Anuncios
ÚLTIMA HORA:

Cómo Stalin cambió Moscú

El mandatario soviético tenía ambiciosos planes para reflejar los logros de la joven Unión Soviética, por ello se construyeron calles anchas, altos edificios y nuevas plazas. También se destruyeron numerosos edificios e iglesias antiguas. Por curioso que puede parecer, de alguna manera, siguen vigentes algunos aspectos del Plan General de 1935.

Las calles

Conforme al Plan General, las calles y callejuelas de Moscú, estrechas y sinuosas, debían convertirse en arterias rectas y anchas (no menos de 30-40 metros) en la ciudad de Stalin.

Muy pronto lugares céntricos adyacentes al Kremlin, como las plazas de Ojotni Riad y del Manezh, sufrieron grandes transformaciones, pero también la calle principal de la capital, Tverskaia.

La céntrica plaza Ojotni Riad era un lugar de mercado, lleno de puestos y tenderetes, donde se vendían mercancías obtenidas con la caza, en concreto caza menor y carne de animales más grandes (de ahí su nombre, ojota significa “caza”). Lo mismo ocurría con la vecina Plaza Manezh (Manège) o Manézhnaia, diseñada por el español Agustín de Betancourt, donde había puestos comerciales y tabernas.

Estos lugares, aunque se encontraban en el centro de la ciudad, estaban considerados unos de los más sucios de Moscú y hacía mucho tiempo que requerían una remodelación; sin embargo, las obras para cubrir las tiendas se postergaban. Los comerciantes no querían hacer cambios, aunque tenían importantes beneficios. No fue hasta 1932, con el régimen soviético, cuando se quitaron las tiendas, y el espacio liberado se asfaltó.

La estrecha y tortuosa callejuela con hoteles y tiendas que en aquel entonces era Tverskaia debía convertirse en la calle principal del Estado socialista en construcción.  Esto quedó de manifiesto con su nueva anchura (de 16 metros se amplió a 50 metros), con su majestuosidad y con las enormes dimensiones de las construcciones que aparecieron en el lugar de los edificios modestos y de pocos pisos de antes.

El Plan General consolidó la estructura radial y circular de las carreteras de la ciudad. Se afianzó, sobrevivió hasta nuestros días y es poco probable que pueda ser sustituida por otro sistema. Precisamente, en la década de 1930, se ultimó el proyecto circular (la actual MKAD, circunvalación de Moscú), e incluso lograron construir algunos tramos, pero estalló la guerra y las obras se interrumpieron. Para ser más exactos, la circunvalación de Moscú se hizo durante la Segunda Guerra Mundial, pero según un modelo simplificado: la vía era subterránea y se usaba para el transporte de equipos militares y tropas. No servía para cubrir las necesidades en tiempos de paz.

Resulta que, después de la muerte de Stalin en 1953 y hasta el día de hoy, en muchos aspectos sigue vigente el Plan General de 1935, aunque con algunas modificaciones.

Arquitectura

Улица Горького в Москве

La arquitectura monumental del Moscú de Stalin debía mostrar los logros alcanzados por el pueblo soviético en la primera década del nuevo gobierno.

La aspiración de situarse por delante del resto de países llevó a que, en 1937, se hicieran planes para construir en Moscú el edificio más alto del mundo. El Palacio de los Soviets (de 420 metros) debía arrebatar el título de rascacielos más alto del mundo al Empire State Building de Nueva York (de 381 metros). “La famosa Torre Eiffel tendrá 116 metros menos que el Palacio de los Soviets”, afirmaba una alegre voz de la televisión soviética. El Palacio de los Soviets debía levantarse en el lugar de la Catedral de Cristo Salvador, demolida para este cometido en 1931, pero la Segunda Guerra Mundial no permitió concluir el ambicioso proyecto de construcción.

El Palacio de los Soviets.

El Palacio de los Soviets.

Las autoridades soviéticas no se andaban con miramientos con los edificios antiguos, que ahora se echan tanto en falta en el centro histórico de Moscú. Demolieron las construcciones de los tiempos zaristas y la iglesia de Santa Bárbara. El monasterio Strastnói (de la Pasión), fundado a mediados del siglo XVII, fue demolido en tiempos de Stalin para ampliar la parte transitable. Ahora, en el lugar del monasterio, está el cine Rossiya, construido en tiempos de Jruschov.

Por supuesto, los bolcheviques no alcanzaron a derribarlo todo: no había para ello medios ni recursos. Algunos edificios se mantuvieron en pie de milagro. Así, el edificio de cuatro plantas del teatro Yermólova (Tverskaia, 5/6) sigue alzándose en su emplazamiento original, contrastando poderosamente con sus “gallardos” vecinos.

Edificios que eran considerados valiosos por las autoridades se sobreedificaron o fueron trasladados a otro lugar.  Para trasladarlos, los separaban de sus cimientos y los desplazaban sobre raíles. Quien mejor asimiló esta tecnología fue el ingeniero soviético Emmanuil Hendel, aunque se sabe que en Rusia se produjeron tentativas exitosas de trasladar edificios ya en 1812, cuando el carpintero Dmitri Petrov de Riazán trasladó la iglesia de madera en la ciudad de Morshansk.

Resulta que, después de la muerte de Stalin en 1953 y hasta el día de hoy, en muchos aspectos sigue vigente el Plan General de 1935, aunque con algunas modificaciones.

rbth

Anuncios

Categorías

Acerca de el comunista (69664 Artículos)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: