Anuncios

La coalición multicolor de López Obrador, favorita para ganar la presidencia de México

La coalición mexicana Juntos Haremos Historia, que postula a la presidencia a Andrés Manuel López Obrador, el favorito a ganar las elecciones de este domingo, recogió en su camino a personajes de todo tipo de creencias ideológicas y religiosas, protagonistas de notables controversias que cambiarán la conformación del Congreso.

“Un triunfo de la coalición de López Obrador cambiará la configuración del Congreso, y si se suman los perfiles de las otras alianzas asistiremos al fin del sistema de partidos como lo conocimos en los últimas tres décadas”, dijo a Sputnik el politólogo Carlos Heredia, del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE).

El autor señala que la coalición es encabezada por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) un partido “hecho a la medida de López Obrador”, luego de escindirse del Partido de la Revolución Democrática (PRD, centroizquierda), que había respaldado sus dos candidaturas presidenciales anteriores, en 2006 y 2012.

El carismático dirigente también ganó las elecciones a jefe de gobierno de la Ciudad de México en el año 2000, antes de su primera contienda presidencial.

Además de Morena, y del más radical Partido de los Trabajadores, la coalición Juntos Haremos Historia sorprendió al mundo de la política nacional al sumar al Partido Encuentro Social, una organización de derechista de base religiosa evangélica, creada en 2006.

Hasta ahora ese partido, que rechaza la agenda liberal de los movimientos de mujeres por el derecho al aborto y de los homosexuales, había tenido una presencia muy reducida, más bien limitada principalmente a la zona norte del país.

“El PRD se desangró por la fuga de la mayoría de sus militantes hacia el Morena y mientras estamos hablando muchos se siguen cambiando de camiseta antes de las elecciones”, dijo el analista.

Ese desprendimiento ya le había hecho daño al PRD en la primera elección federal en la que participó Morena, en 2015, cuando le arrancó 8,8 de los votos a su partido matriz, que se quedó con 11,4 por ciento en las elecciones legislativas.

Con ese resultado, los seguidores de López Obrador entraron por primera vez vestidos con el color vino tinto de Morena, a ocupar 35 asientos del Congreso, dejando al PRD con 56.

MIGRACIÓN DESDE LA “MAFIA DEL PODER”

A la coalición que respalda a López Obrador se han sumado dirigentes sindicales de la industria minera y la educación, cuestionados por corrupción, así como líderes de los partidos como el Revolucionario institucional (PRI, gobernante) y Acción nacional (PAN, centroderecha)

Esas formaciones a las cuales el líder de izquierda suele cuestionar señalando que conforman una “mafia del poder” que se ha alternado en su ejercicio gracias a la corrupción, nutrieron con algunos disidentes no solo las filas del Morena, sino incluso las listas de candidatos al Congreso y las alcaldías.

AMLO, el acrónimo de Andrés Manuel López Obrador, con el que se lo conoce desde sus primeras campañas, ha defendido el apoyo de los sindicalistas cuestionados, como el de la exdirigente magisterial Elba Esther Gordillo, acusada de malversar millonarios fondos del sindicato, quien recientemente salió de la cárcel a cumplir prisión domiciliaria.

También causó revuelo el líder minero Napoleón Gómez, exiliado en Canadá tras acusaciones de fraude.

López Obrador responde que estos polémicos dirigentes tienen el derecho a defenderse y que han sido blanco de conspiraciones por oponerse a la “mafia del poder”.

Sus seguidores afirman que conformar una coalición amplia se justifica ante la necesidad de lograr el respaldo mayoritario en el Congreso, necesario para promover las reformas sociales y económicas que requiere la transformación de México.

Una nueva correlación de fuerzas en el legislativo es requerida para crear una alianza en favor del presidente y los cambios que promete.

Desde 1997 ningún partido ha tenido mayoría legislativa, y tres formaciones, el PRI, el PAN y el PRD, han tenido que negociar los acuerdos de refirmas, como el Pacto por México acordado en los primeros meses del gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Consciente de que la corrupción es una de las principales preocupaciones de los mexicanos, AMLO prometió realizar un “gobierno austero”, y renunciar a privilegios como el del avión presidencial.

Además promete convertir a la extensa y boscosa residencia presidencial de Los Pinos en un museo y centro cultural.

El candidato afirma que basta con recuperar los recursos del erario que se van hacia la corrupción, que él estima en 25.000 millones de dólares, para apalancar los programas sociales de salud, educación y vivienda.

Pero al mismo tiempo, López Obrador ha propuesto una amnistía para los mandos medios del narcotráfico, no a sus líderes, y que no perseguirá a sus antecesores por denuncias de corrupción, como el propio Peña Nieto.

El escritor Héctor Aguilar Camín, director de la revista política y académica Nexos apuntó en un ensayo que esta aparente contradicción se explica porque AMLO tiene una “personalidad egocéntrica”, que entiende su ejercicio de la política como un legado histórico personalista.

“Se ha visto en el espejo y ha concluido que la reserva de ‘simple moralidad’ que le falta a México es él mismo, que él es el instrumento capaz de poner fin a la corrupción que agobia a la República; y que bastará con hacerlo presidente, y la limpia vendrá desde arriba”, escribió Aguilar Camín en la influyente revista mensual.

La postura de López Obrador sobre “la corrupción no es la única en la que sus polémicas alianzas electorales podrían causarle problemas”, indicó por su parte Heredia.

Otro flanco es el tema del aborto, que en México es ilegal en algunos estados, y el matrimonio igualitario, en el cual el candidato favorito de la izquierda ha mantenido siempre una postura moderada.

López Obrador estima que esos asuntos se circunscriben a una decisión personal, alejado de las posturas tradicionales de los líderes de las izquierdas.

El actor Diego Luna, de orientación política progresista, quien respalda a los defensores de los derechos humanos, cuestionó en sus redes sociales que AMLO no haya sido consecuente en defender la despenalización del aborto.

“Es triste que el candidato de ‘izquierda’ proponga poner a consulta ciudadana los derechos de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero), los derechos de todos son prioridad, por lo menos en el país donde yo quiero vivir”, dijo el laureado actor.

Las elecciones se celebrarán este domingo 1 de julio.

Sputnik

Anuncios

Categorías

About el comunista (84613 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: