Anuncios

¿Se desencadenará una batalla por la Antártida?

Pese a las condiciones climáticas extremas, el continente antártico sería una importante zona estratégica militar, si no hubiera sido por el Tratado Antártico que lo reconoce como una zona libre de armas atómicas. Sin embargo, el territorio todavía representa un gran interés económico y geopolítico.

Pese a las condiciones climáticas extremas, el continente antártico sería una importante zona estratégica militar, si no hubiera sido por el Tratado Antártico que lo reconoce como una zona libre de armas atómicas. Sin embargo, el territorio todavía representa un gran interés económico y geopolítico.

El pacto sigue en vigor desde 1961 y está firmado por alrededor de 50 países. Más tarde, en 1991, los miembros del Tratado aprobaron también un protocolo que prohíbe la extracción de recursos en el continente, salvo que se haga con fines científicos.

El mencionado tratado permanecerá válido hasta el año 2048. Una vez caducado el pacto, los países tendrán que revisar sus normas.

Mientras tanto, bajo la capa de hielo antártico se encuentran unas reservas enormes de recursos naturales. A modo de ejemplo, los científicos estiman que los yacimientos petroleros de la región contienen entre 36.000 y 200.000 millones de barriles de crudo.

Aunque la humanidad tiende a utilizar energía cada vez más limpia, el petróleo continuará siendo un recurso primordial a lo largo de los próximos decenios, según advierte Mohamad Sanusi Barkindo, secretario general de la OPEP.

Es decir, la demanda energética mundial hace reflexionar sobre la posibilidad de extraer recursos en la Antártida.

Además del petróleo, el continente blanco parece albergar una reserva enorme de diamantes. Al fin y al cabo, en la Antártida hay una inmensa reserva del agua dulce —que representa un 70% de las reservas mundiales—.

Entre los países que pretenden obtener terrenos en el continente, se encuentran Australia, Argentina, el Reino Unido, Nueva Zelanda, Noruega, Francia y Chile. Al mismo tiempo, hay dos países que buscan reconocer toda la Antártida como su territorio. Estos dos son Rusia y EEUU.

Ambos países tienen la misma explicación de su derecho que tiene que ver con el descubrimiento de la Antártida. Los rusos afirman que fueron los viajeros rusos

Bellingshausen y Lázarev los que descubrieron el continente. Por su parte, los estadounidenses aseguran que fue el capitán ballenero Nathaniel Palmer el que descubrió la tierra anteriormente desconocida.

El medio estadounidense The New York Times constata que Rusia invierte un gran dinero en sus estudios antárticos. “Acaso tienen la intención seria y profunda de quedarse allí”, sugiere el geo politólogo Damián Jacubovich, citado por El Confidencial.

Además, la parte de la estrategia rusa podría residir en utilizar el continente austral para expandir el desarrollo de Glonass, una tecnología de posicionamiento satelital global con el que pretende hacer competencia al GPS norteamericano, según supone el columnista del medio español, Héctor Estepa.

Algunas zonas del continente favorecen la recepción e intercepción de las señales provenientes del espacio, según los expertos. Es decir, las operaciones de Inteligencia podrían entrar así en juego en el territorio austral, aunque la propia actividad militar está proscrita en la zona.

Aunque China no aparece en la lista, Pekín también desea sacar provecho del continente blanco. Hasta el momento, el país asiático ya cuenta con tres bases del monitoreo satelital en la Antártida.

En lo que se respecta a las instalaciones científicas antárticas, estas a veces suelen servir no solamente para llevar a cabo las investigaciones, sino también para manifestar su interés hacia la zona y confirmar su presencia allí. Por lo tanto, los miembros del tratado tienden a construir más bases y enviar más tripulantes.

Si la construcción y el funcionamiento de las bases correspondiera al interés puramente científico, los estudiosos podrían contentarse con el equipamiento destinado para el monitoreo a distancia.

No obstante, si las autoridades de algunos países optan por enviar más gente a la Antártida, su interés parece situarse más allá de los estudios de la naturaleza.

La construcción de estaciones antárticas podría encajar en una estrategia para posicionar al país de cara a la posible revisión de los tratados medioambientales en 2048 (o incluso antes).

Sputnik

Anuncios

Categorías

About el comunista (94933 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: