Anuncios

Este mar estará completamente ‘libre’ de buques de EEUU

El Gobierno de Rusia ha aprobado el proyecto de Convención sobre el estatus legal del mar Caspio, que ahora tiene que ser ratificado por el presidente, Vladímir Putin.

Los cinco Estados con acceso al Caspio (Azerbaiyán, Irán, Kazajistán, Rusia y Turkmenistán) han estado trabajando sobre este documento, al que ha tenido acceso Kommersant, durante más de 20 años. La necesidad de dividir el mar Caspio entre los cinco países surgió después del colapso de la URSS y se espera que los jefes de Estado firmen la Convención sobre sus aguas en la quinta cumbre del Caspio, que se celebrará en Aktau, Kazajistán, el 12 de agosto.

La defensa

El preámbulo enfatiza que “el mar Caspio tiene una importancia vital para las partes y solo ellos tienen derechos soberanos” con respecto a su territorio y sus recursos. Se prevé que el uso y disfrute del mar Caspio se limite a “fines pacíficos”.

El documento recoge puntos por los que Rusia había abogado previamente de manera activa, incluida una disposición sobre la “no presencia” de fuerzas armadas de terceros países en el Caspio. Los Estados del Caspio también se comprometen a no otorgar su territorio a nadie “para cometer agresiones y otras acciones militares contra ninguna de las partes” y se emplazan a asegurar “un equilibrio estable de armas en el mar Caspio” y “llevar a cabo un desarrollo militar dentro de los límites razonables, teniendo en cuenta los intereses de todas las partes”.

Rusia e Irán son ahora los actores más activos en el despliegue de sus fuerzas militares en el Caspio. En particular, en abril, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, anunció el traslado de la Flotilla del Caspio desde su base actual, en Astracán, al puerto daguestaní de Kaspiysk. Esta mudanza iba acompañada de una ampliación radical de su plantilla e infraestructuras.

Según Kommersant, esta decisión estuvo motivada por el deseo de “aumentar la movilidad de las principales fuerzas de la Flotilla”. Los militares calcularon que sus buques tenían una salida al mar demasiado larga desde Astracán, situada a orillas del río Volga —que desemboca en este mar—. Está previsto que la nueva base principal de Kaspiysk comience a funcionar plenamente a finales de 2018.

Aspectos económicos

El Caspio es reconocido como un mar y no como un lago —pese a no tener salida a los océanos—.

Se propone que el área del Caspio se divida entre aguas interiores, aguas territoriales, zonas de pesca y zonas acuáticas generales. Por lo tanto, una gran parte de las zonas acuáticas y sus recursos biológicos seguirán siendo de uso común.

Las áreas del fondo marino y el subsuelo deberían dividirse en sectores nacionales y los países podrán tender tuberías. Esto requiere coordinarse únicamente con el Estado que controle la zona por la que pase la tubería. El resto de vecinos, por su parte, únicamente tiene que ser avisado del trazado del tendido.

Por lo tanto, formalmente, esta cláusula abre la puerta a la construcción del gasoducto Transcaspiano que una Turkmenistán y Azerbaiyán —en las orillas opuestas del mar—. Un proyecto similar fue discutido a mediados de la década de 1990 y su objetivo principal es combinar los sistemas de transporte de gas de estos países, lo que permitiría suministrar gas turkmeno a través de Georgia y Turquía a Europa.

Este proyecto siempre ha sido apoyado activamente por EEUU y la Comisión Europea, ya que ofrecía a Europa una alternativa real al gas ruso —gracias al acceso a importantes recursos turcomanos, país que posee las cuartas mayores reservas de gas del mundo—.

Sputnik

Anuncios

Categorías

About el comunista (89314 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: