Anuncios

Las criptomonedas: nuevas ‘religiones’ que captan cada vez más adeptos

Hasta hace poco, las criptomonedas estaban restringidas al ámbito de unos pocos especialistas. Ahora, el gran público está depositando su confianza en estas unidades de valor propias de los cambios tecnológicos que revolucionan al mundo.

En ese sentido, según explicó a Sputnik el economista Sergio Candelo, las criptomonedas se asemejan a una suerte de ‘iglesia’ a la que se van convirtiendo de a poco cada vez más fieles a medida que las nuevas tecnologías se van consolidando en el mundo actual.

Según el especialista, jefe de Operaciones de la consultora tecnológica Snoop, las criptomonedas están causando un escenario de disrupción en los mercados financieros, del mismo modo que otras aplicaciones digitales como Uber —que revolucionó el mercado del transporte sin tener coches ni choferes propios— o Airbnb —que a pesar de ser uno de los mayores proveedores de alojamientos a nivel mundial no posee ninguna habitación—.

“Eso está pasando en cada uno de los mercados, donde vemos que ingresa la tecnología y hace algo disruptivo. Las criptomonedas son el ‘Uber’ del sistema financiero porque es un modelo que tiene la particularidad de no necesitar ningún intermediario”, dijo el consultor.

“Las personas tienen las propiedad del dinero; pueden intercambiar bienes y servicios con esa criptomoneda y no necesitan que haya alguien que valide que esa operación tenga sentido”, agregó.

Esta nueva concepción de las unidades de valor desafía el actual esquema que rige en la economía, que “el banco central de cada país es el único emisor de moneda” en su territorio desde los años 70, cuando fracasaron los acuerdos de Bretton Woods. Estas resoluciones establecían al dólar como moneda internacional y la Reserva Federal de EEUU debía respaldar su valor en oro.

Con la caída de este consenso, dejó de existir esta convertibilidad. Ya no era más el oro el que daba valor a cada moneda, sino “la confianza en los bancos centrales”. En algunos países, como en Argentina, el historial de crisis financieras y devaluaciones llevan a la gente a tener menos fe en el banco central de su país y buscan ahorrar o realizar ciertas transacciones en otras monedas más fuertes, “como el dólar o el euro”.

“El dinero que creo que fue la religión que más unificó a la humanidad como tal, mucho más que creer en algún dios en particular”, opinó el experto.

Las monedas y billetes no tienen una valor de utilidad en sí: son los seres humanos los que se lo otorgan para intercambiar por cosas. Brindan la posibilidad de ver en el dinero “todos los bienes y servicios que uno se imagina”. En toda esta maraña de “iglesias”, las criptomonedas son una “alternativa más”.

El dinero, dijo Candelo, como sistema para facilitar el intercambio de bienes y servicios y evitar el trueque funciona de cierta manera como una “religión”. Cada moneda tiene distintas “iglesias”: algunas locales, como el peso argentino o el real. Pero otras son de escala global, como “el dólar, el euro o el yuan”. Cada una de estas “iglesias” tiene un solo emisor, el banco central, que establece además las reglas de juego para otros intermediarios.

Pero con los bitcoins, u otras monedas similares, “directamente una persona tiene la propiedad de una criptomoneda, se la pasa a otra y por eso recibe un bien o un servicio”, sin necesidad de una institución financiera que valide este proceso. No obstante, sigue siendo una cuestión de confianza: las personas la depositan en esta forma incipiente de valor.

Los bancos centrales, que hoy se plantean el desafío de regular el mercado de las criptomonedas, ven amenazado su monopolio. Según el consultor, “es complicado ser juez y parte” en estas circunstancias.

“Claramente en un mundo de tantas transacciones y tantas personas está muy bien que haya alguien que regule, que evite los fraudes y demás cosas, pero el banco central hoy compite contra esa criptomoneda, por lo cual es muy difícil que ellos puedan ser los genuinos organizadores del nuevo modelo de la transformación digital que tiene hoy el dinero”, aseveró.

De momento, el bitcoin, la criptomoneda más popular, está topeada en 16 millones de unidades que se elevarán gradualmente a 21 millones. Su valor total es de alrededor de un tercio del PIB de Argentina, una cifra todavía exigua en el contexto mundial. Pero si lograra captar más ‘fieles’ su relevancia podría crecer, hasta desbancar hipotéticamente al dinero convencional.

“Hoy el dólar es la moneda universal porque muchísimas transacciones se hacen en esa moneda. Si esas transacciones se hacen con criptomonedas, desaparecen las monedas y billetes como se los conoce hoy y la hegemonía de los bancos centrales”, dijo Candelo, cuya empresa Snoop provee servicios de consultoría de desarrollo de aplicaciones y software a medida.

La tecnología ‘blockchain’ utilizada para minar cada bitcoin podría ser una ventaja. En las cadenas que componen a cada unidad se pueden registrar datos para establecer la propiedad. Los catastros, los registros de automóviles y de bienes inmuebles se podrían ver afectados ante un auge de las criptomonedas.

“En esta cadena de cruzamientos, la definición de quién es el dueño de cada pedacito de esta cadena asegura por muchas fuentes que sea bastante improbable que alguien pueda fraguarlo”, señaló el economista.

Según el experto, no solo los Gobiernos y los bancos centrales deben tomar nota de estos cambios, sino también las empresas y los particulares, que son los protagonistas de esta revolución.

Sputnik

Anuncios

Categorías

About el comunista (95623 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: