Anuncios

El derrumbe de la izquierda abre el sur de España al nacional populismo

Andalucía es más europea que nunca. Los resultados de las elecciones autonómicas han dado entrada en el parlamento regional al partido Vox, una fuerza nacional populista que, con las especificidades de la política local, refleja un fenómeno que se extiende por el continente.

Por Luis Rivas*

Marine Le Pen, la jefa del partido francés, Reagrupamiento Nacional (RN) fue la primera en felicitar al primer dirigente de Vox, Santiago Abascal, en la noche del domingo 2 de diciembre. Para Le Pen, el nacimiento parlamentario de Vox supone otro éxito de esa Europa de naciones que se opone a los dictados de Bruselas y Berlín. RN y Vox coinciden en algunos puntos, pero sus diferencias son también grandes por los distintos escenarios nacionales en el que se desenvuelven.

En todo caso, además de Le Pen, el italiano Matteo Salvini, el húngaro Viktor Orbán, sus colegas del Grupo de Visegrado, el holandeses Geert Wilders (Partido por la Libertad) o formaciones similares en Austria, Dinamarca o Suecia pueden sentirse cercanos a Vox en su programa sobre el tratamiento de la inmigración en masa y en su rechazo al islam político. En ese sentido, sí, el nacional populismo europeo puede pretender tener un nuevo aliado europeo. La familia de la izquierda continental sufre, por su parte una nueva decepción.

Vox irrumpe con estrépito en la sede del legislativo andaluz con 12 diputados de los 109 del Parlamento, cuando las encuestas oficiales, controladas por el gobierno socialista, le otorgaban de 1 a 4. La importancia de su éxito se mide también por haberse convertido en el elemento que puede orientar la configuración del futuro gobierno andaluz.

El Partido Socialista Obrero Español de Andalucía (PSOE-A), que permanecía en el poder desde hace 36 años, sufre un batacazo espectacular, que no esperaba. Se mantienen como primer partido en escaños y ello lleva a su líder Susana Díaz a pedir el apoyo de los “constitucionalistas”, es decir, Partido Popular (derecha) y Ciudadanos (Centro), para mantenerse en el poder como formación más votada y hacer frente unidos contra lo que califica de la “extrema derecha de Vox”.

El Partido Popular (PP) mantiene su segunda posición, a pesar de haber bajado de 33 a 26 escaños. Una cierta euforia viven los “peperos” andaluces por haber evitado el sorpaso de Ciudadanos (C’S), tras enfrentarse por primera vez a unas urnas después de haber sido desalojados del poder en el Parlamento estatal, por la moción de censura a Mariano Rajoy.

Ciudadanos también canta victoria. Es el partido que más crece; pasa de 9 a 21 puestos, lo que le otorga lo que antes se llamaba la victoria moral, pero no le facilita el acceso a la presidencia regional.

A la izquierda del Partido Socialista, la formación Adelante Andalucía, que no quiso comparecer bajo las siglas de sus hermanos, Podemos, ha perdido cinco puntos y tres escaños. Sumados a los socialistas, la izquierda andaluza sufre un agujero de más de 700.000 votos.

Así las cosas, el centroderecha piensa que les corresponde gobernar juntos. El problema es saber quién ocupará la presidencia. EL PP expone que son el segundo partido más votado. C’S, que el único partido que ha ganado votos. Juntos no llegan a la mayoría de 55 escaños. Si la centroderecha quiere gobernar en coalición, como así lo han expresado, necesitarían el apoyo exterior de Vox, o de los socialistas. Y ahí reside la cuestión clave. Al PSOE-A le convendría de cara a las elecciones generales que Vox utilizara sus 12 diputados para consolidar una alianza de centroderecha.

Aunque Vox quedara fuera de un eventual gobierno, para los socialistas sería un argumento de futuro: “PP y C’S se unen a la extrema derecha para gobernar”.

Como estrategia electoral es legítima. Pero es también una contradicción ética, pues la propia Susana Díaz llama a los partidos constitucionalistas a “hacer frente al Fascismo”. Poder seguir al frente del gobierno después de su debacle en las urnas parece pretencioso. Una dimisión y un apoyo crítico a un gabinete de centroderecha podría ser más elegante, si quiere marginar a Vox.

Una derrota para Pedro Sánchez

Pero Andalucía debe leerse también en clave nacional. Pedro Sánchez gobierna en España con el apoyo de partidos no precisamente constitucionalistas, sino con fuerzas independentistas que rechazan la Constitución y con el sostén de otras formaciones de extrema izquierda que también denuestan la actual Carta Magna.

La explosión electoral de Vox es en buena parte una reacción a la situación en Cataluña, donde el independentismo radical no solo gobierna, sino que se permite chantajear a Sánchez con la amenaza de dejar caer el gobierno minoritario de Madrid. Vox ha ganado votos proponiendo entre otras cosas, la suspensión de la autonomía catalana, y ese mensaje cala entre buena parte de la población en cualquier región de España.
Por eso, los comicios andaluces representan una bofetada electoral para Sánchez. Su rivalidad con Susana Díaz será esgrimida por algunos. Pero la realidad es que su situación es delicada. Sánchez ha perdido todas las elecciones a las que se ha presentado personalmente. Las andaluzas eran las primeras desde su llegada al gobierno por una carambola parlamentaria, eso sí, constitucionalmente legítima. Y por primera vez en la historia andaluza, los socialistas, bajo su jefatura, sufren una hecatombe.

Sánchez ya ha empezado a ser acosado, aún más, por sus socios parlamentarios independentistas. Convocar elecciones anticipadas se considera un peligro, dicen algunos, por el arrastre que la ola andaluza podría suponer en toda España. Aguantar en la Moncloa bajo la presión de unos partidos que en realidad son sus principales enemigos políticos puede ser también muy arriesgado. Utilizar a Vox como espantajo no funciona. Agitar el voto del miedo y entonar el “No pasarán” es solo folklore histórico. El nacional populismo entra por el sur de España. Como por cualquier punto cardinal de Europa.

*Sputnik

Anuncios

Categorías

About el comunista (95179 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

1 Comment on El derrumbe de la izquierda abre el sur de España al nacional populismo

  1. De todas formas creo que no se puede hacer semejanza entre Le Pem con los ignorantes de vox, que yo sepa la primera amenaza, defendiendo su autonomía y nacionalismo frente a la unidad europea, pretendiendo romper con Europa entre otros arreglos para salvar su país ,por muy de derechas que esta sea. El fasciston, simplón desubicado del segundo( vox) mantiene, está enamorado y le sirve al europeismo, liberalismo y traga con lo que la Europa de los liberalismos dicta. Aunque los dos sean la derecha, la derecha francesa es mas rupturista y peleona que los españolistas de las españas de las pañoletas y las iglesias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: