Anuncios
ÚLTIMA HORA:

3 de 3: Miénteme más

Vamos a fingir que somos felices. En días recientes, Encuentro (Armando Guerra y Álvaro Morales) han documentado la información 3de3 que funcionarios públicos de Oaxaca han hecho a la autoridad y, por tanto, a los oaxaqueños.

Por Joel Hernández Santiago*

Y a la lectura de cada una de las entregas uno no tiene más que sorprenderse por la presunción de riqueza o de pobreza, según el argumento; pero también, en muchos casos por una gran ausencia de seriedad y falta de respeto a la inteligencia de los oaxaqueños que tienen derecho a la verdad y a la transparencia para saber, por lo menos, quién es quién ahí.

[La Iniciativa Ciudadana de Ley 3de3 establece la obligación de todos los funcionarios de gobierno de hacer públicas tres declaraciones: Declaración patrimonial, de Intereses y Fiscal.]

Pues nada que, de pronto, en esas declaraciones uno se encuentra con que, por ejemplo, el señor Javier Villacaña no tiene propiedades a su nombre, que todo lo que tiene está a nombre de su familia aunque ganó poco más de 4.5 millones de pesos oaxaqueños tan sólo durante su gestión como presidente municipal de Oaxaca.

O que otro señor tiene bienes hasta casi cien millones de pesos, que se llama José Luis Calvo Ziga, que es ahora secretario de Medio Ambiente, Energía y Desarrollo Sustentable (todo eso) y que en su vida como empresario y accionista en empresas como Corporativo Calvo Ziga, Pluma Export, Arrendadora Calvo, gasolinerías y otras, así como consejero en Banamex y más, ha acumulado esta piscachita. Probablemente cuando termine su gestión, la cantidad seguirá siendo la misma o muy poco más si se considera que como humilde funcionario ganará apenas 65 mil pesos mensuales.

¿Y qué tal de la señora Sofía Castro que anuncia en su 3 de 3 que en 2004 compró un edificio de 1 mil ochenta metros cuadrados por tan sólo 18 mil pesos? Acaso los pagó en abonos, sin enganche y sin fiador; y según dice la plataforma administrada por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) antes había adquirido una casa de 171 metros en Xoxo por mil pesos… y… Bueno, esa señora es la titular de la Secretaría de Asuntos Indígenas de Oaxaca.

Y que el señor Jesús Ángel Díaz Navarro, el secretario de la Contraloría y Transparencia Gubernamental  -ni más, ni menos-, apenas el año pasado, antes de pasar a mejor vida burocrática, compró casas, terrenos, departamentos y autos de lujo por 9 millones de pesos del cuño corriente. ¿Por qué la prisa?

¿Cómo explicar estas riquezas o estas pobrezas? ¿Cómo garantizar que todas ellas hayan sido adquiridas bajo estricto apego al trabajo honorable, digno y dignificante; al sudor de la frente y mediante prácticas transparentes, justas, dignas y sin tacha?

¿Qué pasó, por ejemplo, con los miles de millones ‘inexplicables’ y que nadie sabe-nadie supo y acaso nadie sabrá porque el gobierno del señor Alejandro Murat Hinojosa parece haber decidido no hacer ruido por ahí y, por lo mismo no aclarar e informar y, si fuera necesario, someter al espacio de la justicia a quienes se hubieran quedado con el dinero de los oaxaqueños durante el sexenio perdido de Gabino Cué Monteagudo?

Ahí está el meollo. Entre incapacidades o complicidades. Ninguna de las instituciones creadas para ahuyentar la práctica del enriquecimiento ilícito, el abuso de confianza, el tráfico de influencias y la arrogancia del poder político y económico han transformado para bien esta grave enfermedad del gobierno mexicano.

Se han creado leyes e instituciones como la de la Transparencia, la de la Función Pública, Contralorías federales y estatales y más, que utilizan presupuestos millonarios para decirnos que sí, que quienes llegan al gobierno anuncian sus bienes pero hacen como que investigan, o de plano no investigan ni garantizan probidad en los datos aportados: el funcionario puede cantar rancheras y le salen boleros ahí…

Pueden declarar millones aun inexistentes para que al terminar su gestión las cifras –entonces sí, sean justificadas; o bienes cuyo valor es mucho menor al de cualquier catastro simple y sencillamente para efectos fiscales…

Estamos metidos en un meollo de simulaciones. Tú haces como que te transparentas e informas y yo hago como que te creo: y así lo anuncio legalmente.

Por tanto, sigamos con el cuento de nunca acabar: vamos a fingir que somos felices, a fingir que la probidad y la transparencia y certeza son el alimento de nuestra democracia y bienestar social. Eso es: ‘Finjamos que somos felices, aunque todos aquí sabemos lo contrario’.

Anuncios

Categorías

Acerca de el comunista (71054 Artículos)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: