Anuncios
ÚLTIMA HORA:

Comunicado de Carlos Javier I de Borbón Parma sobre la crisis política en Catalunya y en el resto de las Españas

“Estoy convencido de que la inmensa mayoría de los ciudadanos, quieren un diálogo sereno que desemboque en un pacto”

Ante los últimos acontecimientos ocurridos en el Principat de Catalunya, S.M. Don Carlos Javier I de Borbón Parma, dirige el siguiente comunicado institucional, como representante de la Monarquía histórica Hispánica, de la que es heredera la Dinastía Carlista.

A mis queridos carlistas:
Durante los últimos meses, y especialmente desde el pasado mes de agosto en el cual el terrorismo golpeó criminalmente Barcelona, ciudad a la que tengo especial afecto y de la que no puedo hablar si no es con extremo cariño por ser la ciudad en la que falleció mi padre, Carlos Hugo, y en la que el año pasado os presenté a mi hijo, Carlos Enrique; he estado muy pendiente de los acontecimientos que se sucedían en las Españas sin querer manifestarme por tener la esperanza de que los políticos elegidos democráticamente por todos los ciudadanos cumplirían con sus obligaciones buscando el encuentro y no el enfrentamiento.
Lamentablemente no ha sido así, y ante los acontecimientos que se vienen desarrollando, consciente de las obligaciones que recaen sobre mi como representante del legado histórico de la Dinastía carlista, con la memoria de mis antecesores, con la lealtad sacrificada y persistente que hacia ellos mostraron miles y miles de españoles durante dos siglos, y en definitiva con el significado histórico del Carlismo, pero también como ciudadano español y europeo, me impelen a trasladar y compartir con vosotros las siguientes reflexiones con el fin de contribuir a esbozar un camino diferente al del enfrentamiento ya previsto.
Recordemos nuestra propuesta tradicional, que es más necesaria que nunca. El federalismo, como expresión actualizada de la foralidad de los viejos reinos, es la solución que puede encauzar las aspiraciones de las distintas nacionalidades que conviven en las Españas.
El momento concreto que vivimos es preocupante. La situación que se da en Cataluña está demostrando que las autoridades políticas, tanto del Gobierno español como las de la Generalitat, nos conducen a un escenario de confrontación y fractura. Y en ningún caso es admisible que aquellos que tienen la responsabilidad de gobernar pierdan el control sobre los acontecimientos.
La crisis abierta actualmente ha tomado tal deriva que es preciso recordar que la prioridad fundamental que hay que defender, y defender desde ambos lados del conflicto, es la Concordia. Si esa concordia se rompe desaparecerá todo lo demás, desaparecerá la legalidad, desaparecerá el sentido de comunidad y desaparecerá la posibilidad de solucionar cualquier tipo de problema, abriéndose paso en nuestras queridas Españas toda clase de sentimientos negativos de los que serán esclavas las generaciones futuras. Estoy convencido de que la inmensa mayoría de los ciudadanos, quieren un diálogo sereno que desemboque en un pacto. Y este acuerdo aun es posible dentro del marco de una Constitución actualizada y del respeto a las aspiraciones del pueblo catalán. Este diálogo, desde la voluntad de lograr la concordia, debe tener lugar ahora, antes de que sea demasiado tarde. Estoy seguro que así, y solo así, se alcanzará la paz inmediata, futura y duradera.
Por todo lo expuesto, pido a mis leales carlistas que, cualquiera que sean sus sentimientos y sensibilidades, se abstengan de participar en actos de enfrentamiento que puedan producirse, y que ante cualquier conato de violencia ofrezcan, en la medida de sus posibilidades, su mediación. No seamos nosotros los que polaricemos la situación. Debemos de ser la voz de la calma y de la razón. Comprendo las profundas emociones que la situación de hoy puede desencadenar, pero debemos mirar a nuestra Historia y sacar las lecciones que ella nos ofrece. La violencia no lleva a soluciones duraderas.
Pido a todos los españoles que miren a su alrededor y comprendan que no existe ningún “ellos” porque todos somos un “nosotros”.
Pido a los representantes políticos que tengan la valentía y la grandeza de reconducir la peligrosa situación a la que han llevado a Cataluña y al resto de las Españas, por las vías de la concordia y de la negociación.
Mi profunda solidaridad con quienes están sufriendo las consecuencias del enfrentamiento creado por este clima de tensión.
Dado a 5 de Octubre de 2017
Anuncios

Categorías

Acerca de el comunista (71138 Artículos)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

3 Comentarios en Comunicado de Carlos Javier I de Borbón Parma sobre la crisis política en Catalunya y en el resto de las Españas

  1. MEDARDO M RIVERO P // octubre 7, 2017 en 2:55 am // Responder

    LA HISTORIA NO MIENTE. SI LOS PUEBLOS ESPAÑOLES HAN SIDO RECLUIDOS EN VEZ DE UNIDOS POR CONVICCIÓN, TARDE O TEMPRANO SE PRESENTARIA ESTE GRAN PROBLEMA. HAY QUE VER AHORA A QUIEN BENEFICIA LO QUE ESTA PASANDO Y POR SUCEDER. YA LOS QUE SE HICIERON MILLONARIOS Y CADA VEZ MAS RICOS, LES DA LO MISMO COMO QUEDE LA CUESTIÓN. QUIEN ESTA PERDIENDO ES EL PUEBLO DE CATALUÑA, A QUIEN SE LES ESTÁN HACIENDO TODOS LOS BLOQUEOS, PARA IMPEDIR QUE PUEDA IRSE. LOS QUE VAN A HACER, ES PASAR HAMBRE Y NECESIDADES, CON LAS MEDIDAS DEL GOBIERNO DE RAJOY, Y LA FAMILIA REAL, NO PARECE PODER HACER NADA.

    Me gusta

  2. La familia Borbón Parma siempre con el pueblo

    Me gusta

  3. Y NO APRENDEN

    Cuando los mal llamados liberales, los llamaban así por sus leyes desamortizadoras, irrumpieron en las Cortes de Cádiz, arrebataron la soberanía de todas las comunidades ibéricas. En su discurso preliminar leído al efecto afirmaban “al presentar el proyecto, la comisión nombrada al efecto, con absoluto desprecio a nuestro sistema político de hacer nuestras leyes, procede un ataque a nuestra ya existente Constitución, y dice que ya no podemos ejercitarla sino a través de lar Cortes Generales. “…Sirva, Señor, -se refiere al Rey- de ejemplo la ley XII, tit. I, Partida 1ª, en que se dice: Emperador o Rey puede facer leyes sobre las gentes de su señorío e otro ninguno non ha poder de las facer en lo temporal, fueras ende si las ficiese con otorgamiento de ellos. Et las de otra manera son fechas non han nombre nin fuerza de leyes, nin deben valer en ningún tiempo. Otras pudiera citarse; pero además de que sería molestar sin utilidad la atención de las Cortes, la razón más principal de la Comisión consiste en que la Constitución de la Monarquía española debe ser un sistema completo y bien ordenado, cuyas partes guarden entre sí el más perfecto enlace y armonía. Su textura, Señor, por decirlo así, ha de ser de una misma mano, su forma y colocación ejecutada por un mismo artificio. ¿Cómo, pues, sería posible que la simple ordenación textual de las leyes promulgadas en épocas diferentes, distantes unas de otras muchos siglos, hechas con diversos fines, en circunstancias opuestas entre sí, y ninguna parecida a la situación en el día se halla el Reino, llenasen aquel grande y magnífico objeto?(…)Todas las leyes, fueros y privilegios que comprende la breve exposición que acaba de hacer, andan dispersos y mezclados entre una multitud de otras leyes puramente civiles y reglamentarias en la inmensa colección que forman la jurisprudencia española. La promulgación de estos Códigos, la fuerza y autoridad de cada uno, las vicisitudes que ha padecido su observancia, ha sido todo tan vario, tan desigual, tan contradictorio, que era forzoso entresacar con gran cuidado y diligencia las leyes puramente fundamentales y constitutivas de la monarquía de entre la prodigiosa multitud de otras leyes de muy diferente naturaleza, de espíritu diverso y aun contrario al espíritu a la índole de aquéllas.”
    El gran error de las Cortes de Cádiz no fueron las mismas leyes que promulgaron, sino, el asumir la potestad legislativa de las distintas naciones y regiones de la federación. Las Cortes, asumieron en si mismas y sin contar con los antiguos reinos, una autoridad que no les correspondía y si bien aquella constitución podía servir en el área del sur de la península, el resto de Las Españas tenían su propia Constitución como bien se dice en dicho discurso al citar “… La Constitución de Navarra, como viva y en ejercicio, no puede menos de llamar grandemente la atención del Congreso. (…)Aunque la lectura de los historiadores aragoneses, que tanto aventajan a los de Castilla, nada deja que desear al que quiera instruirse de la admirable Constitución de aquel reino. (…) causaron un olvido casi general de nuestra verdadera Constitución hasta el punto de mirar con ceño y desconfianza a las que se manifestaban adictos a las antiguas de Aragón y Castilla.”
    En este mismo discurso se reconoce asimismo la realidad de un Estado plurinacional al que se ataca unilateralmente al afirmar “…Esta gran reforma bastará por sí sola a restablecer el respeto debido a las leyes y a los Tribunales, asegurará sobremanera la recta administración de justicia, y acabará de una vez con la monstruosa institución de diversos Estados dentro del mismo Estado, que tanto se opone a la unidad del sistema en la administración, a la energía del Gobierno, al buen orden y tranquilidad de la Monarquía.”
    Casualmente pocos años antes un bilbaíno, Diego de Gardoqui y Arequibar mantenía una fuerte amistad con los padres de la Constitución Americana, Jefferson y Franklin.
    Lo hacía también con su presidente Washington y con su sucesor en la presidencia Adams. No es de extrañar que alguno de aquellas leyes constucionales parezcan copiados del Fuero de Bizkaia. Parece mentira que Diego de Gardoqui no tenga un monumento junto a John Adams en Bilbao.
    La organización de los estados americanos se parece en mucho a nuestra preliberal. Cada Estado tiene su propia Constitución y estas deciden, incluso, hasta sobre la pena de muerte.
    Nos copiaron nuestras reglas de convivencia, incluso el símbolo del dólar esta sacado de nuestra moneda pues son las columnas de Hercules y la “S” de la ceca de Sevilla..
    Aquellos “liberales” provocaron con su centralismo la perdida de las provincias de ultramar al impedir a aquellas las libertades de comercio y de legislación propia.
    Después de doscientos años volvemos a las andadas y ahora como con las guerras carlistas ejercen su autoritarismo centralista sobre nuestras comunidades ibéricas tratando de manejar a su antojo el futuro de estas.
    Pienso que la Constitución Española debería ser el pacto de convivencia entre nuestras comunidades y la declaración universal de los derechos humanos y así recuperar nuestros fueros que traducidos al idioma de hoy son nuestra Constitución.
    Aquellos fueros populares que emanaban de la voluntad ciudadana, que no eran obra de ningún legislador y tenían un sentido profundo de nuestro autogobierno popular, se hacían, en Vizcaya, desde nuestras juntas vecinales, se votaban en las Juntas Generales y las juraba hacer cumplir el Rey de Las Españas y Señor de Bizkaia.
    Uno no sabe como calificar a estos funcionarios metidos a políticos y a estos políticos metidos a funcionarios. Posiblemente su patetismo nos lleve a una situación no deseada y a una nueva confrontación.
    Después de una larga trayectoria en la lucha antifranquista que tenga uno, nuevamente, que salir a pelear por las libertades y a mi edad, tiene narices. Cuando la transición muchos de nosotros nos fuimos a casa. Que error, se quedaron los más inútiles y ahora lo pagaremos caro.

    EUDO

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: