Anuncios

Cómo el Ejército alemán llegó a tener un complot neonazi en sus filas

En Alemania han descubierto una célula secreta de neonazis que incluía a 200 oficiales del Ejército alemán y las fuerzas especiales.

Sputnik aclaró las razones del surgimiento del grupo terrorista en el corazón de Alemania.

Los militares planearon matar a la líder del Partido Verde, Claudia Roth, al ministro de Exteriores, Heiko Maas, y al expresidente, Joachim Gauck, quien dejó el cargo el 17 de marzo. Entre otros objetivos de los golpistas figuraban los líderes de movimientos en apoyo a los migrantes.

Ni siquiera es el primer incidente de este tipo en el Bundeswehr —Ejército alemán—, destaca Ksenia Mélnikova para Sputnik. En la primavera del 2017 salió a la luz que varios oficiales habían creado una célula neonazi y estaban planeando un ataque terrorista que debería fortalecer las actitudes xenófobas en la sociedad.

Uno de los arrestados entonces era el teniente mayor de 28 años, un tal Franco A. En el curso de la investigación, se reveló que sus puntos de vista extremistas eran de conocimiento común, lo que no le impidió a Franco hacer carrera en las Fuerzas Armadas.

Casi al mismo tiempo, en uno de los barracones de la ciudad de Donaueschingen (estado federal de Baden-Württemberg), se hallaron varios artilugios —pistolas, fotos y órdenes militares— de la Wehrmacht, las Fuerzas Armadas Unificadas de la Alemania nazi. Tras el macabro descubrimiento, el servicio de contrainteligencia militar comenzó a investigar cerca de 300 casos sospechosos e identificó redes extremistas en el Bundeswehr.

El público esperaba una reacción dura de la ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen. La reacción no se hizo esperar pero fue muy particular. La ministra se apresuró a transferir la responsabilidad por el incidente al liderazgo del Ejército, acusándolo de negligencia y declarando que “ella no toleraría la adoración de la Wehrmacht en el Ejército moderno”. La ministra agregó que la culpa la tiene el espíritu de la unidad militar mal entendido por los oficiales superiores, que les obligó a pasar por alto una situación tan preocupante.

A los especialistas rusos la situación les parece sospechosa. Por ejemplo, Alexandr Kamkin, investigador del Centro de Estudios Alemanes en el Instituto de Europa de la Academia de Ciencias de Rusia, cree que fue una especie de doble juego de los servicios especiales alemanes.

“Es más probable que alguien de las Fuerzas Armadas simplemente regañara a los políticos y lo denunciaron”, opinó en un comentario a Sputnik. “Al mismo tiempo, es imposible negar que la sociedad alemana se está volviendo cada vez más derechista, lo que queda claro en el auge de la extrema derecha y el partido Alternativa para Alemania. El Ejército, siendo parte de la sociedad, no es una excepción”.

Varios hechos de la investigación que se hizo pública en los medios occidentales le parecen dudosos a Kamkin: “En primer lugar, las 200 personas que supuestamente estaban involucradas son prácticamente la totalidad de las divisiones de élite de la Bundeswehr”. Además, todos los supuestos objetivos del grupo terrorista —Roth, Maas, Gauck— eran demasiado estereotípicos: solo faltaba Merkel en la lista.

Después de la Segunda Guerra Mundial, las potencias ganadoras se atribuyeron la tarea de disuadir a Berlín de entrar en guerra para siempre. Alemania dirigió todas las fuerzas en su desarrollo económico, lo que dio sus frutos: es uno de los países más desarrollados del mundo.

Pero cuando la ayuda del Bundeswehr hizo falta para combatir los desafíos internacionales, resultó que el Ejército alemán no puede llevar a cabo operaciones militares con éxito. El equipo militar se encuentra en un estado deplorable y el Gobierno no planea gastar dinero para remediar la situación.

De las 97 unidades de equipo de gran tamaño suministradas a las Fuerzas Armadas en el 2017, solo 38 podían ser explotadas. La situación con los nuevos tanques, helicópteros y aviones era igual de mala. En febrero del 2018, el Bundeswehr se negó a participar en los ejercicios de reacción rápida de la OTAN debido al hecho de que los soldados alemanes no estaban adecuadamente equipados. Las Fuerzas Armadas germanas parecen demasiado débiles para luchar fuera de la República Federal.

Según Natalia Togánova, investigadora del Instituto de Economía Mundial y Relaciones Internacionales de la Academia de Ciencias de Rusia, la situación deplorable en el Bundeswehr es consecuencia de la política exterior de Alemania. “Las autoridades germanas aún no saben si Alemania quiere asumir más responsabilidad en los conflictos armados o no. Deberían aclararlo ellos mismos”.

Sputnik

Anuncios

Categorías

About el comunista (94933 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: