Anuncios
ÚLTIMA HORA:

Presencia militar británica en Malvinas amenaza a toda la región

La militarización operada por Gran Bretaña en las australes Islas Malvinas amenaza a toda la región de América del Sur, dijo a Sputnik el excombatiente argentino Ernesto Alonso durante su quinta visita al archipiélago.

“Estamos en un lugar que estimo que es el territorio más militarizado del mundo, por la cantidad de efectivos; estamos hablando de 3.000 civiles y 2.000 militares en un lugar donde existe una fortaleza que amenaza no solamente la paz de la Argentina sino también la de la región”, dijo Alonso, del Centro de Excombatientes de las Islas Malvinas de la ciudad de La Plata (este).

Alonso visitó este mes el archipiélago por quinta vez desde el final del conflicto que enfrentó a su país con el Reino Unido en 1982 y del que tomó parte como soldado conscripto.

Para el argentino, que integra la Comisión de la Memoria de Buenos Aires, el vínculo entre el continente y los isleños habitantes de Malvinas está fuertemente condicionado por la presencia militar británica.

Según el excombatiente, la base militar británica apostada en el territorio austral tiene como fin “ser el instrumento del poder económico” para la “explotación de recursos naturales”, como la pesca y, “a futuro”, los hidrocarburos.

Sin embargo, también significa “una puerta de entrada a la Antártida”, observó.

“Los intereses que están aquí en juego —por ser un punto geopolítico y estratégico— son inmensos”, dijo Alonso y recordó que el reclamo de soberanía de Argentina no es exclusivamente por las Malvinas, sino también por las islas Sandwich, las Georgias del Sur y la Antártida.

Esa militarización se traduce en la limitación de la información a la que se accede desde la isla, según Alonso.

Por ejemplo, “prácticamente se prohíbe de forma manifiesta traer equipos de televisión satelital de otros países”, dijo.

Por eso, “toda la información se obtiene a través de la BFBS, la señal de las Fuerzas Armadas británicas en todo el globo terráqueo”, observó.

Algunas comunidades de sudamericanos residentes en las Malvinas no pueden ver canales de sus países de origen, mencionó.

La comitiva de la Comisión para la Memoria que visitó Malvinas hasta el 18 de marzo no aceptó reunirse con las autoridades locales por considerarlas “ilegítimas”, en sintonía con el “reclamo histórico de la República Argentina” de que el Reino Unido cumpla “con más de 40 resoluciones de la ONU que instan a las partes a sentarse a negociar”, dijo Alonso.

Sin embargo, matizó, los excombatientes van a “seguir intentando establecer algunos vínculos” entre los isleños y el continente, que se rompieron con el conflicto armado de 1982.

Antes de la guerra, “había una comunicación continua” y lazos con Argentina, como vuelos regulares, la presencia de empresas estatales y de maestros oriundos del continente, recordó.

“Lamentablemente lo que rompió ese vínculo de la población isleña con el área continental fue el conflicto armado” lanzado por “la dictadura militar” (1976-1983).

“Nos cansamos de explicar que no fue una decisión del pueblo argentino sino la decisión de una dictadura”, dijo Alonso.

ESTAQUEADOS POR SUS JEFES

Sputnik entrevistó al excombatiente el Monte Longdon, escenario de una de las más cruentas batallas de la Guerra de las Malvinas, donde perdieron la vida numerosos jóvenes que, como Alonso, fueron conscriptos y enviados a luchar con una preparación prácticamente nula.

Poco antes de la entrevista, el estruendo y la columna de humo que dejó la explosión programada de una mina terrestre recordaba la cercanía del conflicto.

Alonso hizo parte del Regimiento VII, “el que tuvo la mayor cantidad de bajas” en la batalla de Monte Longdon, y por eso lo considera “un sitio de la memoria”.

En este viaje, “vinimos a plantear distintos ejes y uno de ellos es la falta de justicia con los delitos cometidos contra los propios soldados argentinos por las Fuerzas Armadas argentinas; hemos realizado algunos señalamientos en los lugares donde sabemos que hubo este tipo de torturas”, explicó el excombatiente.

Entre las vejaciones a las que fueron sometidos los jóvenes por parte de sus superiores, están los estaqueos (amarrar a una persona a cuatro estacas clavadas en el suelo), las torturas en pozos de agua y los enterramientos.

En muchos casos, la responsabilidad por la muerte de los soldados “corre por cuenta de las Fuerzas Armadas argentinas”, denunció Alonso.

El excombatiente cree que “hay una responsabilidad directa del Poder Judicial argentino por no avanzar en la investigación” de esos hechos, cuando se han cumplido 10 años de radicada una denuncia en un juzgado federal de Tierra del Fuego (sur) por estas “graves violaciones a los derechos humanos”.

Argentina reclama la soberanía de las islas Malvinas desde que Reino Unido las ocupó en 1833.

La guerra de abril de 1982, que concluyó con la derrota para Argentina y que provocó la muerte de 1.000 soldados de ambos bandos, conllevó que Londres siguiera manteniendo el control del archipiélago desde entonces.

Sputnik Novosti

Anuncios

Categorías

Acerca de el comunista (64212 Artículos)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: