Anuncios

Los superpoderes de la música clásica

Algunos dicen que escuchar la música es revivir recuerdos, sensaciones, imágenes que nos transportan en el tiempo y nos ofrecen sentimientos reales.

Según los científicos, esto se debe a que estimula las mismas áreas del lenguaje y el habla en el córtex cerebral, y de este modo, tiene el mismo efecto de calidez que se produce al escuchar una voz humana.

Los múltiples beneficios de la música clásica en el cuerpo han sido motivo de diversas investigaciones. Incluso, más allá del hombre, se ha demostrado su efecto positivo en el crecimiento de las plantas y el comportamiento de las mascotas.

Vehículo de expresión humana, se plantea como un fuerte lazo universal que une culturas de todo el mundo. Desde la antigüedad hasta nuestros días, la música provoca nuevas conductas y refleja el desarrollo de las épocas.

Un estudio de la Universidad de Montreal demostró que el placer provocado al oír las distintas melodías, se debe a una estructura del cerebro conocida como núcleo accumbens.

Para los neurocientíficos, este conjunto neuronal es el responsable de emociones como la risa, la adicción y el placer. Por tal motivo, escuchar una pieza maestra de grandes genios del pentagrama estimula el cuerpo con su propia química cerebral.

En otros estudios se plantea que la música incide en el fortalecimiento del sistema inmunológico, debido a la actividad del cerebro, al bienestar sentido y la disminución de los niveles de ansiedad.

Existen casos como el conocido efecto Mozart, famoso por ayudar al supuesto desarrollo de la inteligencia. Los expertos opinan que la música del genio de Salzburgo optimiza la resolución de los procesos cognitivos, aunque el efecto duraría solamente quince minutos.

También se subraya que otros sonidos clásicos pueden aliviar el dolor. Como prueba, se utilizaron algunas obras del alemán Johann Sebastian Bach en pacientes sometidos a biopsias. El resultado mostró una disminución en los niveles de presión arterial y tensión muscular.

Otra investigación en la revista The Journal of Surgery Cardiothoraic, sugirió que escuchar música clásica u ópera luego de un trasplante de corazón puede representar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Asimismo, diversas teorías plantean el poder de las piezas clásicas en la lucha contra el insomnio, la capacidad de quienes tocan un instrumento para aprender idiomas, el mejoramiento en los resultados académicos y la ayuda con el fin de superar la dislexia.

En lo referido al embarazo, la música clásica puede ayudar al desarrollo del feto, y durante el intercambio social contribuye a una mayor integración de los jóvenes con su entorno.

A pesar de los múltiples beneficios, también es cierto que puede afectarnos de forma negativa. Los sonidos que nos desagradan generan estrés.

No obstante, y más allá de la ciencia, las melodías logran transportarnos en el tiempo a historias empolvadas por los años y a recuerdos especiales.

Aunque no sea cuestión de milagros, la música es un alimento para el cuerpo, la mente y el alma; el lenguaje universal que convida, desde el oído, a buscar los ritmos olvidados del corazón.

PL

Anuncios

Categorías

About el comunista (93265 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

1 Comment on Los superpoderes de la música clásica

  1. Pedagógico artículo. Peeeero …

    Yo pienso que el ser humano es conformado por la información. Información en sentido amplio: geneticonutriciosensoemocognitiva. En consecuencia, tanto informaciones materiales ( las dos primeras: las genéticas y las nutricionales), como inmateriales (las sensoriales -aunque no las detecte-, emocionales y cognitivas). Mientras la genética es la receptora, las restantes las recibe del medio. Ahí la epigenética.

    Mientras que de la información nutricional (información material) hay tablas de composición de los alimentos y amplios estudios de sus propiedades, funciones y efectos; de las otras tres, las inmateriales, a penas si tengo conocimientos. Y es muy preocupante porque son éstas informaciones las que nos conforman, las estamos recibiendo permanentemente y, sin embargo, las desconocemos, desconocemos los significados de los sonidos, los olores, la luz y las imágenes, etc. También las emocionales. No es de extrañar que las depresiones y las ansiedades sean dos de las mayores patologías modernas. Ahí los multimedias son trascendentales. Y con ello, el inmenso aumento de poder con el que se han hecho los poderes: ya no sólo es la fuerza, también disponen de los medios para inocular a nivel mundial las informaciones conformadoras. Más, si dejan a la gente en la inopia, en el analfabetismo sobre la lectura del significado de esas informaciones inmateriales y, consecuentemente, sin criterios para descriminar. Así pueden conformarnos, comunicarnos fácilmente el control, su dominio, sin que nos enteremos. Las estrategias para el embrutecimiento, las modas de las músicas rock, máquina, etc., también forman parte del conglomerado.

    Por eso es de agradecer que aporten un poco de luz. Muy poco, ciertamente, Pero algo. Les animo a que hagan una serie de artículos al respecto. Algo así: “Cómo las informaciones conforman al ser humano” o “significados y efectos de las informaciones sensoemocognitivas en las personas” o similares.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: