Anuncios

La doble lectura del referéndum sobre el cambio de nombre de Macedonia

El oficialismo de Macedonia y la oposición dieron distintas lecturas del referéndum del domingo sobre el cambio de nombre del país, que no cumplió con el mínimo de participación.

En el plebiscito participó el 36,91 por ciento del censo electoral, inferior al 50 por ciento requerido por la Constitución.

Para el primer ministro Zoran Zaev fue todo un éxito la consulta popular para cambiar la denominación del país a República de Macedonia del Norte que permite su incorporación a la Unión Europea y la OTAN.

«Hoy hemos sido testigos del éxito de la democracia, el éxito de una Macedonia europea, el éxito del país y de todos sus ciudadanos», dijo Zaev tras el referéndum.

La titular de Defensa macedonia, Radmila Sekerinska, subrayó que el pueblo eligió la vía europea.

«Deciden los votos de los que participaron (…) Una gran mayoría de los que fueron a votar apoyaron la idea de una Macedonia europea», dijo en rueda de prensa.

La ministra insistió en que el resultado de la consulta popular «significa una clara determinación por una Macedonia europea».

«La idea política sobre el futuro europeo de nuestro país acaparó más votos a favor que cualquier ganador de todas las elecciones legislativas celebradas desde la obtención de la independencia (en 1991)», remarcó Sekerinska.

Por su parte, el líder del principal partido opositor macedonio VMRO-DPMNE, Hristijan Mickoski, quien boicoteó el referéndum, afirmó que «el pueblo dijo ‘no’ a las manipulaciones de las actuales autoridades con la OTAN y la UE».

«Es una derrota no solo para el acuerdo con Grecia, sino para los criminales en el poder», resaltó al añadir que «Zaev y su Gobierno perdieron legitimidad».

Tras conocerse los datos de la consulta, la UE llamó a las autoridades de Macedonia a respetar la voluntad del pueblo.

«Hay un gran apoyo al acuerdo de Prespa (sobre el cambio de nombre de Macedonia) y al camino euroatlántico. (…) Espero que los líderes políticos respeten esta decisión y la implementen con la máxima responsabilidad», expresó el comisario europeo de Ampliación, Johannes Hahn, en una rueda de prensa.

La Alta Representante de la Política Exterior de la UE, la italiana Federica Mogherini, instó a los políticos macedonios a cumplir la Constitución.

«Todos los actores políticos e institucionales deben actuar en el marco de sus responsabilidades constitucionales sea cuál sea la línea de su partido», dijo Mogherini.

Según Mogherini, «es una oportunidad histórica no solo para la reconciliación en la región sino para el avance significativo del país hacia el camino europeo».

Señaló, además, que la UE se compromete a «prestar su pleno apoyo al país, sus instituciones y a todos sus ciudadanos».

La OTAN también aplaudió el referéndum que no alcanzó el mínimo de participación exigido por la Constitución.

«Saludo el ‘sí’ del referéndum, pido a todos los líderes políticos y partidos a actuar de manera constructiva y responsable para aprovechar esta oportunidad histórica», escribió el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en su cuenta de Twitter.

Añadió que «las puertas de la OTAN están abiertas, pero deben ser respetados todos los procedimientos nacionales».

LA SOMBRA DE LA NULIDAD

Varios expertos constaron que la consulta no cumplió con el requisito mínimo de asistencia para ser considerado válido.

En particular, Elena Guskova, directora del Centro de Análisis de la Crisis Contemporánea de los Balcanes, sostuvo que desde el punto de vista legal el referéndum debe ser considerado inválido al no cumplir el mínimo de participación.

«Oficialmente el referéndum es nulo y es que, según la Constitución de Macedonia, es válido solo cuando vota el 50 por ciento de los electores más uno», dijo la experta a Sputnik.

Guskova indicó que «la oposición llamó a sus electores a no votar y boicotear el referéndum».

«Los que no votaron, el 60 por ciento de los electores, se pronunciaron en contra del referéndum y los que sí votaron, casi el 40 por ciento, son partidarios del primer ministro (macedonio Zoran) Zaev», remarcó.

Para las estructuras europeas, puntualizó, era importante que ese referéndum no vinculante sea válido.

La mayoría de los macedonios, sostuvo, está a favor de ingresar en la UE y en la OTAN, pero no quiere el cambio de nombre del país.

«La propia pregunta fue formulada con astucia: «¿Apoya usted la incorporación en la UE y la OTAN aceptando el acuerdo entre Macedonia y Grecia? En ningún momento se hizo mención al cambio de nombre», remarcó.

Guskova resaltó que tanto el Gobierno como la oposición defienden la entrada en la OTAN y en la UE.

Sin embargo, subrayó, «el 60 por ciento de la población se opone al cambio de denominación del país de Macedonia a Macedonia del Norte y este es el punto clave de la cuestión».

«El siguiente paso del Gobierno será llevar este asunto al Parlamento», puntualizó.

La experta auguró que el tema de la integración en la UE y la OTAN seguirá en la agenda del Gobierno.

Macedonia y Grecia llevan ya más de 25 años sumidos en una pugna por el nombre de la antigua república yugoslava, que coincide con el nombre de una región griega.

Sputnik

Anuncios
About el comunista (68064 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: