Anuncios
ÚLTIMA HORA:

Trump y Kim Jong-un deben negociar ya en Suiza

A medida que pasa el tiempo, la partida de póker que juegan Corea del Norte y Estados Unidos se pone cada vez más peligrosa. Por eso mismo debe acabar de inmediato. La última jugada fue el reciente ensayo militar de Pyongyang, presumiblemente la explosión subterránea de una bomba de hidrógeno, un acto que desató la alarma mundial, agudizó la división entre Washington y Pekín, y demostró mejor que nunca que la única salida razonable a esta crisis implica la negociación directa entre los dos actores.

Por Francisco Herranz*

La sexta prueba nuclear fue mucho más potente que las anteriores, iniciadas hace ya 12 años. La magnitud del terremoto que ocasionó llevó a los técnicos a afirmar que fue provocada por un artefacto termonuclear de 50 a 70 kilotones, mucho más destructor que la bomba lanzada por EEUU sobre Hiroshima al final de la II Guerra Mundial, equivalente a 16 kilotones de TNT.

El test provocó la histeria de las autoridades militares de Corea del Sur, que reaccionaron con declaraciones belicistas, y ejercicios navales con fuego real. El miedo les llevó a considerar como una buena idea el despliegue de armas nucleares tácticas norteamericanas en la península coreana, un paso que desataría la carrera armamentística en esa zona de Asia y aumentaría de manera drástica el riesgo de un conflicto accidental. EEUU tuvo en territorio de Corea del Sur alrededor de 100 bombas atómicas, hasta que las retiró en 1991 el entonces presidente George H.W. Bush.

La nueva demostración de fuerza de Corea del Norte despertó un duro choque dialéctico en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU. La embajadora norteamericana ante Naciones Unidas, Nikki Haley, dijo que el líder norcoreano, Kim Jong-un, estaba “suplicando una guerra”, pidió vehementemente las “más fuertes sanciones” contra él y filtró un borrador de resolución a todas luces inasumible pues contempla un embargo de petróleo y decretar sanciones internacionales contra aquellos que comercien con Kim, es decir, contra China y Rusia.

Es obvio que el presidente chino, Xi Jinping, no va a aceptar una medida tan agresiva como ésa. Cerca del 90 por ciento del comercio norcoreano y casi todos sus suministros energéticos importados proceden de China. Un embargo de crudo llevaría al colapso del país y eso, a ojos de Pekín, podría incitar a Corea del Sur a invadir el norte y llevar así a un aliado militar de Washington a las mismísimas fronteras chinas.

Pero también es evidente que los pasos que está dando Kim suponen un flagrante desafío a la autoridad de China en Asia. La prueba atómica se llevó a cabo justo durante la celebración, en la localidad china de Xiamen, de la cumbre de los países BRICS (el grupo de potencias emergentes formado por Brasil, Rusia, India, Sudáfrica, y la propia China), lo que restó mucho protagonismo a la crucial reunión multilateral.

Volviendo a la tensa sesión del Consejo de Seguridad, la citada embajadora Haley calificó de “insultante” la propuesta de China, apoyada por Rusia, de congelar las pruebas nucleares y de misiles de Corea del Norte a cambio de suspender las maniobras militares conjuntas de estadounidenses y surcoreanos. “Cuando un régimen rebelde te apunta con un arma atómica y un ICBM (un misil balístico intercontinental), tú no bajas la guardia. Nadie haría eso. Y nosotros no lo haremos”, manifestó Haley. “La guerra nunca es algo que quiera EEUU. No la queremos ahora. Pero la paciencia de nuestro país no es ilimitada. Defenderemos a nuestros aliados y nuestro territorio”, agregó.

El embajador chino, Liu Jieyi, no pareció muy afectado por la soflama de Haley y respondió que China “nunca permitirá el caos ni la guerra” en Corea. La posición de los chinos busca la desnuclearización de la península y contempla la “condena enérgica” del nuevo desarrollo tecnológico y armamentístico de Pyongyang.

La única opción que queda pues es el diálogo, pero se presenta arduo y complejo, porque el propio Donald Trump no sabe mantener cerrada su boca durante mucho tiempo. La penúltima inconveniencia que se le ocurrió y difundió a través de Twitter fue atacar a sus amigos de Seúl por haber mantenido una política de “apaciguamiento” hacia sus vecinos comunistas. Sus palabras saben a aceite hirviendo.

Corre prisa que arranque la negociación ya que, como advirtió Vladímir Putin, al término de la reunión de los BRICS, la crisis coreana puede desatar “una catástrofe planetaria”. “Fomentar la histeria militar en tales condiciones carece de sentido; es una vía muerta”, enfatizó el dirigente. El presidente ruso ofreció una línea de razonamiento muy interesante. Explicó que la intervención extranjera en Irak y el posterior destino de Sadam Husein colgado de una soga terminaron por convencer a Kim de que necesitaba las armas nucleares para sobrevivir. “Ellos (los norcoreanos) comerán hierba, pero no detendrán su programa (nuclear) mientras no se sientan seguros”, explicó Putin.

No se puede perder más tiempo. Suiza, un país de larga tradición neutral, ya se ha ofrecido como intermediario. Así lo anunció Doris Leuthard, la presidenta de turno de la Confederación Helvética. “Es el momento de sentarse en la mesa. Las grandes potencias tienen una responsabilidad”, declaró Leuthard, haciendo gala de sentido común, un sentido que a veces es el menos común de todos.

Aunque la oferta inicial de “congelación por congelación” no satisfaga a Washington, existe suficiente margen de maniobra. Pero, como puntualizó Richard Haass, presidente del Consejo de Relaciones Exteriores y exdiplomático con las administraciones de Bush padre e hijo, “Estados Unidos no ha presentado sus propias opciones, lo que estaría dispuesto a firmar. Hay un vacío diplomático”.

El inquilino de la Casa Blanca se queda sin argumentos, porque Kim está haciendo todo lo que él dijo que no toleraría jamás. En otras palabras, corre el peligro de hacer precisamente lo que acusó a Barack Obama de hacer en Siria: trazar una línea roja y no respetarla después. Como dice el refranero, del dicho al hecho hay mucho trecho.

Trump debe admitir que la opción militar es una locura total y que los norcoreanos le están ganando la partida de póker. Así que lo más razonable sería que dialogara en Suiza con su adversario y que en las negociaciones participen, por supuesto, una delegación china.

*Sputnik Novosti

Anuncios

Categorías

Acerca de el comunista (66574 Artículos)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: