Anuncios
ÚLTIMA HORA:

Trump-Putin: sin sangre, las noticias no venden

No hubo pugilato. La prensa del “establishment” norteamericano esperaba que su denostado presidente noqueara a su homólogo ruso en su primera reunión conjunta. Quedó frustrada.

Por Luis Rivas*

Es curioso que un encuentro entre los líderes de dos de las grandes potencias mundiales que se desarrolló en términos de cortesía y respeto haya causado tanto enfado entre algunos editorialistas.

Las “cumbres” entre Moscú y Washington en el pasado se producían cuando la división entre las dos partes ofrecía muchos más puntos de fricción y rivalidad. Y, por ello, quizá, alentaban más expectativas.

Para esa prensa norteamericana anti-Trump, en la reunión del G20 de Hamburgo se encontraban sus dos enemigos. Su bestia negra desde el pasado noviembre y Vladímir Putin. Al mandatario norteamericano se le exigía desde todos los rincones que machacara a su interlocutor y le obligara a reconocer públicamente todo lo que ellos publican – sin pruebas de momento – y que las agencias de seguridad norteamericanas aseguran – sin pruebas, tampoco: la supuesta interferencia de Rusia en las elecciones norteamericanas, o mejor, en la “cyberderrota” de la candidata demócrata, Hillary Clinton.

LA “NUEVA” CREDIBILIDAD DE LA CIA

Los tiempos, como los líderes y las “cumbres” también cambian. Para cierta prensa norteamericana, la CIA, la NSA y otras organizaciones del espionaje interno y externo tienen ahora una credibilidad sin sospecha. Lejos queda ya la época en que la izquierda, de la que proceden los nuevos periodistas-moralistas, temía y desconfiaba de esas organizaciones.

La CNN, que encabeza la cruzada televisiva contra Donald Trump, no consiguió lo que pretendía. Nada menos que obtener del presidente ruso la confirmación de que, sin su ejército de hackers, Clinton sería ahora la que se encontrara con Putin.

Y como no quedó satisfecha, la cadena de Atlanta lo tiene claro, Trump cayó en la trampa de los rusos. Los periodistas-moralistas que han recobrado vida con la elección de Trump consideran que este no presionó lo suficiente al inquilino del Kremlin.

Y, a partir, de ahí, surgen las interpretaciones divergentes entre responsable rusos y norteamericanos sobre lo que se dijeron los dirigentes en las dos horas de encuentro. El secretario de Estado Tillerson aseguraba que Trump fue duro con su insistencia sobre la supuesta injerencia electoral rusa. La parte rusa aseguró que Donald Trump había aceptado el desmentido de Vladímir Putin sobre el asunto. Desde su casa y en domingo, Trump aclaró por twitter que sí, que habían hablado muy seriamente del asunto, pero que había que avanzar en las relaciones entre los dos países.

El divorcio entre el presidente de Estados Unidos y cierta prensa se ha convertido en una guerra. Una guerra que comenzó ya en la campaña con insultos y mofas al candidato que no gustaba a esos periodistas. Trump los desprecia ahora públicamente, sabiendo que sus votantes no leen la prensa ni ven las cadenas de televisión que han lanzado una cruzada contra él. Las dos partes se retroalimentan y satisfacen a su clientela. Los periodistas ganan audiencia y Trump aplausos y más apoyos en la llamada “Norteamérica profunda”.

*Sputnik Novosti

 

Anuncios

Categorías

Acerca de el comunista (70805 Artículos)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: