Anuncios

Indígenas brasileños repudian intentos de exterminio de sus pueblos

Unos cuatro mil indígenas, que durante tres días acamparon de manera pacífica en esta capital, repudiaron los intentos de exterminio de los pueblos originarios que comete hoy el Gobierno de Jair Bolsonaro.

En un documento final de la marcha del llamado Campamento Tierra Libre (ATC), que se celebra desde el 2004, los nativos, ‘indignados por la política de tierra arrasada del Gobierno de Bolsonaro y de otros órganos del Estado contra nuestros derechos, venimos de público a manifestar nuestro vehemente repudio a los propósitos gubernamentales de exterminarnos’. La declaración, a la que tuvo acceso Prensa Latina, refiere que esa política de eliminación ocurrió con comunidades antepasadas ‘en el período de la invasión colonial, durante la dictadura militar y hasta en tiempos más recientes’.

Todo lo anterior, señala el texto, ‘para renunciar a nuestro derecho más sagrado: el derecho originario a las tierras, territorios y bienes naturales que preservamos hace miles de años y que constituyen el fundamento de nuestra existencia, de nuestra identidad y de nuestros modos de vida’.

De acuerdo con el pliego, la Constitución Federal de 1988 consagró la naturaleza pluriétnica del Estado brasileño. Sin embargo, vivimos el escenario más grave de ataques a nuestros derechos desde la redemocratización del país.

Insiste en que ‘el Gobierno de Bolsonaro decidió por la quiebra de la política indigenista, mediante el desmonte deliberado y la instrumentalización política de las instituciones y de las acciones que el Poder Público tiene el deber de garantizar’.

Además de los ataques a nuestras vidas, culturas y territorios, repudiamos los ataques orquestados por el Frente Parlamentario Agropecuario contra la Madre Naturaleza, apunta la nota.

Denuncia asimismo que el proyecto económico de la actual administración ‘responde a poderosos intereses financieros, de corporaciones empresariales, muchas de ellas internacionales, del agronegocio y de la minería, entre otras. Por eso, es un gobierno fuertemente entreguista, antinacional, predador, etnocida, genocida y ecocida’.

Los participantes en el Campamento reclamaron finalmente la ‘demarcación de todas las tierras indígenas, bienes de la Unión, conforme determina la Constitución brasileña y establece el Decreto 1775/96. La demarcación de nuestros territorios es fundamental para garantizar la reproducción física y cultural de nuestros pueblos, al mismo tiempo que es estratégica para la conservación del medio ambiente y de la biodiversidad y la superación de la crisis climática’.

Exigen que el Congreso Nacional realice cambios para retirar las competencias de demarcación de las tierras indígenas y de licenciamiento ambiental del Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento, y esas sean devueltas al Ministerio de Justicia y a la Fundación Nacional del Indio (Funai).

De igual manera pideieron que ‘la Funai y todas sus atribuciones estén vinculadas al Ministerio de Justicia, con la dotación presupuestaria y cuerpo de servidores necesarios para el cumplimiento de su misión institucional de demarcar y proteger las tierras indígenas y asegurar la promoción de nuestros derechos’.

Según datos oficiales, cerca de 800 mil indígenas de 305 etnias viven en Brasil, un país con 209 millones de habitantes.

La Constitución Federal determina que esos pueblos tienen derecho al usufructo exclusivo sobre las tierras ocupadas, pero la demarcación ha sido amenazada por la deforestación ilegal, la expansión de la agropecuaria y los avances de la frontera agrícola.

PL

Anuncios
About el comunista (60036 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: