Anuncios
ÚLTIMA HORA:

Una verdad impactante: ¿por qué las noticias falsas no pueden ser derrotadas?

‘Noticias falsas’ es la palabra del año según el diccionario Collins. Sin embargo, para la periodista rusa Natalia Sháshina, el 2017 se convirtió no en el año de las noticias falsas, sino en el año de las acusaciones falsas.

Así, el presidente de EEUU, Donald Trump, que suele atribuirse la invención del término ‘fake news’ (‘noticias falsas’) cerró el año 2017 con un tuit en el que felicitó por la llegada del Año Nuevo a sus “amigos, partidarios, enemigos, odiadores, e incluso a los muy deshonestos ‘Fake News Media’ [‘medios de comunicación de noticias falsas’]”.

Sháshina resaltó que aunque Trump suele acusar a la mayoría de los medios de fabricar ‘noticias falsas’, cuando el exportavoz de la Casa Blanca Sean Spicer en la primera reunión con periodistas dio información falsa sobre la inauguración, la consejera de Trump, Kellyanne Conway, explicó que no eran mentiras, sino ‘hechos alternativos’.

Las noticias falsas y las acusaciones de promover falsedades se han convertido en un arma utilizada por diferentes países.

Este año, la guerra mediática alcanzó una escala sin precedentes, explicó Alexéi Arbátov, jefe del Centro de Seguridad Internacional del Instituto de Economía Mundial y Relaciones Internacionales de la Academia Rusa de Ciencias, citado por el portal de Sháshina, BFM.ru.

“Nunca en el pasado, ni relacionado con eventos internacionales, ni con eventos internos, ha habido tanta ofensiva absolutamente desastrosa de estas noticias falsas. De hecho, esto es simplemente información errónea masiva para manipular la opinión pública tanto en países específicos como en el mundo en general, lo cual está conectado, por supuesto, con el rol rápidamente creciente de los sistemas de información, especialmente internet, en conexión con la revolución de la información que está teniendo lugar”, afirmó el especialista ruso.

Probablemente, es imposible vencer las noticias falsas, señaló el corresponsal del periódico Kommersant, Andréi Kolésnikov.

“Creo que no solo los políticos están cansados de las noticias falsas, es decir, de las noticias que no existen. Los periodistas ni siquiera intentan inventar noticias, están obligados a fabricar noticias donde no las hay, lo que es peor. Es por esto, me parece, que una persona se asquea de sí misma”, se sinceró Kolésnikov, quien además de ser periodista también es escritor. Sus primeros dos libros se titulan ‘¡He visto a Putin!’ y ‘¡Putin me ha visto!’.

Kolésnikov recordó que cuando Trump se convirtió en presidente, el mandatario decidió que podía vencer las noticias falsas.

“Bueno, o al menos luchar contra ellas. De hecho, no pueden ser derrotadas simplemente porque no existen. Y allí radica su fuerza y su, diría yo, grandeza”, subrayó el corresponsal especial de Kommersant.

Sháshina sostuvo que las noticias falsas son resultado de un fenómeno de 2016 conocido como la ‘posverdad’: cuando los hechos no influyen en la opinión pública, sino las opiniones, prejuicios y mitos ya establecidos. Precisamente, la ‘posverdad’ ayudó a Trump a llegar al poder, consideró Sháshina.

“Las noticias falsas no son noticias, son inventos, mentiras. En este sentido, el hecho de que fórmulas cercanas entre sí sean las más populares durante dos años consecutivos es algo muy importante para nosotros, para los periodistas en particular. Para personas que están acostumbradas a trabajar con hechos. Realmente, los hechos-noticias no están en demanda. La mitología está en demanda. Algo hermoso. Algo brillante. Algo en una hermosa envoltura, pero no relevante para la realidad”, afirmó el historiador y periodista de TV, Nikolái Svanidze.

Un ejemplo de lo fácil que es encontrar falsificaciones, lo demuestra Richard Gray de BBC Future: al buscar en internet ¿quién se convirtió en el primer presidente estadounidense afroamericano?, la respuesta no es tan obvia.

Google, Yahoo y Bing darán en los primeros resultados enlaces a artículos sobre John Hanson. A juzgar por otros artículos, presuntamente la presidencia de Estados Unidos estuvo ocupada por siete afroamericanos, entre ellos Thomas Jefferson y Dwight Eisenhower. Sin embargo, cuando Sháshina repitió el experimento de Gray en el motor de búsqueda ruso Yandex, el resultado fue completamente inequívoco.

Sputnik

Anuncios

Categorías

Acerca de el comunista (73061 Artículos)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: