucederle lo mismo, que no se había tratado de un hecho fortuito, sino de algo que su padre había provocado sin querer cuando pidió que no la dejaran irse a Perú, ésa alegría,aunque era una alegría por la mitad, la animaba a militar con sus camaradas y compañeros, y a buscar formas de militar sola ( había muy pocas reuniones de la agrupación).
>
> Durante mucho tiempo, antes aún del período de campaña electoral, Juana repartió por las calles volantes y publicaciones, no solo del PCU, sino de todo aquello en que el FA tuviera que ver con la lucha por los Derechos Humanos y la lucha sindical.
>
> Y también retomó su participación en las redes sociales.
> Creó una cuenta en facebook, ya que cuando salió del horror, se dio cuenta de que le habían hackeado las anteriores y su blog.
>
> Entonces le volvió a pedir amistad a Alejandro Pimienta,quien ahora se estaba postulando a la presidencia o al Congreso del Perú.
>
> Alejandro volvió a invitarla a que se fuera con él a “hacer la revolución” ( lo cual tenía varias lecturas,porque una de las frases preferidas de él era: “Amor es revolución”).
>
> Con todo lo que había pasado, Juana no quería saber nada de dar pasos en falso, y le respondió:
>
> -“Me voy con vos.Pero primero vení un tiempo por aquí, y que mis padres te conozcan.Para que se queden tranquilos, aunque ya no intentarían detenerme si quisiera irme”
>
> -“No tengo dinero para mantenerme allí”-respondió él.
>
> -“Bueno, si venís le pido a algunos de mis compas que le consigan trabajo. Y vos nos das una mano desde las redes sociales para la campaña del FA”.
>
> -“Está bien”
>
> Perlita 86
>
> Juana no sólo no consiguió el apoyo de sus compañeros para traer a Alejandro, sino que poco tiempo después se dio cuenta de que irse con él también sería un gran paso en falso: el poeta era mujeriego-él ya se lo había advertido-, y Juana se dió cuenta, gracias a un detalle de una publicación en facebook, que una vez que él accediera al Congreso, las tipitas no lo dejarían en paz.
> Y le escribió, muy resuelta:
>
> -“Hay precios que no pago.Ni siquiera para estar con Alejandro Pimienta.Pero siempre vamos a ser amigos.Sabés que te quiero mucho”
>
> -“Ok”-fue la respuesta.
>
> Perlita 87
>
> Un día la madre de Juana le comentó que hacía un tiempo Adolfo Tabós había estado enviando mensajes de texto al celular de su padre-que era el único que Tabós conocía-y que como estaba bastante fastidioso-el imbécil no se daba cuenta de que la que le respondía ni sabía, al principio, quién era él,ni era Juana-tuvo que amenazarlo con que si seguía haciéndole daño, tendría que vérselas con ella y con el marido.
> Juana no podía creerlo.
>
> -“¡Qué desgraciado!¿ Será imbécil, que no se da cuenta de que lo odio?”
>
> Al poco tiempo el primate comenzó a escribirle mensajes privados en facebook con un nombre falso.Un nombre muy raro, que no respondía con claridad a ningún género.
> Juana pensó que se trataba de una mujer,porque le dejaba corazoncitos en el muro.
> Y todos sus contactos sabían muy bien que Juana no toleraba que ningún tipo le llevara la carga, ni siquiera en facebook.
>
> Cuando lo hacían, los bloqueaba.
>
> -“Te extrañaba mucho”-le mintió, chateando, el cerdo.-“Tuve que alejarme de vos porque tus padres me dijeron”.
>
> Juana no entendía nada.
>
> -“¿Quién sos?”-se enfureció Juana.”A la única persona que mis padres le dijeron que no se acercara a mi fue al cretino que quiso violarme”.
>
> -“Pensá un poco…”
>
> -“No me gustan las intrigas. Decime quién sos o te bloqueo”
> -“Lo lamento”-fueron las palabras del hijo de puta.
>
> Juana intentó bloquearlo,pero no pudo.Llamó al dueño del cyber y le pidió ayuda,pero tampoco pudo.
> Fastidiada hasta los huesos, le escribió un sms a José Cámpora:
>
> -“Este hijo de puta me está acosando.Primero lo hizo por sms, y lo interceptó mi madre.Ahora lo está haciendo a través de facebook,con una cuenta falsa.”
>
> -“Quedate tranquila”-le respondió José”-Yo lo localizo.
>
> Pocos días después, el simio “se bloqueó solo”.
>
> Perlita 88
>
> Juana había comenzado a trabajar en el primer trabajo digno que había conseguido desde el año 2000 ( no era casual,obviamente la tenían en “listas negras”): Un centro de atención infantil de verano, y no era justo que Adolfo Tabós le empañara la alegría.
> Gracias a Dios contaba con su compañero y amigo José Cámpora.
>
> Perlita 89
>
> Cada vez que José llamaba a Juana, a ella le saltaba el corazón.
>
> Lo conocía desde “los primeros tiempos de Alejandro Pimienta”,pero demoró casi 2 años en darse cuenta de lo que le pasaba con él.
>
> Una noche,luego de hablar con él durante más de dos horas, se dió cuenta de que estaba enamorada de José desde el momento que le ofreció la cabeza de Adolfo Tabós.
>
> Y al día siguiente, cuando volvieron a hablar, luego que ella le leyó un texto que le había dedicado, José Cámpora le insinuó que él también estaba interesado en ella.
>
> Juana no se había olvidado de que en “la primera época de Alejandro Pimienta”, luego de haber hablado con el poeta por teléfono, ella le había comentado a José que a Alejandro le había gustado su voz,y José Cámpora le había respondido:
>
> -“Es que tenés una voz muy dulce”.
>
> Y la frase de José Cámpora se grabó a fuego, mientras que la charla con Alejandro Pimienta pasó a segundo plano.
>
> Perlita 89′
>
> -“Me está molestando de nuevo”-le comentó Juana a José, tiempo después, sobre el final de la campaña del FA.
>
> -“Lo vi en una movida en la plaza, y el sorete pasó al lado mío, para hacerse notar, y después volvió a pasar y me zamarreó un hombro.Lo vio una compa de mi Comité de Base, Fiorella Mondello, que es psicóloga.¡Cómo será el asunto, que al toque me dijo que el cretino tiene cara de psicópata! Me sugirió que pida una junta de ética y lo denuncie.¿ Qué te parece?”
>
> -“Ni te molestes.Ya va a caer solo.Vos no te desgastes”.
>
> Juana había pensado que José se alegraría de saber que Tabós podía ser denunciado. Creía que sería una manera de cobrarle la muerte de Mijaíl Mateos, y su propio exilio.
> Pero José sabía que tanto el gordo Mateos, como él, serían resarcidos, más temprano que tarde, y que Tabós las pagaría todas juntas sin que Juana tuviera que mover un dedo.
>
> Perlita 90
>
> Juana y José tuvieron un romance bastante moderno durante casi ocho meses.Hasta que se dieron cuenta de que era mejor que volvieran a seer solo amigos.
>
> Amigos y unidos por muchas ideas y varios enemigos en común.Entre ellos, el cretino hipócrita Adolfo Tabós.
> Con un enemigo tan en común, era lógico que Juana y José hubieran confundido amistad con amor.
>
> Peero con el tiempo de las claridades, llegaron también los tiempos de la Justicia ( Justicia Universal), y las mejores concreciones…
>
> Perlita 91 ( El único capitulo que aun no ha sucedido. Es una legitima expresión de deseos)
>
> ( Epílogo)
> ( El único capítulo imaginado. Aún no ha sucedido)
>
> Los “doctores” Kellir,Delcawmm, y Geoncadi perdieron sus títulos,fueron procesados con prisión, y debieron resarcir económicamente a Juana.
> Dos de ellos murieron en prisión de una enfermedad infecciosa que los fulminó en pocos días.
> Adolfo Tabós fue preso y lo expulsaron del PCU y del FA.
>
> Juana consiguió no solo un trabajo digno de ella (digno, digno,digno), sino varias otras fuentes alternativas de ingreso.
>
> Nadie más intentó “pescar en sus ríos revueltos” por su situación,porque su penosa situación económica desapareció para siempre; ni por ningún otro motivo.
> Sus “raras capacidades” fueron reconocidas públicamente,y destacadas como merecedoras de admiración.
>
> Su vida fue llevada al cine y al teatro.
> Publico varios libros y se dedico a dar charlas sobre superconscientividad,altas capacidades intelectuales,bullying,y resiliencia.
> Retomo para siempre sus queridas Danzas Circulares,para nunca mas dejarlas.
> Y se dedico también a desarrollar sus capacidades supranormales para beneficio suyo y de la sociedad.
> Y su canción,la Canción de Juana, fue la canción de su felicidad.
>

Categorías

Acerca de el comunista (50278 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: