Cómo y para qué busca Trump quebrar la Unión Europea

El pasado 25 de julio, el líder estadounidense, Donald Trump, recibió en la Casa Blanca al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Desde Bruselas no escondían que tenían «la esperanza de convencer a Trump» de que son «aliados cercanos, no enemigos».

El secretario general de la CE y ex jefe de gabinete de Juncker, Martin Selmayr, citado por ‘Politico’,  llegó a expresar la esperanza en que las conversaciones de Washington ayudaran a frenar la espiral de la disputa arancelaria entre EEUU y la UE.

No obstante, el alto funcionario reconoció que Bruselas tenía «bajas expectativas» en que eso sucediera. Y no solo por la firme disposición de Trump de cambiar el balance comercial a favor de EEUU, sino también porque traer a Washington una posición consolidada europea sobre las relaciones con Washington es una tarea prácticamente imposible.

En medio del proceso de salida del Reino Unido de la UE, los dos jugadores europeos de mayor peso económico —Alemania y Francia— no llegan a un acuerdo sobre cómo responder a la guerra de aranceles que inició Washington con la llegada de Trump al poder.

«La posición oficial de París consiste en que la UE no debería llegar a ningún acuerdo con EEUU mientras le esté apuntando con un cañón de pistola en la cabeza. (…) En Berlín, mientras tanto, temen que los estadounidenses impongan aranceles del 20% a los automóviles y quieren acordar un alto el fuego a toda costa», indica el columnista de Expert Serguéi Manukov.

La Unión Europea cerró 2016 con un saldo positivo el intercambio comercial con EEUU. La comunidad de los 28 exportó más bienes y servicios al país norteamericano de los que importó, con una diferencia de 147.000 millones de dólares. En enero de ese mismo año, se celebró la investidura de Donald Trump, quien prometió revertir la situación. El actual mandatario estadounidense considera que la industria automotriz alemana es la principal causante de ese desequilibrio.

Pero los posibles aranceles adicionales a los autos europeos preocupan a Emmanuel Macron mucho menos que a Angela Merkel, dice Serguéi Manukov. Lo que sí temen los franceses es que la Casa Blanca ponga sus ojos sobre el sector agropecuario. Los impuestos adicionales de EEUU a las aceitunas españolas son vistos en el Elíseo como el primer disparo en el frente agrario de la actual guerra comercial.

El ministro de economía y finanzas francés, Bruno Le Maire, advierte que la situación de desunión actual va en la línea de las intenciones de Donald Trump de quebrantar a la UE. Para eso el mandatario estadounidense critica a Alemania por provocar el desequilibrio comercial, al tiempo que complace y persuade a Francia a salir de la Unión y establecer relaciones directas y más convenientes con EEUU.

Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (82814 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: