Un dolor para el resto de la vida: el aniversario de los atentados en Cataluña

Este 17 de agosto se cumple el primer año de los trágicos eventos que tuvieron lugar en varias ciudades de Cataluña. Con motivo de este triste aniversario, Sputnik recuerda las historias de las personas que sufrieron en primera persona los atentados terroristas en esa región.

Por Denis Lukyanov*

Entre las historias trágicas que pusieron fin a la vida feliz de varias familias, está la de un matrimonio canadiense.

Ian Moore Wilson, de 75 años, murió tras ser atropellado por la furgoneta del terrorista, mientras que su mujer, Valerie Wilson —que ahora tiene 77—, resultó gravemente herida.

La pareja había llegado desde Vancouver (Canadá) a ver al nieto quien estaba jugando en un campus con el club de fútbol Barcelona, explicó a Sputnik el presidente de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT), José Vargas Rincón.

«Estaban paseando por las Ramblas cuando apareció la furgoneta. Le pegó tal golpe que le levantó del suelo y lo tiró contra la acera. Esto lo hirió en la cabeza y el hombre murió casi en el acto. A la mujer, la furgoneta le pasó por encima por la mitad de su cuerpo», relató.

Valerie sufrió heridas graves en el hombro, el brazo y la pierna. Hasta el día hoy sigue recuperándose de las consecuencias del ataque.

La organización ayudó a que le atiendan en los hospitales locales, antes de que regresara a Canadá.

Vargas también relató una historia de un trabajador de un quiosco de periódicos en la Rambla, Pablo Abecasis, que resultó herido durante el ataque terrorista. En el transcurso del atentado, la furgoneta arrolló el puesto de ventas. Como resultado, el hombre sufrió heridas graves.

«El atentado es un dolor y un sufrimiento que la víctima tiene para siempre. Con el tiempo se va atenuando un poco, no obstante, estos recuerdos siempre quedarán en la mente. Es una experiencia que cada una de las víctimas va a tener para el resto de su vida. Esta es una cosa que siempre van a llevar encima», indicó.

Una experiencia horrible

Raquel González, es uno de las testigos de los acontecimientos de aquel día. La joven compartió con Sputnik sus memorias de los eventos del 17 de agosto en Barcelona.

«Empecé a entender la gravedad de lo que estaba pasando cuando vi a gente gritar y correr. Yo trabajo en la calle Pelayo, que está cerca de las Ramblas. Para bajar y entrar en las Ramblas los coches y la gente tienen que pasar por esta calle», explicó.

Raquel vio la furgoneta terrorista por la cámara de seguridad de la farmacia en la que trabaja. El automóvil bajó por la calle justo en el momento en el que la entrevistada estaba trabajando, un minuto antes de que ocurriera el atentado.

«Cuando oímos a la gente gritar, nadie sabía cuál era el motivo. Hubo los que decían que era una bomba, un atentado. Nos dimos cuenta [que algo grave pasaba] cuando empezamos a ver muchos policías, ambulancias y bomberos», recordó.

Sin embargo, Raquel se enteró de las razones verdaderas del alboroto solo cuando regresó a su casa y encendió la televisión.

«Cuando quisimos irnos de la farmacia, no nos dejaban salir ni cerrar el establecimiento. No nos dejaban salir de la calle Pelayo. Los guardias nos dijeron que no podríamos salir de allí. Luego, nos fuimos en direcciones contrarias al lugar donde había pasado el atentado», detalló.

No había ningún medio de transporte, por eso Raquel tuvo que caminar hasta su casa durante más de una hora.

La entrevistada asegura que se acuerda perfectamente lo que ocurrió hace un año.

«Lo veo horrible. Trabajaba justamente al lado. Salir sin saber qué va a pasar en ese momento fue un horror y desagrable. Los primeros días me daba miedo ir al trabajo y al centro de la ciudad. Cuando paso por la zona donde ocurrió siempre me acuerdo», concluyó.

En los atentados islamistas del 17-A en Barcelona y Cambrils fallecieron 16 personas sin contar a ocho terroristas y dejaron 152 heridos.

Cuatro miembros de la célula terrorista, Moussa Oukabir, Said Aallaa, Mohamed Hychami, Omar Hychami y Houssaine Abouyaaqoub, fueron abatidos en Cambrils, y un quinto, Younes Abouyaaqoub, en Subirats; el imán Abdelbaki Es Satty, considerado el cerebro de la operación, falleció en la explosión en Alcanar, junto a Youssef Aalla, hermano de uno de los detenidos.

Los atentados fueron reivindicados por Daesh, acrónimo de la organización terrorista Estado Islámico, prohibida en Rusia y otros países.

Otras cuatro personas fueron detenidas en relación al atentado, cuya investigación sigue en marcha a pocos días de que se conmemore su primer aniversario.

*Sputnik

About ELCOMUNISTA.NET (72907 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: