Anuncios

¿Riesgo de ‘default’ y activos tóxicos?: consecuencias de las nuevas sanciones de EEUU contra Rusia

Las nuevas sanciones de EEUU redujeron el precio de las acciones de algunas empresas rusas. La moneda del país reaccionó inmediatamente con un debilitamiento respecto al dólar y al euro. ¿Está Rusia amenazada por una salida masiva de capital, cuál es el futuro del rublo y cuán fuerte ha sido este golpe contra la economía rusa?

La primera reacción emocional

Las nuevas sanciones son las más duras de todas las que Washington ha impuesto contra Moscú, señala Natalia Dembínskaya, columnista de Sputnik. Por primera vez, afectan a los principales activos de industrias enteras: metalurgia, energía e industria automotriz. La lista de sanciones incluye En+ Group, RusAl, Basic Element, Eurosibenergo, Rosoboronexport, Renova Group, Gazprom Burenie y GAZ Group.

Antes del comienzo del verano, las personas físicas y jurídicas de EEUU deben terminar todas las transacciones, contactos, contratos y otros acuerdos con las empresas de la lista y sus propietarios. Por lo tanto, se abaratan los valores de todas las empresas grandes rusas que tienen participación del Estado en el capital accionario y trabajan en Estados Unidos.

“Ahora vemos la primera reacción puramente emocional: los mercados siempre caen cuando suceden estas cosas, y algunos inversores entran en pánico y venden acciones”, explicó Serguéi Jestánov, asesor del director general de macroeconomía de la empresa Otkritie Broker.

Los especuladores también comenzaron a deshacerse de los valores rusos. Los inversores a mediano plazo permanecen en modo de espera. Dembínskaya opina que mucho dependerá del tipo de apoyo que preste el Estado al negocio.

Posibilidades de apoyo

Las autoridades rusas ya han asegurado que el Estado brindará apoyo a las compañías bajo sanciones.

Los analistas señalan que la capacidad de apoyo del Estado es más que suficiente para evitar la destrucción de los negocios de las empresas más importantes para la economía.

Asimismo, la columnista observa otro aspecto positivo de que el volumen de la deuda externa de Rusia (unos 540.000 millones de dólares, de los cuales unos 80.000 millones son deuda nacional, y el resto — corporativa) es comparable con la cantidad de reservas rusas (más de 450.000 millones de dólares).

“Teóricamente, el sistema financiero ruso simplemente podría comprar esta deuda a los extranjeros y estar tranquilo. Es decir, no existe ninguna amenaza práctica global”, opinó Jestánov.

En espera de la reacción europea

Sin embargo, existe una amenaza estratégica, advierte Dembínskaya. Para los socios occidentales, esta situación hace que la cooperación con las compañías rusas sea muy peligrosa y tóxica. Las consecuencias dependen de cómo reaccione el negocio europeo.

“Los inversores recibieron una señal directa: terminar operaciones con grandes empresas rusas. Así que es probable que la reacción negativa, que se observa en el mercado, continúe en un futuro próximo”, comentó Alexandr Potavin, analista principal de Skywind Finance.

De la reacción de las empresas europeas depende la escala de la salida de capital de Rusia.

“La mayoría de las compañías rusas, excepto, tal vez, RusAl, no tienen mucho negocio con las empresas estadounidenses, pero sí unas relaciones estrechas con Europa. Para nosotros, el mercado europeo es mucho más importante que el de EEUU”, explicó Serguéi Jestánov.

¿Colapsará el rublo?

En cuanto al impacto en la moneda rusa, los analistas califican de poco probable un potente colapso del rublo, puesto que los flujos de dinero, que están bajo las restricciones, no son tan grandes. Además, Rusia tiene una balanza comercial positiva: el país gana más divisas que gasta, incluso teniendo en cuenta la salida de capital.

Según pronósticos preliminares, el rublo puede bajar de un 5 a un 10%. Por otro lado, los analistas advierten que el mercado es impredecible: además de la economía, está influenciado por la política, la psicología y los rumores.

Mientras tanto, un grave impacto financiero puede ser causado por una tormenta en el mercado de eurobonos. El 9 de abril, los precios de los eurobonos rusos cayeron y los inversores perdieron interés en activos riesgosos. Si comienzan las ventas, esto dañará al rublo.

Los analistas, sin embargo, señalan que el pánico no lo necesita ni el Banco Central ni el Ministerio de Finanzas de Rusia. Por lo tanto, los reguladores podrían simplemente comprar una parte de eurobonos para estabilizar la situación.

Sputnik

Anuncios

Categorías

About el comunista (93158 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: