Anuncios

Créditos hipotecarios UVA: una soga al cuello de miles de argentinos

A través de los créditos hipotecarios UVA (Unidad de Valor Adquisitivo), miles de argentinos pudieron acceder al sueño de una propiedad: el depósito inicial era muy inferior al de los préstamos tradicionales. Pero las cuotas y el capital se ajustan con el índice de inflación, una situación insostenible para quienes fueron “favorecidos” con ellos.

En un país donde la vivienda propia es un sueño,  la aparición en 2016 de los créditos hipotecarios UVA parecía la solución para los millones que deben pagar alquileres altísimos.

Argentina es un país donde el precio de las propiedades, por lo menos en las grandes ciudades, está dolarizado, debido a la enorme desconfianza en el valor del peso, por lo que un préstamo hipotecario tradicional resulta inaccesible para la gran mayoría de la población.

Con la llegada de Mauricio Macri a la presidencia, se crearon las UVA, comenzaron a ofrecerse estos créditos también en los bancos privados (además de los públicos) y se potenció la posibilidad de acceder a ellos sin el subsidio estatal llamado Procrear.

En este sistema, se utiliza una unidad de deuda ajustable según la inflación, y como al comienzo de su gestión Mauricio Macri prometió bajarla, muchos se entusiasmaron con los nuevos créditos.

Al ajustarse las cuotas y el capital según la inflación, el depósito inicial para la adquisición de vivienda es muy inferior al de los préstamos tradicionales.  Como consecuencia, 2017 fue un año récord para este mercado y se calcula que desde su lanzamiento se habrían otorgado más de 100.000 créditos UVA, principalmente desde el Banco Nación.

Pero con la mega devaluación de 2018, en la que el peso perdió 100% de su valor, el precio de las propiedades en dólares se duplicó (en pesos) y el efecto de la inflación en el valor de la UVA disparó las cuotas y las tasas de interés. Estas, que eran de 3,5% inicialmente, hoy no bajan de los dos dígitos, por lo que en noviembre de 2018 ya se sintió el efecto: cayeron 90% interanual las escrituras por crédito hipotecario en la Ciudad de Buenos Aires.

Así, el sueño se volvió pesadilla.

Cansada de pagar renta por su vivienda durante 30 años, Claudia Pilo decidió aplicar en 2017 para el plan de subsidios gubernamentales Procrear, que otorgaba una bonificación en el depósito inicial en la adquisición de un crédito hipotecario UVA.

Madre de dos hijas y único sostén familiar, Claudia se encuentra hoy teniendo que pagar casi 50% más en la cuota debido a la crisis inflacionaria, lo que, sumado a los aumentos generalizado en los servicios, el transporte y la alimentación, la obliga bajar considerablemente su calidad de vida.

“A nadie, claramente, le aumentaron el sueldo un 50% como la inflación. El Coeficiente de Variación Salarial (CVS) que publicó en las últimas semanas el Indec [Instituto Nacional de Estadística y Censos] para noviembre de 2018 fue de 28%. Lo último que dejás de pagar es la cuota, pero se hace muy cuesta arriba. Esto en el tiempo es insostenible, porque la situación económica cambió”, dijo Claudia, miembro de Hipotecados UVA Autoconvocados, un grupo de Facebook que tiene inscriptos más de 3.400 miembros.

“Creo que la palabra clave es la ‘previsibilidad’ sobre lo que vas a pagar. Eso es lo que falta en nuestros casos y la gran diferencia con un crédito tradicional. El problema empezó en agosto del 2018 después de la corrida cambiaria y la fuerte devaluación del dólar, que genera inflación y afecta directamente en la inflación”, dijo a Sputnik Guillermo Lloc, también miembro del grupo.

“Como están planteados, y si las cosas siguen así en el país, los créditos son inviables, no los va a poder pagar nadie, esa es la realidad. Lo que nosotros queremos es que se busque una solución. Se han presentado varios proyectos en el Poder Legislativo y queremos que se debatan para ver si se encuentra alguna alternativa”, dijo Guillermo, quien sacó una hipoteca junto a su pareja para tener una propiedad donde formar una familia.

Miembro de un grupo similar pero para los habitantes de la ciudad de Mar del Plata, Verónica Puca, docente de 39 años, dice hoy estar usando la mitad de su sueldo para pagar la cuota de su crédito UVA. “Casi no existen morosos en estas hipotecas porque en la mayoría de los casos los bancos descuentan el monto mensual directamente de la cuenta sueldo. Es una situación muy angustiante. La gente que tiene hijos dejan de darles gustos, hay gente que ha tenido que dejar de pagar sus prepagas [servicios de medicina privada]”, dijo a Sputnik.

Debido a la brecha entre inflación y el CVS, una cláusula gatillo le abrió la posibilidad a más de 34.000 deudores a solicitar una prórroga del 25% en el plazo de la devolución del total, que sólo puede ser usada por los usuarios una vez en todo el período que dura el contrato.

Sin embargo, los involucrados insisten en que nadie quiere extenderse aún más tiempo para saldar la deuda, ya que la gran mayoría son a 20 o 30 años y porque la reducción en la cuota es de menos de 14%, un beneficio que rápidamente sería devorado por la inflación.

“Me preocupa la situación económica del país porque obviamente nos afecta a todos los hipotecados. Desde mi humilde opinión, lamentablemente este sistema fracasó porque ha afectado a un montón de familias a las que les han llegado mails ofreciéndoles la opción de extender el plazo, que es una cláusula para ser usada en situaciones muy extremas. Que a tres años de haber lanzado el sistema UVA ya lo estén usando evidencia este fracaso”, dijo Verónica.

Sputnik

Anuncios
About el comunista (18780 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: