ÚLTIMA HORA:

América Latina, ¿indemne o incauta ante el terrorismo yihadista?

Dos altos funcionarios, de Rusia y de EEUU, advirtieron el mismo día de abril que América Latina corre riesgo de convertirse en territorio de paso e incluso de reclutamiento para grupos terroristas como Daesh.

Montevideo (Mesa Américas). Expertos de la región consultados por Sputnik responden.

La tesis de que América Latina y el Caribe pueden convertirse en región de tránsito de Daesh (proscripto en Rusia) no tiene sustento para la especialista argentina en defensa y seguridad internacional Rut Diamint.

“Nadie está exento de que eso pueda pasar, pero no hay ningún dato real que permita pensar que esto tiene algún fundamento”, dijo a esta agencia Diamint, consultora del Ministerio de Defensa de Argentina en 2003 y 2004 y profesora del Departamento de Ciencia Política y Estudios Internacionales de la Universidad Torcuato Di Tella.

RUSIA Y EEUU ADVIERTEN

El jefe del Comando Sur de las Fuerzas Armadas de EEUU, Kurt Tidd, advirtió el jueves 6 en un extenso informe ante un comité del Senado sobre las posibles amenazas hemisféricas que Daesh podía intentar radicalizar a ciertos sectores y aprovechar las rutas y estructuras del crimen organizado para ingresar a EEUU a través de su frontera sudoccidental, con México.

También dijo que había individuos radicalizados en algunos países latinoamericanos y caribeños que podrían constituir un caldo de cultivo para el reclutamiento.

El mismo día, el director adjunto del Departamento de Nuevos Desafíos y Amenazas del Ministerio de Exteriores de Rusia, Dmitri Feoktístov, sostuvo en una conferencia ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) que los yihadistas podrían usar en futuro a los países de América Latina y del Caribe como territorio de tránsito.

“Los estados que por ahora no se han enfrentado a la amenaza directa de Daesh, incluso América Latina y los países del Caribe, podrían convertirse en el futuro en una zona de tránsito en el marco de una esquema de rutas compuestas”, dijo Feoktístov.

Hasta ahora, “ninguna persona vinculada al mundo árabe se ha radicalizado en América Latina de modo que haya organizado alguna actividad concreta en la región”, añadió Diamint.

Otro asunto es discutir si la región estaría preparada para hacer frente a tal amenaza.

BRASIL, DISTRAÍDO

Brasil, el país más extenso y poblado, por ejemplo, “no está preparado para prevenir ataques terroristas”, dijo a Sputnik el profesor de relaciones internacionales de la Universidad Federal de Paraíba, Marcos Alan Ferreira.

La falta de preparación obedece a “las dimensiones del país, a la magnitud del problema y, sobre todo, a que no tenemos un historial con este tipo de violencia”.

Lo más parecido al terrorismo que sufrió Brasil fueron los ataques que la facción de narcotraficantes Primer Comando de la Capital (PCC) cometió en São Paulo (sur) en 2006, sembrando el pánico en la ciudad, incendiando autobuses y atacando a policías.

Brasil vivió un antes y un después en cuestiones de seguridad internacional con la organización del Mundial de Fútbol de 2014 y de los Juegos Olímpicos de Río 2016, cuando se reforzó la colaboración con países más experimentados en la materia, como Estados Unidos, y por primera vez se establecieron protocolos específicos antiterroristas.

Esa cooperación permitió que la policía brasileña detuviese en julio del pasado año, a pocos días de que comenzaran los Juegos Olímpicos, a 12 presuntos integrantes del grupo de apoyo a Daesh denominado Defensores da Shariá, que se coordinaba a través de las redes sociales para supuestamente planificar un atentado durante la competición.

A pesar de la alarma inicial, la policía verificó que el grupo estaba en un estado embrionario cuando fue desarticulado.

Una de las principales herramientas con las que Brasil se dotó en los últimos años y que permitió este tipo de detenciones es la Ley Antiterrorista, aprobada en marzo de 2016 por el Gobierno de Dilma Rousseff (2011-2016).

La OEA aprobó en 2002 la Convención Interamericana contra el Terrorismo, que obliga a los países miembros a dotarse de una ley específica; Argentina y Paraguay se apresuraron a cumplir con ese mandato regional, pero Brasil demoró mucho, a juicio de Ferreira.

La inmensa mayoría de los casi 17.000 kilómetros de frontera que tiene Brasil no están vigilados.

“Un punto sensible es Foz de Iguazú (la triple frontera donde se juntan Brasil, Argentina y Paraguay), porque además de la cuestión fronteriza allí hay un (grupo de) población musulmana grande y la financiación de determinados grupos podría salir de allí; no se teme tanto un posible ataque como que se mande dinero a otros países”, indicó Ferreira.

Otra zona delicada es la fronteriza con Perú y Colombia, donde existen diversas rutas muy transitadas por los traficantes de armas y de droga y se teme que los yihadistas de Daesh pudieran aprovechar esas vías ya abiertas.

MÉXICO IMPENETRABLE, POR AHORA

México también tiene una frontera porosa para la inmigración irregular y el narcotráfico, pero que se ha probado impenetrable para potenciales terroristas, según el investigador en geopolítica del Centro de Estudios de Asia y África del Colegio de México, Gilberto Conde Zambada.

“La frontera con EEUU se ha consolidado con una larga colaboración muy importante de todo el aparato de seguridad y migratorio, que desde hace décadas ha considerado una prioridad apoyar los esfuerzos encabezados por Washington en la zona”, dijo a Sputnik el experto, coordinador y coautor del libro “Siria en el torbellino de Oriente Próximo”.

Los terroristas nunca han entrado por México porque “este país ha sido celoso en sus políticas migratorias, aún antes de los fenómenos de migración y narcotráfico, que son de naturaleza diferente; no hay registros ni nada que sustente las advertencias”, prosiguió Conde Zambada.

Los únicos registros oficiales notables fueron un intento de formar una célula de la organización fundamentalista islámica libanesa Hizbulá en Tijuana, presuntamente para asesinar al embajador de Arabia Saudita en EEUU, cuyos responsables fueron detenidos por agentes del Gobierno de Felipe Calderón (2006-2012).

El segundo fue una operación secreta de los hijos del líder libio de Muamar Gadafi que resultó desmantelada, tras el derrocamiento y asesinato del padre en octubre de 2011.

“No solo ha sido un éxito de los aparatos de inteligencia, son los propios terroristas que no buscan siquiera pasar por México, porque han llegado directamente a EEUU o han entrado por la frontera de Canadá, y no es que las autoridades canadienses lo hayan permitido”, acotó.

LOS MOTIVOS DE DAESH

Pero esas motivaciones, desde luego, podrían cambiar.

La presión que sufre Daesh en los territorios de Irak y Siria, en particular desde que Rusia ingresó directamente a la arena, puede generar que los terroristas busquen un desplazamiento hacia países de América Latina, observó el experto en Medio Oriente, Ricardo Bajo Herrera, director de Le Monde Diplomatique en Bolivia.

“La presión sobre el terreno de conflicto puede obligar a los yihadistas europeos a volver a su continente y recordemos que también hay, entre los “soldados” de Daesh, ciudadanos de América Latina, como argentinos”, remarcó.

Según un estudio de un equipo privado de inteligencia estadounidense, Soufan Group, realizado en diciembre del año pasado un grupo de 26 latinoamericanos están alistados en Daesh de los cuales 23 son argentinos.

En ese escenario, Rusia podría utilizar sus relaciones cordiales con Venezuela, Ecuador y Bolivia para ampliar la lista de aliados contra el terrorismo islámico en esta parte del mundo, según el entrevistado.

REGIÓN RECEPTIVA

Para el académico chileno Pablo Sapag, “América Latina no comprende el fenómeno detrás del Estado Islámico (Daesh), porque está bebiendo de fuentes que están manipuladas en su origen, que son las estadounidenses y europeas y que presentan a esta organización como territorializada, cuando es global”.

Así, los países de América Latina no han tomado consciencia porque “no manejan información propia” y no entienden a este grupo terrorista desde su perspectiva ideológica y doctrinaria, indicó a esta agencia Sapag, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y radicado en España.

La concentración del Daesh solo en Oriente Medio es una idea “errónea y equívoca” instalada por los países occidentales para “desviar la atención pública”, con el fin de que no se conecte su política “desestabilizadora” en países como Irak, Siria o Libia, con los “crecientes” atentados en Europa.

La yihad (guerra santa) tiene tres etapas: la individual, conocida en Occidente como “lobo solitario”, el modelo de trabajo en células y en un frente abierto, que se da cuando se controla parte del territorio de un Estado, y eventualmente un Estado, como ocurre actualmente en Irak o Siria, describió.

“El Estado Islámico ha dejado caer cualquier referencia territorial de sus siglas, porque tiene vocación global; ahora se les combate en frente abierto en Siria e Irak, pero no van a desaparecer, sino que van a pasar a actuar en células o como lobos solitarios”, detalló.

La presencia europea podría replicarse en Latinoamérica, donde Daesh tiene entre sus intereses “llegar a Estados Unidos”.

Los servicios de inteligencia de la región han advertido de al menos un centenar de latinoamericanos que habrían viajado en los últimos cuatro años a Irak y Siria, para integrarse a las filas de la estructura terrorista.

Según Sapag, el continente americano es propicio para la conversión de islamistas radicales, porque “las prácticas religiosas en la región no están conectadas a elementos culturales vinculados a la construcción de identidades nacionales”.

Así pues, “es muy fácil que alguien así pueda cambiar su religión; el Estado Islámico consigue nuevos adeptos en gente que tiene bases pocos sólidas desde la identidad personal; lo hemos visto con el crecimiento de las iglesias protestantes en la región”, subrayó.

Sapag es enfático en descartar todo tipo de relación entre la religión musulmana y los grupos radicales, pero destaca antecedentes que hablan de reclutamiento y conversión desde el ala más extremista del Islam sunita-wahabita.

Latinoamérica, en tanto, es “receptiva” e integra fácilmente creencias y costumbres extranjeras, “por lo que no sería raro que en 10 a 15 años más, la comunidad musulmana sunita adquiriera una presencia importante en la región”, en virtud también de ciertos flujos migratorios.

Sapag advirtió que esta corriente mayoritaria del Islam es la que Daesh pretende manipular y radicalizar.

Sputnik Novosti

Anuncios

Categorías

Acerca de el comunista (58994 Artículos)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: