Anuncios
ÚLTIMA HORA:

El año en el que se debilitaron los derechos de los migrantes en América

El continente americano experimentó en 2017 un retroceso para los derechos de los migrantes, debido a que no solo se continuaron políticas que los vulneran, sino que estas se profundizaron y justificaron con un discurso basado en la idea de la presunta peligrosidad de estas personas.

“Este año hubo algunos lamentables retrocesos en materia de derechos de migrantes en la región de las Américas; sin duda uno de ellos tiene que ver con las políticas implementadas por [el presidente de EEUU, Donald] Trump, que si bien han continuado las que venía implementando EEUU hace décadas, [se han acompañado] con una narrativa xenófoba”, dijo a Sputnik el vicepresidente del Comité de Derechos de Trabajadores Migrantes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Pablo Ceriani.

Esta retórica vincula a la migración con un problema, con una amenaza a la seguridad, y eso genera un impacto serio en el día a día de la población para luego tener consecuencias a nivel global, continuó.

Según los últimos datos de Naciones Unidas, el número de personas que viven fuera de su país de origen alcanzó 244 millones en 2015, lo que supone un aumento de 41% con respecto al año 2000.

Trump continuó las políticas que venía implementando su país respecto a deportaciones y falta de regularización de la situación de personas que hace décadas viven en suelo estadounidense, que de lograrse no sería solo un beneficio para los inmigrantes, si no que sería positivo para toda la sociedad, debido a que muchas personas saldrían de una situación de marginación, indicó Ceriani.

Desde que asumió la presidencia de EEUU, en enero de este año, Trump dejó claro que llevará adelante una política de mano dura en materia migratoria: emitió varios decretos para suspender los viajes desde siete países de población mayoritariamente musulmana y el ingreso de refugiados; ha insistido en construir un muro de miles de kilómetros en la frontera con México para frenar el flujo de migrantes indocumentados desde Centroamérica y puso fin a un programa que otorgaba estatus legal a jóvenes inmigrantes que llegaron de forma irregular al país siendo niños.

Además, a principios de este mes anunció su retiro de las conversaciones para alcanzar un Pacto Mundial para una Migración Segura de la ONU.

“Cientos de centros de detención, cientos de miles de personas deportadas, familias separadas, entre otros problemas que se agravaron porque a eso se le agregaron no solo los vetos y otras medidas restrictivas, como el reforzamiento de las razias o las medidas de control en lugares de trabajo, en las calles, en controles de tránsito”, explicó Ceriani.

El origen

El experto argentino explicó que las causas de la migración son múltiples y complementarias y están relacionadas con la desigualdad, la falta de trabajo digno y carencia de oportunidades en el acceso a servicios sociales como educación y salud de calidad.

Así también se vinculan con las causas de los movimientos migratorios el déficit en niveles de desarrollo, los diferentes tipos de violencia, la discriminación, el cambio climático y el impacto de los megaproyectos.

Otra de las causas más importantes son los mercados irregulares de trabajo de los países de destino y su condición de precariedad, donde se dan incluso situaciones de explotación.

“Este sigue siendo un factor de atracción de la población migrante, sobre todo irregular, de la cual además se benefician ciertos sectores de la economía de los países de destino”, donde “se debe regular el mercado de trabajo”, aclaró el especialista.

Por su parte, el investigador mexicano Enrique Coraza dijo a Sputnik que estas personas son tratadas como animales, a las cuales se desecha una vez que ya no se las precisa.

“La actitud de varios países es de hipocresía, ven a las personas como animales, como bestias de trabajo; cuando necesitan migrantes para el trabajo en servicio o en la agricultura son bienvenidos [aunque muchas veces vulnerando sus derechos laborales] y cuando no, se les expulsa o no se les permite entrar”, criticó.

Coraza, investigador del Colegio de la Frontera Sur del Grupo de Estudios de Migración y Procesos Transfronterizos de México, afirma que esto se traduce en la diferencia con la que se suele tratar a migrantes y turistas, y que esto confirma que se trata de un problema de clases sociales.

Asimismo, coincide con Ceriani en que 2017 ha sido un año de regresión para los migrantes.

En su opinión, uno de los problemas más graves en este ámbito fue el retorno forzado de migrantes a los países de los cuales escaparon, “que se transforman en deportados y vuelven a la situación de la que huyeron, muchas veces, a la muerte”, dijo Coraza, también coordinador del Grupo de Trabajo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales del Centro Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso) sobre Migraciones Forzadas y Violencia.

La fragilidad de los migrantes

El investigador mexicano destaca que buena parte de los migrantes y sus derechos han sido vulnerados en sus países de origen dado que han sufrido diferentes formas de violencia estructural, a veces física y otras veces simbólica.

Estas personas “cargan un peso de victimización, y más si hablamos de las migraciones forzadas”, además de que “cuando transitan o llegan a uno de nuestros países tienen que enfrentar problemas como la estigmatización, criminalización, rechazo, xenofobia, racismo, sexismo, machismo, homofobia, y diferentes formas de violencia” señaló Coraza.

Es por esto que su vulnerabilidad no se termina cuando salen de sus ciudades de origen, sino que los acompaña durante el tránsito y, muchas veces, también en sus países de destino.

El último informe de la Organización Internacional para las Migraciones, publicado este año, da cuenta de que en 2017 se incrementaron los desplazamientos desde países del Caribe, Asia y África hacia América del Sur.

“Varios países de la región han cambiado; países que eran históricamente origen de la migración hoy también son países de destino, como es tal vez el caso de Chile, Ecuador o Uruguay”, explicó Ceriani.

Llegar desde Centroamérica

“Las dinámicas más recientes tienen que ver con migraciones haitianas, dominicana, africana y asiáticas hacia la región y desplazamientos más recientes como el de venezolanos hacia otros países de Latinoamérica; también están quienes ingresan a Sudamérica por ejemplo a través de Ecuador para seguir migrando hacia el norte y particularmente hacia EEUU”, contó Ceriani.

Las personas que llegan de Centroamérica se encontraron con más obstáculos para acceder a la residencia en América del Sur.

“Si la migración es un derecho, es un derecho independientemente de la nacionalidad por eso es importante que los países de Sudamérica reviertan en cierta medida esas contradicciones para promover la integración”, añadió el representante de ONU.

Coraza, en tanto, opina que la causa dominante de las migraciones continúa vinculada al factor económico, pero también hay un gran crecimiento en las movilidades forzadas, ya sean de desplazamiento interno, migración forzada y/o exilios a causa de distintas formas de violencia.

Esto hace que se vivan situaciones más dramáticas, sobre todo por el rechazo de los países de destino a recibir a estas personas y concederles mecanismos de protección como refugio, asilo o visa humanitaria.

“Centroamérica es un caso ejemplar, llegan ya atizados por violencias estructurales de larga duración a las que se suman violencias directas con lo que suman causas de pobreza o marginación a violencia física constituyendo lo que se denomina como “flujos mixtos”, como nuevo tipo que combina ambos elementos, los económicos y los forzados”, explicó.

Argentina y xenofobia de Estado

Otro retroceso que se dio en la región fue la modificación realizada a la ley de migraciones por el Gobierno de Argentina, que preside Mauricio Macri, mediante un decreto de urgencia firmado en enero de este año, con el que se regula de forma más estricta la permanencia y la llegada de extranjeros a este país.

Ceriani considera que Argentina tenía una ley modelo sobre políticas migratorias, debido que en 2004 pasó de una normativa que arrastraba desde la última dictadura militar a una creada con enfoque de DDHH.

“Este decreto, que reforma la ley sin pasar por el Congreso y vulnera la Constitución en cuanto a las facultades del Poder Ejecutivo para reformar leyes, creó también una xenofobia de Estado al vincular la migración con un delito, y eso genera muchos problemas en el día a día”, señaló el especialista.

A pesar de que fue un año en donde existieron varias restricciones a los derechos de los migrantes, Ceriani considera que en Sudamérica algunos de las cosas positivas que sucedieron últimamente están vinculadas al Acuerdo de Residencia del Mercosur, que desde 2009 facilita la libre circulación de personas entre los países que conforman este bloque, pero sobre todo la inserción regular de personas de países sudamericanos en otros países de la región.

“Esto ha tenido un impacto positivo porque la migración se produce igual sea regular o irregular; esto es una cuestión estructural, pero en la región sudamericana, en donde en cada país entre el 80 y el 90% de la migración es sudamericana, el hecho de que puedan obtener una residencia por ser nacionales de esos países ha disminuido drásticamente y positivamente la irregularidad migratoria y eso amplía enormemente los aportes en muchos sentidos”, dijo el representante de ONU migrantes.

Dentro del Mercosur, Brasil dio un paso adelante este año al aprobar una nueva Ley de Migración, una norma de carácter aperturista que sustituye al Estatuto del Extranjero, vigente desde los años 80, en plena dictadura militar, a pesar de que fue criticada por las organizaciones sociales por el decreto que la reglamenta.

La ONU comenzó en 2016 un proceso de negociaciones intergubernamentales que se pretende que culmine con la aprobación de un pacto mundial para una migración segura, ordenada y regular en una conferencia intergubernamental que se realizará en 2018.

Según el último estudio de este organismo sobre este tema, dos terceras partes de los migrantes internacionales viven en Europa o Asia, siendo Norteamérica la tercera región con el mayor número de migrantes internacionales, seguida por África, América Latina y Oceanía.

Sputnik

Anuncios

Categorías

Acerca de el comunista (73061 Artículos)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: