Anuncios

8M: Huelga Internacional Feminista, la lucha por la Dignidad de la mujer

Antes de la Primera Guerra Mundial las mujeres sufrían la opresión del hombre en el ámbito doméstico y social, su única labor era ejercer de ama de casa. Tras estallar la guerra, su papel como trabajadora activa se inició en las fábricas y otros puestos de trabajos precarios para cubrir la falta de hombres en estos sitios.

Debido a su género, y el pensamiento de que no estaban capacitadas para desempeñar distintos puestos, su sueldo era infinitamente más bajo que el que percibían los hombres. Una vez finalizada la guerra las mujeres continúan en el mundo laboral, teniendo que compaginar su trabajo con las labores domésticas. Este trabajo impuesto, de horario indeterminado, sin jornal y sin vacaciones, es del que se apropia el capitalismo.

A diferencia de lo que se plantea en algunos ámbitos acerca de que el capitalismo trajo la liberación de las mujeres porque las introdujo en el mercado laboral, esto no hizo que su rol como madre y ama de casa acabase, llegando a imponer dobles jornadas laborales y normalizando así el trabajo doméstico no remuneradas.

A día de hoy el capitalismo y el patriarcado van de la mano, pues han ido evolucionando juntos consiguiendo que la mujer sea explotada doblemente, tanto en el terreno doméstico como profesional.

La brecha social existente debido al capitalismo hace que las mujeres con mayor poder adquisitivo puedan permitirse pagar a otras mujeres para que estas realicen sus labores domésticas, no queriendo decir que el que tenga este poder signifique que es equiparable al que tiene un hombre con su mismo estatus.

A la inaceptable violencia machista que solo en España ha supuesto el asesinato de más de 1000 mujeres en apenas 14 años, se suman las consecuencias infames que en pleno siglo XXI tiene la desigualdad entre mujeres y hombres en todo el mundo. Esta desigualdad se manifiesta a diario en múltiples ámbitos pero, sin duda, en el campo laboral es donde se presentan de una forma más evidente: la brecha salarial entre géneros es del 20% a favor de los hombres; las mujeres siguen asumiendo en todo el mundo una carga desproporcionada de trabajo no remunerado; los permisos de maternidad y paternidad que posibilitan el reparto de responsabilidades en el cuidado de hijas e hijos entre ambos progenitores son nulos o escasos; las mujeres representan un 63% de la actividad laboral mundial de quienes trabajan y perciben ingresos al margen de disposiciones legales formales, incluidas las de control tributario estatal; las mujeres migrantes se ven sometidas a condiciones laborales más precarias que los hombres migrantes, viéndose expuestas a jornadas de trabajo más largas y a un proceso de la protección social inexistente o muy limitado; la violencia contra las mujeres en el espacio laboral es una realidad inadmisible: solo en la Unión Europea el 32% del 55% de las mujeres que aseguran haber experimentado acoso sexual, lo han sufrido en su lugar de trabajo; las mujeres representan el 65% de la población mundial que habiendo alcanzado las edades previstas por las leyes para recibir una pensión de jubilación, no la reciben. Todo esto por mencionar solo algunos datos que constatan la preocupante situación de las mujeres en el campo laboral a nivel mundial.

Ante ello, acabar con la discriminación entre mujeres y hombres resulta, no solo un deber ético, sino un inaplazable compromiso histórico en el que todas las instituciones
del estado tienen que participar activa y protagónicamente.

Cualquier grupo parlamentario, ante el anuncio de los sindicatos de dar cobertura legal el próximo 8 de marzo al paro internacional de mujeres, impulsado por numerosas organizaciones del movimiento feminista en todo el mundo, considera imprescindible que tomen todas las medidas necesarias para garantizar el ejercicio del derecho fundamental de huelga a todas aquellas personas comprometidas con acabar con la discriminación social, legal, política, moral y verbal contra las mujeres del mundo.

Hacemos un llamamiento a todas las mujeres a participar en la huelga y a secundar todos los actos a favor de la igualdad de la mujer en la sociedad porque luchar contra la disparidad está en el poder de todas nosotras. Solo si nos unimos contra la sociedad patriarcal llegará el día en que las mujeres sean libres de sus cadenas erigidas por el machismo.

LP,

República en Marcha

Anuncios

Categorías

About el comunista (82660 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

1 Comment on 8M: Huelga Internacional Feminista, la lucha por la Dignidad de la mujer

  1. maribel santana // febrero 28, 2018 en 4:50 pm // Responder

    A TODAS LAS MUJERES????? digo porque la koplowitz dejará a sus esclavas hacer huelga? digo porque koplowitz también es una mujer y celebrará su día…????

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: