Anuncios

Las aventuras del caballero de Guindos

El caballero de Guindos ha sido nombrado vicepresidente del Banco Central Europeo, en sustitución del señor Vítor Constancio, que era quien hasta ahora llevaba las maletas al siempre elegante Mario Draghi. El señor de Guindos asume este puesto con humildad, como corresponde a un miembro supernumerario del Opus Dei.

Por Alfonso Durán Pich*

*Web del autor

El punto fuerte del caballero de Guindos es su fluidez en inglés, que sin ser espectacular (como lo es el francés de la señora Gabriel), está a varios kilómetros por encima de la mayoría de sus compañeros de gobierno.

Aparte de sus conocimientos de inglés, se licenció en ciencias económicas en Cunef, un colegio privado adscrito a la Complutense. Luego, de acuerdo con la tradición castellana, hizo oposiciones y obtuvo plaza como Técnico Comercial y Economista del Estado. Una vez alcanzada la meta, uno ya sabe que puede emprender nuevos proyectos, pues si salen mal, podrá regresar al claustro materno, donde tienes la comida asegurada y el techo cubierto.

Y así lo hizo el caballero de Guindos, pues a los cuatro años dejó la Administración Pública y fichó por la sociedad de valores AB Asesores. Allí estuvo ocho años y en 1996 fue fichado por Rodrigo Rato, como Director General de Política Económica. Siguió ascendiendo y en el último gobierno Aznar fue nombrado Secretario de Estado de Economía.

Pero en el 2004 y ante la sorpresa general, sus amigos del PP perdieron las elecciones y se tuvo que buscar la vida (es un decir). Al año siguiente era profesor de la universidad de Navarra (Opus Dei) y desde allí pasó a presidir el banco de inversión Lehman Brothers (2006) para España y Portugal. En el 2008 estalló el escándalo de las subprime y el banco entró en fase de liquidación, dejando un agujero de 1.000 millones de euros en la zona del caballero de Guindos.

Recuperado del trance, se movió con rapidez y pasó a dirigir el Instituto de Empresa, además de colaborar con Price Waterhouse. Sus colegas le hicieron un hueco y entró en los consejos de Unedisa (El Mundo), Endesa y Mare Nostrum, por los que obtuvo una retribución anual de 450.000 euros. Siempre fiel a sus principios, mantuvo una presencia activa en la FAES.

Y en el 2011 fue nombrado ministro de Economía, puesto en el que no debía sentirse muy cómodo, como lo demuestra que al año siguiente el Financial Times lo nombrara el peor ministro europeo de economía.

Ahora ha superado el último obstáculo y a pesar de que la comisión económica del Parlamento Europeo no lo recomendó para la vicepresidencia del BCE, los ministros de economía de la eurozona, con el apoyo franco-alemán, han apostado por él.

En toda esta trayectoria, el caballero de Guindos ha dejado un rosario de huellas. Veamos algunas:

  • Era ministro cuando se produjo la quiebra y el rescate de Bankia. El que será su jefe (Mario Draghi) dijo en aquella ocasión: “Se ha hecho de la peor forma posible”.
  • Trató de vender el rescate de la banca española como “un préstamo en condiciones muy ventajosas”.
  • Ese préstamo ha supuesto para los contribuyentes españoles unos recursos comprometidos por valor de 122.000 millones de euros (según el Tribunal de Cuentas).
  • En el 2015 anunció, sin que nadie se lo pidiera, que Grecia “se encaminaba a un tercer rescate”, lo que causó estupor entre sus colegas europeos.
  • Intentó colocar sin éxito  al exministro y amigo José Manuel Soria como director ejecutivo del Banco Mundial, después de que este último se viera forzado a dimitir como ministro por sus intereses en paraísos fiscales.
  • Enchufó a su sobrina Leticia de Guindos, que ejercía de veterinaria en Toledo, al puesto de agregada de la embajada de España en Washington, en la consejería de Agricultura y Medio Ambiente.
  • También intervino para colocar a otra sobrina (Beatriz de Guindos) como directora ejecutiva suplente del Banco Mundial, también en Washington. Fue un bello gesto de “agrupación familiar”.
  • Amigo personal de Francisco Granados, cabecilla político de la trama Púnica, intentó echarle una mano, después de que se hubiera destapado la cuenta opaca de Granados en Suiza.
  • En el 2014 y junto al ministro del Interior señor Fernández Díaz, asistió en Madrid a la ceremonia de beatificación de Álvaro del Portillo, sucesor de José María Escrivá de Balaguer al frente del Opus Dei.
  • Por último y como muestra de su capacidad de análisis y diagnóstico económico, declaró antes del crack inmobiliario: “No hay burbuja inmobiliaria,  sino una evolución de precios al alza que se va a ir moderando con más viviendas en alquiler y más transparencia en los procedimientos de urbanismo”.

El caballero de Guindos, con su brioso corcel, entrará triunfador por la puerta del BCE, el sancta sanctorum financiero de la Europa comunitaria.

¿Todavía hay alguien en su sano juicio que cree que la Unión Europea es la solución?

Anuncios

Categorías

About el comunista (95107 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: