Anuncios
ÚLTIMA HORA:

El búnker de Stalin y otros lugares secretos de la Unión Soviética

En la geografía rusa han quedado testigos subterráneos de lo que se vivió en la Unión Soviética durante la II GM y la Guerra Fría. Verdaderos monumentos construidos para resistir un ataque, incluso nuclear, que dan una idea de la atmósfera de toda una época.

El búnker de Samara

Construido especialmente para proteger a Iósif Stalin, el búnker de Samara fue la fortificación más profunda durante la Segunda Guerra Mundial. Ubicado a una profundidad de 37 metros, probablemente llegó a ser más seguro que el búnker de Hitler —a 16 metros bajo tierra—. Por no mencionar el gabinete del entonces primer ministro británico, Winston Churchill, situado a cinco metros por debajo del edificio del Tesoro de Su Majestad.

El búnker de Samara

El búnker de Samara

La ciudad de Samara —llamada Kúibyshev entre 1935 y 1991 llegó a ser, en aquel entonces, una especie de ‘capital de reserva’ a la que el Gobierno soviético se trasladó desde Moscú en octubre de 1941 —todos salvo Stalin, que decidió quedarse en la capital—, cuando las tropas nazis se iban acercando cada vez más a la urbe.

Si consigues descender por el pozo vertical a sus 14 metros de profundidad, solo habrás atravesado el primer nivel de la fortificación. Para llegar hasta el gabinete de Stalin tendrás que pasar por otro túnel vertical de 23 metros. El habitáculo copia el interior del gabinete de Stalin en el Kremlin de Moscú.

El búnker de Samara

El búnker de Samara

El búnker 42 en Moscú

A simple vista, se trata de una discreta casa señorial de dos plantas en un callejón del centro de la capital rusa, en el distrito de Tagánskaya. Pero tras su fachada se oculta una cúpula de hormigón de seis metros de espesor que cubre un pozo de 60 metros de profundidad. En lo más profundo, justo al nivel de la línea circular del metro de Moscú, se conservan cuatro túneles conectados entre sí que antaño albergaron el puesto de mando de los reservistas de la brigada de aviación de largo alcance.

El búnker 42 de Moscú

El búnker 42 de Moscú

Hoy, esta ‘casa señorial’ es el Museo de la Guerra Fría. Si quieres adentrarte en la Unión Soviética, tendrás que bajar 310 escalones, un larguísimo túnel e interminables pasillos separados por enormes portones. Al final te esperará una sorpresa: se apagarán todas las luces, todo se llenará de humo, se encenderán las sugerentes luces rojas de emergencia y por los altavoces anunciarán que la capital ha sido atacada por armas nucleares. Todo broma, claro.

El interior del búnker 42 de Moscú

 

 

 

 

 

 

 

El interior del búnker 42 de Moscú

La ciudad subterránea de Yamantau

El monte Yamantau, situado al sur de los Urales, sigue siendo a día de hoy objeto de rumores de todo tipo. Por ejemplo, según numerosos artículos de la prensa occidental de los años 90, el monte pasó a ser, hacia el final de la Unión Soviética, un enorme complejo subterráneo con una fábrica militar secreta en su interior, una segunda residencia para el presidente y su Gobierno y un depósito de municiones. Según los mapas estadounidenses de la época, incluso existe un ferrocarril que llega hasta el interior del complejo. También se rumorea que la montaña está cerrada a los turistas y que su cumbre se protege con mucho celo. Que el Ejército ruso no haga ningún comentario al respecto y que la montaña esté a una distancia prudente de Occidente sugiere que algo tiene que haber dentro.

El depósito de ojivas nucleares Javor 51

Para garantizar su superioridad en caso de una guerra nuclear con Europa, la Unión Soviética creó numerosos depósitos con ojivas nucleares, en secreto, en varios de los países del Pacto de Varsovia. Tal fue el caso de Javor 51, ubicado al suroeste de Praga, en República Checa.

La instalación se construyó siguiendo los planos soviéticos, pero las obras corrieron a cargo del Cuerpo de Ingenieros del Ejército Checo, que pensó que lo que estaba construyendo era una estación de telecomunicaciones. Una vez terminadas las obras, la estructura fue transferida al Ejército soviético, que pasó a almacenar cargas atómicas de misiles de corto y de medio alcance. Tuvo que colapsar la Unión Soviética para que las autoridades checas se diesen cuenta de lo que había ahí abajo.

Los documentos sobre el Javor 51 —y los de muchas otras instalaciones similares— siguen siendo material clasificado en la Federación de Rusia, por lo que resulta imposible conocer sus detalles. Actualmente el depósito es otro museo de la Guerra Fría.

El refugio submarino de Balaklava

El refugio submarino de Balaklava, en el monte Tavros (Crimea), está construido en mármol de gran resistencia. El espesor de la roca que cubre sus túneles y canales supera los 100 metros. Puede soportar un impacto directo de una bomba de 100 kilotones.

El refugio submarino de Crimea

El refugio submarino de Crimea

Anuncios

Categorías

Acerca de el comunista (80758 Artículos)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: