Anuncios
ÚLTIMA HORA:

A tres años de la catástrofe del vuelo MH17 de Malaysia Airlines

El lunes 17 de julio se cumplen tres años de la tragedia del vuelo de Malaysia Airlines MH17 siniestrado en Ucrania.

El 17 de julio de 2014, el vuelo MH17 de las líneas aéreas malasias que cubría la ruta entre Ámsterdam (Holanda) y Kuala Lumpur se precipitó a tierra en el este de Ucrania.

A bordo de la nave viajaban 298 personas, en su mayoría holandeses; ninguno sobrevivió.

Los fragmentos del Boeing fueron hallados en las proximidades del poblado de Grabovo, cerca de la ciudad de Torez de la provincia de Donetsk, en el territorio controlado por las milicias de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD).

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, intervino la noche del 17 de julio y calificó lo sucedido de “atentado terrorista”.

A su vez, el asesor del ministro del Interior ucraniano, Antón Gueráschenko, declaró que el avión fue derribado por un misil del sistema antiaéreo Buk.

Acto seguido, Kiev acusó de la catástrofe a las milicias de Donetsk que, según afirma Occidente, son apoyadas por Rusia, pero las milicias aseveraron que no disponen de armas capaces de abatir aviones a alturas tan grandes.

Las acusaciones de Kiev fueron respaldadas por EEUU, Reino Unido y Australia que no tardaron en declarar que el Boeing malasio fue abatido por un misil tierra-aire lanzado desde el territorio controlado por las milicias “prorrusas”.

El Ministerio de Exteriores de Rusia expresó su extrañeza por el hecho de que los países occidentales lanzaran sus acusaciones aún antes de comenzar la investigación.

El 21 de julio el Ministerio de Defensa ruso presentó a los periodistas datos obtenidos por satélites en la zona de la catástrofe.

Las imágenes muestran que el día de la tragedia había aparecido una batería ucraniana de misiles Buk cerca del poblado de Zaroschenskoye, al este de Donetsk.

El 23 de julio representantes de los servicios de inteligencia de EEUU admitieron públicamente que el Boeing pudo haber sido derribado erróneamente por los “operarios inexpertos” de las milicias de Donetsk.

Se confirmó además que no existen pruebas de la implicación de Rusia en el lanzamiento ni de que asesores rusos adiestraran a las milicias en el manejo de sistemas Buk.

Kiev se dirigió a varios países extranjeros pidiéndoles iniciar una investigación internacional de la catástrofe aérea.

El 21 de julio, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución sobre la catástrofe del avión comercial malasio y llamó a realizar una investigación internacional y castigar a los culpables.

Dos días después, Holanda encabezó oficialmente la investigación y anunció la participación de 24 expertos de Rusia, Ucrania, Malasia, Australia, Alemania, EEUU y Reino Unido.

El 7 de agosto fue creado un grupo internacional de investigación que incluyó a representantes de Australia, Holanda, Bélgica y Ucrania.

El 9 de septiembre Holanda publicó un informe preliminar en el que se indica que el Boeing se desintegró en el aire a causa de “daños estructurales causados por un impacto exterior”.

El documento no ofrece datos más concretos, pero un participante en la investigación comentó que “probablemente el avión fue abatido desde tierra”.

Hacia finales de abril de 2015 la comisión internacional de expertos concluyó sus trabajos en el lugar de la caída del avión malasio y a primeros de julio el borrador del informe final fue enviado a los países que participaban en la investigación.

La Agencia de Aviación Civil de Rusia (Rosaviatsia) declaró que el documento “contenía más preguntas que respuestas” y dijo confiar en que todas las dudas sean aclaradas en la versión final del informe.

El 29 de julio el Consejo de Seguridad de la ONU examinó la iniciativa de varios países que propusieron crear un tribunal internacional para la investigación de la catástrofe del vuelo MH17.

Sin embargo, Rusia bloqueó el proyecto de resolución.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, explicó que la catástrofe del avión es resultado de un delito y no una amenaza a la paz y seguridad internacional, como planteaba el borrador.

Señaló que el Consejo de Seguridad de la ONU jamás había creado tribunales tras catástrofes aéreas y que es una idea que “solo busca responsabilizar a los que indique Washington”.

El 13 de octubre de 2016 el Consejo de Seguridad de Holanda dio a conocer los resultados de la investigación de la catástrofe aérea.

El informe establece que la caída del avión fue causada por la explosión cerca de su costado izquierdo de una ojiva 9Н314М, instalada en un misil de la serie 9М38 que fue disparado por el sistema antiaéreo Buk.

No obstante, el documento no dice desde qué territorio fue lanzado el misil y quién era el culpable: el presidente del Consejo de Seguridad de Holanda comunicó que para saberlo se necesitaba una investigación adicional.

Mientras, el consorcio ruso Almaz-Antey (fabricante de los sistemas de misiles antiaéreos Buk) presentó otro informe en el que expone los resultados de una investigación propia.

Se afirma, en particular, que el Boeing fue derribado por un misil 9M38 del sistema Buk, disparado desde una zona cercana al pueblo de Zaróschenkoye y controlada por los uniformados ucranianos.

En verano de 2016, el Comité de Investigación de Rusia y la Fiscalía de Holanda solicitaron conjuntamente a varios departamentos rusos, incluido el consorcio Almaz-Antey, los materiales que pudieran contribuir a la investigación de la catástrofe.

Holanda, en particular, solicitó datos de radares con imágenes del espacio aéreo de Ucrania en las regiones de Lugansk y Donetsk durante el período en el que ocurrió el siniestro aéreo.

El 28 de septiembre el grupo investigador internacional presentó el informe preliminar sobre la catástrofe del vuelo MH17.

En el documento se afirma que el Boeing fue abatido desde una zona situada al sur del poblado de Snezhnoye y controlada por las milicias, y que el sistema Buk había entrado en el territorio de Ucrania desde Rusia, a donde regresó el 18 de julio de 2014.

Entretanto, el consorcio Almaz-Antey informó haber llevado a cabo tres experimentos que confirmaron la hipótesis de que el misil se lanzó desde otro lugar, la región de Zaróschenskoye, controlada por el Ejército ucraniano.

El Ministerio de Exteriores ruso dijo estar decepcionado por la situación en torno a la investigación y declaró que las conclusiones hechas por el grupo investigador son preconcebidas.

En octubre de 2016 Rusia entregó a Holanda los datos de radar que concernían a la catástrofe y que no estaban procesados para evitar así una posible tergiversación.

Sin embargo, en enero de 2017 los medios comunicaron que la Fiscalía holandesa no lograba descifrar esos datos y que solicitó a Moscú datos adicionales.

Los expertos rusos aseguraron estar dispuestos a prestar su ayuda en el descifrado de los datos de radar, pero nadie pidió ayuda.

Moscú ya había comentado en retiradas ocasiones que Holanda intenta demorar la investigación y que los investigadores internacionales hacen caso omiso de los datos que tiene Rusia.

Sputnik Novosti

Anuncios

Categorías

Acerca de el comunista (63995 Artículos)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: