Teresa Rodríguez: «Peor que perder elecciones es asumir una vida sin derechos»

La candidata de Adelante Andalucía a la Presidencia de la Junta, Teresa Rodríguez (Rota, Cádiz,1981), defiende el acuerdo nacional entre el PSOE y Podemos porque supone «victorias para la gente» y cree que «lo peor», más que una derrota electoral, es que la próxima generación «se acostumbre a vivir sin derechos».

Pregunta.- Son sus segundas elecciones autonómicas tras las de 2015 ¿Cómo las asume, qué diferencias hay con las anteriores?

Respuesta.- La experiencia acumulada y, sobre todo, la confluencia Adelante Andalucía (formada por Podemos, IULV-CA, Izquierda Andalucista y Primavera Andaluza), es la diferencia cualitativa más importante. También haber recibido ese aluvión de experiencia, conocimiento, trayectoria y coherencia acumulada por parte de IU y los andalucistas.

P.- Explique cómo ha sido el proceso de la confluencia y qué ofrece.

R.- Ha sido un cocido a fuego lento. Hemos estado años hablando de ella. Desde que nos encontramos en el Parlamento ha habido una coincidencia natural en los temas más diversos. Eso nos ha llevado con mucha naturalidad a la conclusión de que teníamos que construir esta confluencia desde abajo. Aporta un nuevo espacio genuinamente andaluz. Queremos que cualquier persona que no se sienta vinculada a Podemos, a IU o a las organizaciones andalucistas que la conforman puedan simpatizar con un nuevo sujeto andaluz cuyo único reto es muy claro: una alternativa al «susanismo» sin pasar por las derechas.

P.- ¿Cree que son elecciones de dos bloques: derecha e izquierda?

R.- Las derechas sí están claramente marcadas. Ahora está en analizar si el «susanismo», que para nosotros está demasiado lejos del socialismo, incluso de los ideales fundacionales del socialismo, es o no de izquierda. El PSOE andaluz es la espina dorsal del régimen, los amigos de los poderes fácticos de Andalucía.

P.- Ha dicho que apoyaría al PSOE solo para frenar a la derecha. ¿Qué le exigiría a Susana Díaz para apoyarla?

R.- Susana Díaz ha demostrado ser muy mala socia con las fuerzas políticas que han llegado a un acuerdo con ella. Nos lo dice IU tras el gobierno común de 2012. Lo sabemos porque es una evidencia tras el acuerdo de investidura con Ciudadanos en 2015. Los puntos en los que también coincidíamos sobre profesionalización de la administración, regeneración democrática o eliminación de los aforamientos, no se han cumplido absolutamente ninguno. No vamos a confiar en acuerdos a largo plazo ni en un pacto de estabilidad con el PSOE, aspiramos a tener la mayoría suficiente para gobernar en Andalucía, y todo lo demás es programa, programa, programa, y acuerdos puntuales. El escenario va a ser muy volátil, con una situación cada vez más de multipolaridad política en las instituciones, en el Congreso y el Parlamento andaluz. Eso tiene que poner en el centro la importancia de las políticas, de negociar cada presupuesto, cada ley, cada medida concreta.

P.- ¿Qué van a hacer para atraer el voto de los socialistas?

R.- Simplemente recordarles algo que no se nos va a olvidar: que nuestra presidenta se ha tirado media legislatura queriéndose ir a Madrid, que para ella Andalucía es un segundo plato. Que cuando ha tenido poder en su partido, a través de la gestora, le hizo un golpe de estado a Pedro Sánchez para darle el Gobierno a Mariano Rajoy y que es el único PSOE de España que gobierna con Ciudadanos. O sea, que prefiere las alianzas con la derecha.

P.- ¿Cómo afecta el acuerdo PSOE-Podemos a nivel nacional para estas elecciones?

R.- Lo más significativo de ese acuerdo es haber quitado a Mariano Rajoy y haber regenerado un poco la vida pública a nivel estatal, mejorar el salario mínimo interprofesional, las pensiones y la dependencia.

P.- ¿Le condiciona ese acuerdo?

R.- No, estoy completamente de acuerdo con esa forma de funcionar, en llegar a acuerdos para conseguir victorias para la gente, que lleva diez años perdiendo cosas. Es nuestra obligación conseguir victorias, mejoras. Porque en el día a día, lo peor que nos puede pasar, la principal derrota que no podemos asumir no es una derrota electoral, es que la siguiente generación se acostumbre a vivir sin derechos, a que no hay contratos estables, a que el despido es libre, a que la sanidad y la educación cada vez funcionan peor. Esa es la principal derrota que no podemos asumir. Cuando eso ocurra, nadie va a echar de menos derechos perdidos y será muy difícil cambiar esa realidad.

EFE

About ELCOMUNISTA.NET (86362 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: