Anuncios
ÚLTIMA HORA:

Ex canciller de Lula: “América del Sur lucha de nuevo por ver quién es el mejor amigo de EEUU”

América del Sur retrocedió en el tiempo y volvió al esquema clásico de mirar hacia Estados Unidos en lugar de seguir la línea de la integración regional, dijo en entrevista exclusiva con Sputnik el diplomático Celso Amorim, ministro de Relaciones Exteriores de Brasil durante los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva.

Por Joan Royo Gual*

“Los gobiernos de corte neoliberal colocan todas sus fichas en una relación como era antes (…) ¿quién va a ser el mejor amigo de EEUU? Al final es una lucha”, criticó Amorim sobre la actual deriva del continente.

El ex canciller lideró la diplomacia brasileña en los años en que las izquierdas dominaban América del Sur, cuando se consolidaron espacios multilaterales como el Mercosur (Mercado Común del Sur), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), avances que en su opinión se produjeron porque Washington estaba más pendiente de cuestiones como la guerra de Irak.

“La integración suramericana solo avanzó cuando los EEUU se ausentaron”, dijo Amorim, y observó que ahora el momento es justo el opuesto: “Estamos teniendo una desintegración en América del Sur; es recuperable, pero dará mucho trabajo”, añadió.

A pesar del escaso interés que la región suscita en el presidente de EEUU, Donald Trump, que anunció que no acudirá a la Cumbre de las Américas que se celebrará esta semana en Lima, Amorim valoró que para que para que se produzca el necesario diálogo con Washington tiene que haber unión entre los vecinos latinoamericanos.

“El diálogo equilibrado entre EEUU y América Latina se da cuando América Latina es capaz de organizarse de forma conjunta”, destacó, y lamentó que se haya excluido al presidente venezolano Nicolás Maduro de la Cumbre de Lima.

La política externa del actual Gobierno brasileño de Michel Temer sencillamente “no existe”, dijo Amorim, y lo comparó con la época en que Brasil no solo tenía un protagonismo reconocido, sino muchas veces “solicitado” por terceros países, como en el caso del conflicto en Oriente Medio.

También criticó que no se refuercen como es debido instrumentos multilaterales como el bloque de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), sobre todo teniendo en cuenta que Brasil juega con la ventaja del “soft power” (poder blando) de no tener conflictos con sus vecinos, cosa que no ocurre con varios de esos países.

Respecto de la relación concreta con Rusia, Amorim dijo no ver ninguna iniciativa importante del Gobierno de Temer, y recordó que en su etapa como ministro de Defensa, en el Gobierno de Dilma Rousseff (2011-2016) tenía una visión “muy clara” de la importancia de la relación con ese país.

Históricamente las relaciones entre Brasil y Rusia son fuertes: Putin estuvo en Brasil en dos ocasiones (2004 y 2014), mientras que todos los presidentes de la democracia brasileña, desde José Sarney en 1988 hasta Temer el año pasado pasaron por Moscú.

Durante los gobiernos de Lula se buscó un equilibrio: “Había una necesidad de mantener una relación equilibrada; no era fácil, porque los rusos están muy acostumbrados a hacer las cosas a su manera, a lidiar con países muy dependientes, que no es el caso de Brasil”, comentó el diplomático.

En ocasiones había dificultades en transmitir la idea de que Brasil buscaba acuerdos de asociación que implicasen transferencia de tecnología: “Esto los rusos no lo entendían bien, solo querían vender, para nosotros no era así, eso estaba evolucionando”, recordó.

Esa visión estratégica de Brasil se extendía a sus acuerdos con otros países, como con Francia para recibir la tecnología necesaria para construir un submarino nuclear, o con Suecia en el caso de los aviones cazas Gripen: “Queríamos tener unas alianzas más equilibradas”, explicó.

Acerca de una de las reivindicaciones históricas de la diplomacia brasileña, tener un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el excanciller asumió que pese a que Francia y el Reino Unido actualmente tienen “una posición más inteligente”, no se trata de una cuestión fácil y probablemente solo habrá una reforma profunda tras una situación de crisis.

Aunque remarcó que hay que mantener esa lucha descartó que el actual Gobierno esté en condiciones de reivindicar más protagonismo.

“Brasil ahora no consigue liderar nada (…) creo que lo podremos recuperar, porque las personas perciben que ese no es el Brasil verdadero; es el dominio de una élite, un accidente que pasará, pero que es doloroso”, comentó.

Amorim, uno de los diplomáticos más respetados de Brasil, sirvió en la década de 1990 como representante permanente de su país ante la Organización de las Naciones Unidas y fue más tarde embajador ante el Reino Unido, entre otros cargos destacados.

Había sido canciller entre 1993 y 1994, y en 2003 Lula lo convocó a integrar su primer Gobierno, en el que se convirtió en artífice de la consolidación de Brasil en el escenario internacional, trabajando ocho años junto al entonces presidente.

Su carrera política en primera línea continuó también durante el Gobierno de Dilma Rousseff (2011-2016), de quien fue ministro de Defensa entre 2011 y 2014.

Para las elecciones de este año, Amorim se postula como candidato a gobernador del estado de Río de Janeiro por el PT.

*Sputnik

 

Anuncios

Categorías

Acerca de el comunista (78311 Artículos)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: