Anuncios

Tribunal desconoce el aspecto político de asesinato de Berta Cáceres, dicen sus abogados

El tribunal a cargo del juicio por el asesinato en 2016 de la activista hondureña Berta Cáceres está desconociendo los componentes políticos del crimen, dijo a Sputnik la abogada Heidy Alachan, integrante del equipo que representa a la familia de la víctima.

“Ha sido evidente la determinación por parte del tribunal de desconocer la esfera política que tiene el juicio de la condición de Berta como coordinadora general del Copinh (Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras)”, señaló Alachan.

Cáceres, fundadora del Copinh, fue asesinada a tiros en su casa el 3 de marzo de 2016 pese a que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) había pedido al Estado hondureño medidas cautelares de protección para su vida.

Para el equipo legal el tribunal ha elegido desconocer el contexto en el que se consumó el asesinato de Cáceres.

“La jueza presidenta del tribunal afirmó que ellos iban a juzgar solo lo que había pasado el 2 de marzo y la participación de las personas en el hecho ocurrido ese día”, explicó la abogada.

Días antes de ser asesinada, Cáceres realizó denuncias relacionadas al proyecto hidroeléctrico Agua Zarca de la empresa Desarrollos Energéticos Sociedad Anónima (DESA), por considerarlo una amenaza para el territorio de las comunidades indígenas de la etnia lenca.

Nueve personas se encuentran en detención preventiva por el asesinato, algunas de ellas vinculadas con la empresa encargada de la construcción de la represa y otras con lazos con las fuerzas armadas.

Entre los nueve se encuentra el expresidente ejecutivo de DESA, Roberto David Castillo, aunque el proceso contra él se lleva por separado.

La familia Cáceres no solo responsabiliza a DESA de su asesinato, sino también al Estado hondureño.

LAS PRUEBAS

El 31 de agosto se celebró la audiencia de proposición de pruebas, varias veces pospuesta debido a presuntas irregularidades.

Por ejemplo, el Ministerio Público (fiscalía) no había entregado la totalidad de la información que habían solicitado los querellantes, es decir el equipo legal que representa al Copinh y a la familia de Cáceres.

En la audiencia no se admitieron como pruebas para el juicio informaciones relacionadas a directivos de DESA, “en este caso a cuatro integrantes de la familia Atala Zablah, dueños de la empresa, quienes, según datos telefónicos” tenían “responsabilidad y participación en la ejecución de ataques sistemáticos al Copinh y en contra de Berta”, dijo la abogada.

Esas cuatro personas habían sido propuestas como testigos, así como también varios funcionarios públicos, pero el tribunal decidió no admitirlos.

Hasta agosto, el Ministerio Público incumplió cuatro órdenes judiciales por no entregar la información solicitada en 38 pedidos por las víctimas.

El Ministerio Público puso a disposición parte de la información dos días antes de la audiencia, lo que obligó a que fueran las víctimas quienes tuvieran que gestionar peritos expertos e independientes para que procesaran la información debido al poco tiempo previo a la audiencia.

Sin embargo, el tribunal tampoco admitió como prueba los peritajes realizados, “por lo que la información va a tener que ser procesada e introducida de otra forma”, relató la abogada.

A dos años y cuatro meses del asesinato de Cáceres, el Ministerio Público ni siquiera realizó los peritajes correspondientes de la información vinculada a algunos imputados, el empleado de DESA, Sergio Rodríguez, el exjefe de seguridad de la empresa, Douglas Rodríguez, y el mayor del ejército Mariano Díaz Chávez.

“Había una intención de proteger a estas personas que son las que tienen mayor responsabilidad dentro de los ocho imputados y que son de interés en perspectiva de castigo para el Copinh, para las víctimas”, expresó Alachan.

La abogada señaló a esta agencia que el soporte internacional ha ayudado a visibilizar el caso y a presionar al Estado de Honduras y a exigir resultados.

“Lo que están planteándose es condenar a las personas que tienen la responsabilidad mínima para dar por satisfecha la necesidad de justicia para Berta; esto para nosotros es como una bofetada y no podemos permitir que esto suceda, necesitamos que la justicia llegue a las personas implicadas con máxima responsabilidad”, añadió.

Además, aseguró que estos son los primeros peldaños que conducen a la estructura criminal conformada por DESA que se “transformó en una asociación ilícita desde donde delinquieron, desde donde planificaron ataques sistemáticos contra el Copinh, contra líderes históricos de la organización”.

“El Estado de Honduras está fallando, como en muchos casos en que sus actuaciones, a través de las instituciones, están encaminadas a garantizar la impunidad a ciertos actores”, sentenció la abogada.

MEDIOS Y AMENAZAS

La integrante del equipo legal que representa a la familia de Cáceres detalló los ataques sistemáticos e institucionales al abogado histórico del Copinh, Víctor Fernández, “a quien (están atacando) por distintos frentes de este caso y en otros que se están litigando referentes al modelo extractivo”.

En los últimos meses se han levantado campañas de desprestigio de Fernández con información falsa referente a su quehacer como abogado y también hubo seguimientos y amenazas por vía telefónica, según Alachan.

“Honestamente, nosotras tenemos la tranquilidad de entender que estamos expuestas a este nivel de riesgo y procuramos comprenderlo desde la tranquilidad y la serenidad para que esto no nos limite en el trabajo”, contó la abogada.

Alachan considera que en Honduras “sigue habiendo una justicia selectiva” y que es “evidente la colusión que hay entre los intereses trasnacionales y el Estado de Honduras”.

“En este caso no es solo la actitud complaciente por parte del Estado, sino también el componente fundamental del bloqueo mediático corporativo que hay frente a los avances de la causa y sobre todo frente a la denuncia de otros autores como la familia Atala Zablah”, señaló la abogada.

Además, los medios de comunicación de Honduras “no están hablando de las audiencias, de la causa”, pues solo los medios alternativos cubren el caso, lo que demuestra la “capacidad de bloqueo que tiene el poder frente a la información”, opinó.

El juicio oral y público contra los ocho presuntos autores materiales del asesinato comienza el próximo lunes 17 en el Tribunal de Sentencia en Tegucigalpa y está previsto que se extienda un mes.

Sputnik

Anuncios

Categorías

About el comunista (88874 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: