Anuncios

Abstención y división juegan contra oposición venezolana en las presidenciales

Votar o no hacerlo es el dilema de muchos venezolanos y el asunto más crucial para la oposición de este país ante las elecciones presidenciales del próximo 20 de mayo, aunque también pesa la fragmentación de candidaturas que se enfrentan al postulante oficialista Nicolás Maduro, según expertos consultados por Sputnik.

Por Magda Gibelli*

“El problema más importante en el liderazgo opositor no es la división de los candidatos existentes, el problema más importante está entre los que quieren votar y los que no”, dijo a esta agencia el presidente de la Consultora Datanálisis y profesor universitario Luis Vicente León.

Los grandes partidos tradicionales de la oposición quedaron marginados del proceso electoral al que consideran parcializado a favor del oficialismo y llaman a no sufragar.

Sin embargo, un puñado de candidatos de grupos menores se enfrentarán a Maduro: Henri Falcón, de Avanzada Progresista, con pasado chavista y opositor; el expastor evangélico Javier Bertucci, de Esperanza por el Cambio (conservador); el independiente Luis Ratti, y el exoficialista Reinaldo Quijada, de Unidad Política Popular 89.

Las encuestas, como es habitual en Venezuela, muestran cifras muy disímiles.

De acuerdo con un estudio realizado entre el 9 y el 14 de abril por la encuestadora Meganálisis, 67,5 por ciento del electorado venezolano no participará en las elecciones, mientras un sondeo similar realizado un mes atrás arrojaba 61,7 por ciento de personas dispuestas a no votar.

Otra encuesta realizada por la consultora Hinterlaces entre el 2 y 18 de abril indica que 54 por ciento de los consultados irían a votar, mientras 16 por ciento probablemente lo haría y solo 18 por ciento no participaría.

El politólogo oficialista Walter Ortiz, egresado de la Universidad Central de Venezuela, opta por creer en las consultas que auguran una “buena” concurrencia y asegura que el porcentaje de votos que obtengan las candidaturas de oposición dependerá de cuánto eco tengan los llamados a la abstención.

“Esa participación en el campo de la oposición va a disminuir o va aumentar en la misma medida en la cual sea derrotado el llamado a votar o el llamado a la abstención, que por ahora parece no tener una base argumental seria y tampoco parece tener una estrategia”, dijo.

León y Ortiz, con posturas políticas adversas, coinciden en que la propuesta abstencionista carece de estrategia clara.

“La oposición llama a la abstención sin una base alternativa que no sea simplemente abstenerse y ver los resultados por televisión”, apuntó Ortiz.

León cuestiona qué sucederá después de que los ciudadanos que se identifican con la oposición obedezcan al llamado y no concurran a las urnas.

“La pregunta importante es: yo me quedé en mi casa, no fui, celebré la ilegitimidad de la elección, pero Nicolás Maduro (actual presidente y candidato a la reelección) al día siguiente es presidente; además, no tuvo que hacer ninguna trampa para ser presidente, ganó porque los opositores no votaron”, argumentó León.

¿ABSTENCIONISMO FAVORECE A MADURO?

Ortiz cree que Maduro tiene el camino fácil no solo por la abstención y las diferencias entre la dirigencia opositora, sino por el respaldo popular con el que cuenta y por un aparato que acumula 19 años de Gobierno y 24 procesos comiciales.

“Si algo ha mostrado la historia reciente electoral en Venezuela, es que tanto el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV – gobernante) como la fuerza revolucionaria, tienen una maquinaria muy fuerte precisamente para la participación electoral”, dijo Ortiz.

León estima que solo la abstención puede dar el triunfo a Maduro, pues si la oposición hubiese resuelto participar en masa, era segura la derrota del presidente que busca reelegirse para el período 2019-2025.

El analista expuso así este dilema: “75 por ciento de los venezolanos están dispuestos a votar contra Maduro, pero solo 31 por ciento quieren participar en esta elección”.

A su juicio, la oposición debió unificarse en torno a una única opción: o bien abstenerse en masa, o bien lanzarse a una votación masiva.

Esa unidad opositora era la relevante, y no la unificación de los candidatos que van a medirse con Maduro el 20 de mayo, estimó.

VOTOS “IRREVERENTES”

Puesto a considerar los llamados de algunos candidatos a unificar detrás de una sola postulación a los grupos que quieren participar, el presidente de Datanálisis consideró que Falcón estaría feliz de recibir los votos de Bertucci.

Pero es dudoso que quienes estaban decididos por el ex pastor evangélico, lo hagan por un dirigente con un pasado controversial, vinculado con el oficialismo y con la dirigencia opositora tradicional.

Por eso, “no podemos decir que los 10 puntos de Bertucci se van a ir con Falcón, porque una parte de esos votos tienen que ver con la condición (religiosa) del candidato, es un candidato evangélico que tiene una característica muy particular”, alegó.

Además, la mayoría de esos votos por Bertucci son “irreverentes”.

“Son votos que están con Bertucci como una expresión de protesta contra Maduro, pero también contra Falcón”, expresó.

Ortiz, en cambio, cree que la única opción que puede tener la oposición está en unificar las candidaturas y en una campaña que cale en quienes no saben qué hacer: votar o abstenerse.

“El hecho de que haya una candidatura unitaria es necesario para la oposición si quiere tener alguna oportunidad real, pero en segundo lugar presentarle una agenda al país creíble, o al sector opositor que está llamando a no votar y que resta mucha fuerza a esos factores que están enfrentando al presidente Nicolás Maduro”, destacó.

EL JUEGO PUEDE VOLTEARSE

León describe el panorama de la siguiente manera: alrededor de 30 por ciento de los encuestados están muy dispuestos a votar, mientras hay otra porción de casi 30 por ciento medianamente dispuestos a sufragar.

La clave es qué harán esos que no rechazan por completo la concurrencia, pero tampoco son entusiastas: ¿votarán o no?

“Aun cuando en el pasado no votaban –pero también eran chiquitos y había demasiada gente en el grupo muy dispuesto–, nosotros no podemos estar en este momento completamente seguros de que el grupo medianamente dispuesto no votará, porque al final de la campaña se puede motivar, porque él va a tener un vacío, y el vacío más importante es que no está respondida la pregunta: ¿qué voy hacer yo el día siguiente de que me abstenga?”, insistió León.

El analista concluyó que una participación promedio “real” en las elecciones pondría en riesgo una de las estrategias opositoras: que una baja concurrencia a las urnas reste legitimidad al proceso e incremente la presión internacional contra Maduro.

Ortiz valoró que el Consejo Nacional Electoral (CNE) y el Gobierno ofrecen todas las garantías de igualdad y transparencia a los candidatos.

Pero León fue tajante en considerar lo contrario.

“¿Yo puedo votar por los candidatos que a mí me da la gana? No puedo votar por Leopoldo López, no puedo votar por Henrique Capriles (ambos inhabilitados), no puedo votar por (el partido) Primero Justicia ni por Voluntad Popular (…) entonces tengo derecho y razones para decir que esta no es una elección competitiva ni democrática y para no tener ganas de participar en ella”, complementó.

Por ello para el analista es incierto lo que pueda ocurrir el 20 de mayo.

“Tiene que ver con la gente que se siente escéptica, triste, que no quiere validar a Maduro, que no se siente identificada con la oposición, que no les gusta Falcón, y todo eso es realmente la abstención”, concluyó.

Ortiz insistió en que la vía para el sector contrario a Maduro es unificarse en torno a sus propuestas centrales.

A su juicio estas son un llamado a Estados Unidos y a la Unión Europea para que lideren un proceso de intervención “que llamarían ayuda humanitaria” y la construcción de una alternativa política al Gobierno revolucionario, al margen de acciones violentas y de golpes de Estado.

En medio de este debate se desarrolla una campaña presidencial que culminará el día 17.

Los adversarios de Maduro claman por el cumplimiento de una serie de garantías firmadas el 2 de abril por los candidatos.

El CNE sostiene que las cumple a cabalidad.

Los sectores que quedaron al margen del proceso por decisión propia o del CNE, exigen que se posterguen las elecciones para diciembre y se otorguen garantías de igualdad, competencia y transparencia.

*Sputnik

Anuncios

Categorías

About el comunista (93131 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: