Anuncios

La izquierda ausente…, ¿por qué llora?

El tratado de Doménico Losurdo, “La izquierda ausente” comenta de una forma u otra o, más o menos que: ”A partir de 1989 con el aumento del bienestar y la paz global se cumpliría una alternativa social, pero ha sido todo lo contrario”.

Por Maribel Santana*

“La crisis económica, guerras -hasta nucleares- aumentó el número de pobres y enriqueció a más ricos; las catástrofes del planeta y otros para no cansar,  necesitarían de la oposición más que nunca pero por desgracia ésta está ausente”.

Por otro lado nos tendríamos que  cuestionar que no se ha configurado el mundo a partir de esta fecha, sino que sus orígenes vienen de más lejos. Si nos remitimos al terruño España, es esa misma izquierda ausente, la que se llena la boca vendiendo la transición democrática a sabiendas que ésta la diseño Franco, pero era el momento de cerrar los ojitos y mirar para otro lado, parece ser que el horno no estaba para bollos o poner una alpargata en una jaula y esperar que cante.

Cuando una parte de una organización, individuo u otra está fuera de juego, la otra parte intenta colarle los balones. Pero la izquierda ausente creyó tan cándida, que el parlamentarismo de los ricos (aunque estuviese la izquierda ausente, en sus cubículos pertinentes) les iba a permitir desde ese espacio, llegar por todos los morrazos a una sociedad, alternativa sin explotación de clases, y todo angelical, cuando que en estos espacios no se decide nadita, que para eso está el FMI, el BM, la OTAN, y lo demás que ya sabemos. Aquí en este hemiciclo se viene a charlatanear (lo siento por los que creen lo contrario), para eso es el disenso, a justificar que están arreglando y tratando en fin de que se puede desde aquí asaltar el cielo. Por eso es el divorcio entre las masas populares y trabajadoras y éste espacio, refugio de ausentes.

Los acontecimientos en Andalucía (gana la derecha, pero en realidad,  ¿para qué iba a ganar la izquierda? Demostró cómo la izquierda ausente no estaba pero desde hace muchísimo. Esta deriva de los pobres, que temen el hambre, el paro, y las miserias desorientadas porque no hay nadie que los arregle  y les dirijan el problema, se fue con quienes se lo curraron.

Ahora la preocupación, “después de conejo ido palos a la madriguera” le oía decir a mi abuela, es la siguiente justificación.

-La derecha, les comió el coco, con el peligro de Cataluña y su separatismo.

– La derecha, les comió el coco, con los inmigrantes, que vienen a saquear las arcas.

-La derecha, bla, bla, bla…

Todo el mal está en el exterior y la izquierda ausente no se mira para adentro.  La derecha está desenmascarada, no les hace falta las críticas, ni molestarse, ¿para qué?,  si saca sus barbaries y las luce las 24 horas del día.

Ese nuevo concepto, salido de la necesidad del capital, que se refleja y se cuela cada día en las conciencias, de la gente, de no hay izquierdas ni derechas , el de las igualdades sin igualdad, las transversalidades, igualdad de todas las mujeres en general (incluidas las Koplowitz, las reinas, y otras explotadoras), ha hecho que los ricos tenga una aparente oposición de la pseudoizquierda, jugando a desarrollar una luchita y un pulso que necesita todo Estado capitalista, si no, ¿donde está la flexibilidad y la “pelea” para eje crucial del coqueteo entre los bandos?

A los trabajadores y masas populares hay que decirles la verdad por muy cruda que ésta sea o se presente, para que no haya engañifas y al final les hagan creer que los bebés vienen de la cigüeña.   ¿Se le ha oído decir a la izquierda ausente que no es el momento de hablar de imperialismo, de lucha de clases (como si no la lleváramos puesta las 24 horas del día, metabolizada hasta el tuétano), de cuestionamientos sobre la corona, sobre la OTAN, o la transición franquista? Tal vez será que los pueblos son retrasados mentales por pura biología, por tanto no se les puede decir la verdad porque se asustan, ¿o es que los intereses de la izquierda ausente están dónde están?

Los trabajadores de lo que se asustan es del hambre y la miseria, no del combate y la toma de conciencia (pregunte, pregunten a los chalecos amarillos que es lo que les asusta), pero claro la izquierda ausente que hace la misma política que la derecha  y trabajan para los mismos, solo les separa un bla, bla, bla y es por esto, por lo que los trabajadores, se apartan  de la realidad, por su ausencia.

*Trabajadora, activista y licenciada en historia.

Anuncios

Categorías

About el comunista (95178 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

1 Trackback / Pingback

  1. La izquierda ausente…, ¿por qué llora? – elcomunista.net – cristian sabau

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: