Anuncios

El paíño de Madeira regresa, siglos después, a la isla lusa de Berlenga

El paíño de Madeira, un ave marina que sólo nidifica en archipiélagos de Portugal y España, ha regresado, después de siglos, a la isla lusa de Berlenga, de donde desapareció amenazada por los depredadores, especialmente las ratas.

Berlenga es un islote de 80 hectáreas situado a 10 kilómetros de Peniche (costa atlántica central portuguesa), con un gran valor ambiental y un fuerte que comunica sus acantilados.

Para aprovechar su potencial, la Unión Europea ha financiado el proyecto Life-Berlenga con 1,4 millones de euros que, entre otros aspectos, permitirá recuperar la anidación del paíño.

Joana Andrade, de la Sociedad Portuguesa para el Estudio de las Aves (SPEA) y responsable del proyecto, aseguró hoy a Efe que, tras cuatro años, se ha logrado que una hembra de paíño de Madeira haya puesto sus huevos este otoño en un nido de la isla de Berlenga.

Estas aves emigran al golfo de México y el Caribe entre febrero y agosto y viven en Portugal y España de septiembre a enero.

Se trata de un tipo de ave marina bastante pequeña, entre 43 y 46 centímetros, lo que la convierte en una presa fácil para depredadores como las ratas.

Aunque no existen evidencias científicas, se estima que el paíño abandonó la isla de Berlenga hacia el siglo XVI, acosado por las ratas introducidas por las embarcaciones que amarraban en ese islote.

Por ello, el proyecto se ha centrado durante estos cuatro años en eliminar a las ratas negras de la isla y ahora, con el primer nido, los expertos siguen atentos su evolución.

Los especialistas estiman que hay unas 6.000 parejas en Portugal (Madeira y Azores) y algo más de medio millar en España (islas Canarias) de esta especie, que se puede confundir con el paíño boreal, aunque tiene ligeras diferencias en la mancha blanca de su cola o en su forma de volar, menos errática, con alas más estrechas y largas.

Es un pájaro silencioso en mar abierto, aunque en las épocas de cría emite reclamos muy chirriantes y algunos sonidos parecidos a los arrullos.

Su preservación no impedirá que la isla continúe recibiendo a turistas, que sobre todo llegan en la temporada de verano procedentes de Peniche.

El proyecto Life-Berlenga incluye también otros trabajos para recuperar el hábitat de la isla, como el control de plantas invasoras que impedían el desarrollo de otras autóctonas y la edición de un cuaderno pedagógico virtual para los visitantes infantiles.

EFE

Anuncios
About el comunista (53704 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: