Anuncios
ÚLTIMA HORA:

El nacimiento de la Alemania antifascista, la República Democrática Alemana

Un día como hoy, hace 68 años, nacería el estado antifascista que se llamaría República Democrática Alemana; lo hacía tras la derrota sufrida por el país en la Segunda Guerra Mundial, su división en cuatro zonas de administración por los países vencedores, y la fundación de la República Federal Alemana en mayo de 1949 por parte de tres de ellos, Estados Unidos, Inglaterra y Francia, como forma de contención frente a la gran extensión del comunismo en toda Europa tras llevar el peso de la victoria contra el fascismo la Unión Soviética y los partisanos comunistas de todo el continente.

Del blog ‘Un vallekano en Rumania / Un vallekan în România’

Para ellos, la nueva RFA sería creada como una continuadora de la Alemania Nazi, ocupando los funcionarios del partido nazi y militares fascistas la mayoría de los cargos políticos y del mundo económico, con en fin, ya en el marco de la nueva Guerra Fría, de servir como contención y avanzada del imperialismo occidental contra los países donde la clase obrera había tomado el poder.

En este contexto, la parte alemana administrada por la URSS se vio obligada a constituirse en estado, a pesar de buscar por todos los medios que Alemania no se rompiera, naciendo el 6 de octubre de 1949 la República Democrática Alemana (RDA), que vio la luz como estado antifascista con el objetivo de detener el avance del fascismo hacia el este.

A continuación, podemos escuchar el precioso himno de la Alemania antifascista y democrática, y después compartimos un resumen de las circunstancias que dieron lugar a su nacimiento, sacado del artículo La RDA: un estado de obreros y campesinosde Juan Antonio González, incluyendo el análisis de la pervivencia del nazismo en la Alemania Federal de Konrad Adenauer:

LA RDA: UN ESTADO DE OBREROS Y CAMPESINOS, Juan Antonio González. 

INTRODUCCIÓN.

¡Nos han vendido!. Así se expresaba uno de los personajes de la película Good bye Lenin, ¡y que razón tenía!. Que esté resurgiendo la ostalgie (nostalgia de la Alemania oriental, RDA) entre amplios sectores de la población alemana no es nada de extrañar y esta película es muestra palpable de ello, ya que desde la caída del muro todo ha venido cuesta arriba: aumento del paro y de la delincuencia, pérdida de conquistas sociales, derribo y acoso a todo aquello que pudiera recordar al antiguo estado, etc. Por supuesto, si cayó el símbolo de la guerra fría tuvo que ser por algo y no por casualidad, los errores que se cometieron no fueron reconducidos a tiempo.
Imagini pentru RDA ALEMANIA
La Alemania del Este sigue siendo una “losa” para los vencedores del oeste, no sólo a nivel económico, sino también político por la fuerza que siguen teniendo los poscomunistas. Desgraciadamente la historia de la RDA la escriben los que antiguamente consiguieron borrar de la mentalidad del alemán de a pie su pasado nazi, y lo digo no por pura palabrería, sino por conocimiento de causa; cuando me paro a charlar con compañeros universitarios germanos, no tienen ni idea de que su patria fue un nido de nazis en el poder después de la II Guerra Mundial. Hablarles a ellos de la RDA se antoja difícil, pues salen a relucir mitos y propaganda que han digerido en sus escuelas. Sin que por ello puedan dejar de tener cierta razón, pues las medias verdades están sujetas a la manipulación y a la distorsión, lo que no quiere decir que la RDA fuera un paraíso, por la sencilla razón de que si así fuese seguiría existiendo o al menos en una Alemania unida, pero no de este color. Tampoco fue un infierno. Por eso es necesario desde una visión amplificada y con diversas fuentes contextualizar en el espacio y tiempo lo que fue la RDA desde una perspectiva de clase.
POSTGUERRA Y NACIMIENTO DE LA RDA.
Tras la capitulación del nazismo el 7 de mayo de 1945, Alemania quedaba ocupada por un consejo de control Aliado formado por Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y la Unión Soviética. El país y su capital, Berlín, se dividiría por tanto en cuatro administraciones aliadas, según lo acordado en Yalta y Potsdam, sometidas a la autoridad militar por cada una de ellas. El control soviético recaería en el sector oriental, la zona más afectada por la guerra, lo que, según algunos especialistas sobre la materia, fue algo intencionado, pues desde 1944, se sabía que Alemania perdería la guerra ¿que intención habría en destruir un 13 de febrero de 1945 la ciudad de Dresde (zona este en la que los occidentales sabían que iba a quedar bajo la influencia soviética) sin provecho militar y estratégico? que desbastada en un 80%. Además el sector soviético-alemán era el menos poblado y el más débil económicamente, como comenta el canadiense Jacques R.Pauwels, “La división de Alemania proporcionaba a los “aliados” las zonas más prósperas del país: los grandes puertos del norte, las zonas industrializadas del Rhur y del Saar, las avanzadas Rhineland y Baviera (la Texas alemana). Esto compensaba con creces el permitir que la URSS dominara el territorio de la futura RDA”.
Asimismo, al finalizar la guerra los EEUU ocupaban Turingia y Sajonia (zona soviética), y al abandonarla, continúa Pauwels, se llevarían consigo “al oeste unos 10.000 vagones de FFCC con el material más nuevo y avanzado, patentes y demás de la empresa Carl Zeiss de Jena y de factorías locales de empresas como Siemens, Telefunken, IG Farben, Krupp, etc. El botín incluyó el saqueo de las factorías nazis de las V-2 en Nordhausen, cohetes y documentos técnicos de un valor de 400-500 millones de $, y unos 1.200 expertos alemanes en la tecnología de los cohetes. También se llevaron gran cantidad de oro, ese que los nazis robaron a los judíos pero no pudo ser trasladado a Suiza”. Como era lógico, se produjo una auténtica “sangría” para la futura RDA y, por supuesto, aumentaba la asimetría entre las dos Alemanias. Esto iba a influir en el porvenir del conflicto.
En aquellos momentos, en la Europa de posguerra la influencia comunista crecía de manera fulgurante, como recoge Francois Fejtö en “Historia de las democracias populares”. Chescolovaquia pasó de 80 mil afiliados antes de la II G.M. a 500.000 en 1945; Hungría de 30.000(1939) a 750.000(1947); Rumanía de 1000(1939) a 710.000(1947); Polonia de 20.000(1939) a 800.000(1947); esto no solo estaba circunscrito a la Europa del Este y central, sino que en la misma Francia e Italia (también en Grecia y Turquía) el partido comunista había jugado un papel central en su liberación y resistencia, lo que se tradujo en la participación en  los primeros gobiernos, hasta que fueron excluidos y perseguidos. En esta coyuntura, se irá extendiendo la guerra fría y la posición de las potencias capitalistas, entre ellas las de Estados Unidos, que tomará una posición de intromisión en los asuntos europeos por primera vez.
En abril de 1946, el partido socialista (dirigidos por Otto Grotewohl) y el comunista (Wilhelm Pieck) se fusionaban en la Alemania oriental, dando paso al Partido Socialista Unificado (SED), saliendo victorioso en las elecciones de otoño con un porcentaje de votos del 70%. Simultáneamente, comenzaban las expropiaciones contra el capital monopolista que había apoyado a Hitler (Siemens, Krupp, Thyssen,etc.), las propiedades de más de 1000 hectáreas fueron confiscadas y divididas en lotes de cuatro y ocho hectáreas, lo que produjo la dimisión de los dirigentes democristianos, Hermes y Schreiber. En este proceso socializador, se llegaba a plebiscitos, como por ejemplo el realizado en el Land de Hesse que tuvo como resultado que el 72% de la población defendía convertir en propiedad común las industrias claves.
El 6 de diciembre del mismo año, el SED convocaba un Congreso Nacional en Berlín para discutir la posibilidad de unificar Alemania, con la participación de miembros de la izquierda de la zona occidental, y se reclamó la unidad del país tanto políticamente como económicamente, bajo un mismo gobierno. A los soviéticos le interesaban la unidad, ya que de esa manera podían esperar más beneficios de esa solución que de una Alemania dividida; además la URSS en la circunstancia en la que había perdido, según datos oficiales, el 30% de su riqueza nacional y que tuvo 27 millones de muertos (civiles y militares), no estaba preparada para fomentar una revolución socialista  en Alemania, pero por supuesto tampoco la iban a dejar para que fuese una base militar de los EEUU, país en el que no cayó ni una sola bomba y que había sido el “banquero de Europa”(fue el mayor negocio de su historia) durante la guerra, con lo que partía con mucha más ventaja que la URSS
Antes del Congreso de Berlín, el mariscal Sokolovsky había criticado la lentitud en la que el oeste estaba llevando a cabo la desmilitarización y la tardanza en recibir las reparaciones de guerra, además de que Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos laboraban en secreto para unificar sus áreas de influencia, sin contar para nada con los intereses soviéticos, fomentando la división política, social y económica. En 1947, los EEUU plantean crear una red de financiación, que lleva como nombre: Plan Marshall: el Congreso aprobaría una “ayuda”(no fue ni mucho menos gratuita) de 13 mil millones de dólares, que no tenía como objetivo la solidaridad, sino fomentar el mercado europeo tan apetitoso para ellos y evitar que el continente cayera en la “órbita soviética”. Los EEUU abandonarían su clásico aislamiento hacia Europa y, desde entonces, tejerían sus intereses en ella. El colaborador de Stalin, Andrei Jdanov, condenó la iniciativa americana: “El imperialismo americano se esfuerza, como un usurero, en explotar las necesidades de posguerra de los países europeos. Pero tal control económico entraña una dependencia política del imperialismo americano”. Acertó plenamente
La mayor parte de los ingresos irían al presupuesto militar, rearmando a la zona oeste de Alemania, incumpliendose los acuerdos de Postdam. Noam Chomsky aclara que: “De los 13 mil millones de dólares de ayuda que manejó el Plan Marshall, alrededor de 2 mil millones fueron a parar directamente a los bolsillos de las compañías petroleras estadounidenses. Este hecho formó parte del propósito de hacer que Europa pasara de una economía basada en el carbón a una economía basada en el petróleo, para que así algunos sectores de aquel continente se volvieran más dependientes de Estados Unidos”. Ante la estrategia de EEUU, Moscú decide crear un plan similar, el Comecon (Consejo de ayuda mutua económica) en 1949. EEUU sabía de la importancia de Alemania, que había sido el eje industrial del continente europeo por lo que era necesario que “sobreviviera” (curiosamente da alas al enemigo derrotado, al causante de la guerra, convirtiéndolo en pocos años en potencia) ante la amenaza soviética; se sabía que el país germano iba a ser crucial y determinante para el equilibrio europeo
Los acontecimientos que provocan la definitiva ruptura son la llegada al poder, en febrero de 1948, del Partido Comunista en Praga; ante esto, los aliados unifican sus áreas de administración y, en junio de ese mismo año, adoptan una reforma monetaria, quebrantando una vez más los acuerdos de Postdam, dividiendo a Alemania. Esto provoca que desde Moscú se adoptara una grave decisión: el bloqueo terrestre de Berlín occidental con Alemania occidental, que durante todo un año será abastecido por aire por las potencias capitalistas. Esta acción tiene un efecto boomerang , pues se refuerza el sentimiento anticomunista en la zona occidental, los alemanes nunca olvidarán esto. El bloqueo, en vez de derrotar el intento separatista, lo que hace es favorecerlo aún más. Viendo que no daba resultado, las autoridades soviéticas lo levantaron el día 12 de mayo de 1949. El general y subsecretario de Estado, Walter Bedell Smith, confesaron que: “realmente no queremos ni tenemos la intención de aceptar la unificación alemana bajo ninguna condición con la que los rusos puedan estar de acuerdo, aun cuando parezcan coincidir con la mayor parte de nuestras exigencia”.

El 8 de mayo de 1949, se crea la República Federal(RFA), incumpliéndose como siempre, los acuerdos, y la respuesta no se hace esperar, entrando en vigor el 7 de octubre de ese mismo año, una constitución, que se traduce en la fundación oficial de la República Democrática Alemana (RDA),un país con una extensión de 108.178 kms cuadrados. El general Chuikov, el 13 de noviembre, en representación de Stalin y en virtud de su cargo como jefe de las fuerzas de ocupación, traspasaba sus poderes al gobierno del Frente Nacional de Otto Grotewohl, cuyo presidente  era Whilhelm Pieck y el vicepresidente Walter Ulbricht,  que un año después sería primer secretario del SED. Cabe destacar que los “padres de la RDA” fueron luchadores de primera línea contra el fascismo. Ese mismo año se producían los procesos de Waldheim condenandose a los principales nazis a la muerte.

La RDA nacía bajo la consigna antifascista en una nación derrotada, en la que la mayor parte de la población se había educado bajo el credo del nacionalsocialismo. Como era lógico, no se podía eliminar a todos los simpatizantes de Hitler que de una forma u otra habían participado en el III Reich, pues era difícil establecer qué grado de compromiso tuvo cada ciudadano alemán.
La RDA nacía con dos claros principios, según Markus Wolf (antiguo jefe de los servicios secretos de la RDA): “Para la RDA y para Alemania en general, el socialismo era un objetivo lejano. Nosotros fundamos el nuevo Estado como la Alemania democrática antifascista”.
 LA RFA:CONTINUACIÓN NAZI. ¿MILAGRO ECONÓMICO?
No podemos entender la evolución histórica de la RDA, sin entender que fue para ellos la RFA. Es significativo sacar algunos apuntes de lo que fue este país en esos momentos, para a la postre seguir profundizando en el tema que nos atañe.
La RFA, partía, como hemos visto, con demasiada ventaja, tanto en el ámbito económico-político como en el estratégico. Conjuntamente va a tener una clara continuidad con el pasado nazi en todos los aspectos, a pesar de los procesos de Nuremberg. Famosos genocidas se encaramaban a las poltronas del poder del nuevo estado, y todo ello de la mano de EEUU. El caso más flagrante sería el del Reinhard Gehlen, que tenía en su haber acusaciones de tortura, malos tratos y órdenes de asesinato que, según datos de la URSS, se traducían en el asesinato de 4 millones de prisioneros. Había sido jefe de los servicios secretos nazis del frente ruso, llegando a ser condecorado por Hitler por su brillante labor
Perdida la guerra y sabiendo de su valor, se entregó a los EEUU el 22 de mayo en Baviera, al cuerpo de contrainteligencia. Ofreció información de primera mano sobre la URSS, entre ellas  la de revelar el nombre de infiltrados comunistas en la propia OSS (Oficina de Servicio Secreto de los EEUU). Reconocida su importancia, se negoció su libertad a cambio de que estuviese en nómina de los servicios secretos de EEUU y de la RFA. A partir de entonces, Washington le concedió una partida secreta a la organización que llevaba su apellido de unos 5 millones de dólares, para que Gehlen pudiera empezar a operar comenzando con 350 ex-compañeros de armas, oficiales de inteligencia alemana, que fueron oficialmente liberados de los campos de prisioneros. En poco tiempo hubo un aumento considerable de agentes a cargo de Gehlen, los objetivos eran recabar información, promover la disidencia y el sabotaje. Las operaciones encubiertas se establecieron en el sur de Munich, en Pullach.
Uno de los mayores éxitos de la organización Gehlen fue la infiltración de Walter Gramasch en el Departamento de Flotas y Puertos de Alemania Oriental. Entre los agentes reclutados, había famosos criminales de guerra como el Dr. Franz Six y Emil Augsburg, ambos miembros de las SS, acusados de asesinar a judíos, intelectuales y partisanos en Rusia;  Willi Krichbaum, ex jefe de la Gestapo en el sureste europeo, el general Sises y el general de las SS Burckhardt. Bajo la operación “Paperclip” ingresaron al menos 820 nazis en los servicios secretos de los EEUU, entre ellos el conocido general-mayor Walter Emil Schreiber. En abril de 1956 la organización Gehlen fue reasignada al gobierno de la RFA con el nombre de Bundesnachrichtendienst (BND). Reinhard Gehlen fue ascendido a Teniente General de la Bundeswehr y mantuvo el más alto cargo jerárquico de la inteligencia alemana
El libro Blowback de Christopher Simpson y The Belarus Secrets de John Loftus, aunque ambos sean anticomunistas, ponen de manifiesto que miles de criminales de guerra fascistas fueron contratados durante los años 1944-1953 por Estados Unidos para el combate contra la Unión Soviética. Entre los nazis reclutados cabe destacar a los de Klaus Barbie (el carnicero de Lyon), Otto von Bolschwig, Eichman (caería en Argentina) y Alois Brunner, responsable de la muerte de más de 120 mil personas, entre otros.
Hubo además “un perdón” a los magnates de la industria que colaboraron con Hitler y que regresaron impunes, como Siemens, Krupp, Thyssen, Bosch, Bayer, Daimler Benz,etc. Un ejemplo clarificador es el de Hans Martin Schleyer, último comandante de las SS en Praga, que llegó a ser presidente de la patronal alemana y directivo de Mercedes Benz, y que más tarde sería asesinado por la Fracción del Ejército Rojo en 1977.
En 1949 se empezó a “refundar” el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán; dos años después salían a la luz una serie de artículos publicados en el Frankfurter Rundschau en los que ya se denunciaban la gran cantidad de funcionarios con pasado nazi que estaban entrando en este ministerio. Se supone que el 66% de sus miembros tenían pasado nazi, cuatro de cada cinco jefes de departamento habían sido miembros del NSDAP (partido nazi). El hecho es que en la década de los cincuenta, el Ministerio de Exteriores empleó a más miembros del antiguo Partido Nazi que durante el Tercer Reich. Todos los ministerios de Bonn eran “un hervidero de nazis”, en opinión de Michael Sturm.
Esto se confirmará en septiembre del 2003, con la investigación que llevaría a cabo el ex ministro de Exteriores, Joschka Fischer, a raíz de la polémica suscitada en Alemania por la publicación en el boletín interno del Ministerio de Exteriores, de una necrológica muy elogiosa de Franz Nüsslein, que entre 1962 y 1974 fue cónsul general de la República Federal Alemana (RFA) en Barcelona. Este diplomático no sólo fue en su juventud miembro del partido nazi, sino que trabajó como fiscal en la Checoslovaquia ocupada por Hitler y fue corresponsable de 918 condenas a muerte. No podemos olvidar que más de 9.000 fiscales del régimen nazi fueron de nuevo reclutados por el gobierno reaccionario de Adenauer que implantó la amnesia generalizada en la historia alemana; un ejemplo es el redactor de las leyes raciales, Globke, que fue miembro de su gobierno.
Fischer pondría en marcha un decreto en el que prohibía que se siguiera rindiendo homenaje a diplomáticos con pasado nazi, trayendo con ello el enfado de sus antiguos camaradas colaboradores en la guerra fría de la RFA. En el 2005, saltaba de nuevo el escándalo en la publicación alemana Analyse und Kritik de agosto de 2005, en la que se señalaba que el representante permanente de la RFA ante el consejo de la OTAN, Krapf, había sido desde 1933 miembro de las SS y en 1936 afiliado al NSDAP. Desde 1938, trabajó también en el cuartel general de los Servicios de Seguridad, ingresando en el Ministerio de Exteriores en ese mismo año. Tras el supuesto proceso de desnazificación, volvería a la cartera de Exteriores.
En cuanto a las fuerzas armadas de la RFA, importantes cuadros del antiguo ejército nazi (Wehrmacht) crearon la Bundeswehr el 7 de junio de 1955, en medio de grandes protestas de la población. Auspiciado bajo el lema de Adenauer,  “La máquina debe seguir adelante”, en el que se hacía referencia a la admisión de unos 12.000 oficiales de la Alemania nazi y unos 300 miembros de la SS. Como vimos anteriormente, el mismo Gehlen llegó a ser nombrado Teniente General de la Bundeswehr. Heinz Tretten, miembro de la Legión Condor, fue nada menos que comandante en jefe de la Bundeswehr veinte años después del fin de la guerra. Otros casos flagrantes de continuidad en el ejército son los de de Adolf Galland, también de la Legión Cóndor, que llegó a ser asesor de la Bundeswehr y de la OTAN, o  Werner Mölders (condecorado con la cruz de hierro por Hitler) que era un héroe para la Bundeswehr, llevando su nombre una escuadrilla de élite y un cuartel en Neuberg que fue suprimido hasta hace poco. En los 60, el ejército de la RFA contaba ya con 495.000 efectivos, entre ellos destacados miembros nazis.
En lo político, el comunismo sería perseguido y todos los antifascistas olvidados históricamente, como por ejemplo el no reconocimiento del mérito de Wilhelm Hammann en la liberación del Buchenwald, simplemente porque era comunista. La Juventud Libre Alemana (FDJ) sería prohibida en 1951 y sus miembros fueron a para a la cárcel, y otros como Philipp Müller, fueron asesinados. El Partido Comunista (KPD) fue prohibido en 1956, aunque años después con una Alemania como potencia europea sería legalizado en 1968. Se produjo también una persecución contra funcionarios de izquierdas bajo un decreto de Brandt.
En lo que respecta al tan cacareado milagro económico alemán, es importante señalar que en economía no existen milagros. La historiografía tradicional ha mostrado como modelo y motor de Europa la Alemania de Konrad Adenauer y de su ministro de economía Ludwig Erhard. Ha utilizado siempre la idealista imagen de un pueblo alemán decidido a trabajar, a levantar su país con orden y unidad superando las diferencias sociales. La RFA de la posguerra estaba en manos del gran capital exterior y de USA, GB y Francia. Debía de pagar las deudas públicas y privadas que había contraído ya desde el Tercer Reich, a lo que se suman a las reparaciones de guerra a los aliados y al Plan Marshall. A pesar de esto,Alemania debía seguir siendo una referencia en Europa y, más concretamente, la RFA por todo lo que estaba pasando en aquellos momentos. De ese modo, las potencias imperialistas pusieron todo a su favor para que el país emergiera de sus cenizas y fuera en poco tiempo el motor europeo que sirviera de freno al comunismo.
Imagini pentru RFA nazi
El acuerdo de Londres del 27 de febrero de 1953, sería la punta de lanza de las medidas económicas emprendidas para la RFA, según el estudio de Jesús Nun: “el valor presente neto de la deuda total se redujo en alrededor de un 80%”. Esto suponía una quita directa superior al 50%, de todos los intereses acumulados desde 1934 y la concesión de largos plazos de pago a tasas de interés muy inferiores a las del mercado. A la vez, la RFA consiguió un período de gracia de 5 años exentos de pago y, además, se convino que una parte de la deuda se abonase directamente en marcos”.
Esto explica el crecimiento del 61% del producto interior bruto entre 1953 y 1961. Hermann Josef Abs, presidente del Deutsche Bank, negociador del Acuerdo de Londres, dejaba bien claro cual debía  ser la postura de los acreedores; es decir: “Les corresponde también a los Estados acreedores y a nuestros socios comerciales crear precondiciones sustancialmente favorables para incrementar la capacidad de pago alemana”. La RFA para pagar su deuda no podía endeudarse ni tocar sus reservas y se daba por entendido que la inversión extranjera no sería una solución a corto plazo, pues saldrían los beneficios de su país. Una vez más. Jesús Nun nos da la respuesta: “Quedaba una sola alternativa y era que la economía alemana tuviese anualmente un importante superávit comercial, producido no por la baja en sus importaciones (lo cual afectaría su crecimiento y su bienestar), sino por un alza sostenida de sus exportaciones de bienes y servicios. Pero esta alternativa implicaba, como sucedió, que los países acreedores eliminaran barreras para la importación de productos de la RFA. Tan decisivo fue este punto que una cláusula del Acuerdo de Londres abría la posibilidad expresa de consultas y renegociaciones cada vez que el superávit comercial alemán resultase insuficiente”.

A esto hay que sumarle alos cientos de miles de obreros cualificados que salían en aquellos momentos de la RDA (uno de los principales problemas del nuevo estado) buscando el confort que el estado antifascista en aquellos momentos no le podía dar, pues seguía pagando altos intereses a la URSS, que bajo mi punto de vista, y a pesar de la ayuda inestimable que ofreció, tuvo que haber favorecido un mejor marco de desarrollo para un país tan castigado como la RDA, que a lo largo de la guerra fría pagará 7 veces más que la RFA, como afirma Jacques R. Pauwels. Errores que se más tarde habrían de pagarse”.

Para leer el texto completo sobre la historia de la RDA, pulsar en el link:

LA RDA: UN ESTADO DE OBREROS Y CAMPESINOS,

Anuncios

Categorías

Acerca de el comunista (68199 Artículos)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: