Anuncios

Cómo intentó la Unión Soviética ingresar a la OTAN…, hasta que se lo impidieron

Hasta 1991, el principal adversario potencial de la Alianza Atlántica fue la Organización del Pacto de Varsovia liderada por la URSS. Sin embargo, hubo un momento en que los opositores tenían la oportunidad de unirse. Pero hace exactamente 65 años, el 7 de mayo de 1954, la OTAN rechazó la solicitud de la URSS de ser su miembro.

Intento de reconciliarse

La OTAN, fundada en abril de 1949 por 12 países, fue creada como un medio de autodefensa colectiva contra un posible agresor, principalmente la URSS.

En la Unión Soviética, la OTAN no se consideraba una alianza defensiva, sino ofensiva.

La URSS era el único país de la coalición anti-Hitler fuera de la OTAN. Moscú afirmaba que el bloque podría llamarse defensivo solo si incluyera la URSS. En marzo de 1954, el Kremlin envió una solicitud oficial para unirse a la Alianza.

«En este caso, la Organización del Tratado del Atlántico Norte dejaría de ser una asociación militar cerrada de Estados. Estaría abierta a otros países europeos que, junto con la creación de un sistema de seguridad colectiva eficiente en Europa, sería una herramienta importante para fortalecer la paz universal», decía el documento.

Un mes y medio después, el 7 de mayo de 1954, se publicó un rechazo oficial.

«Los miembros de la organización unieron los medios de defensa para garantizar colectivamente la seguridad que no podían proporcionarse individualmente frente a la superioridad militar que la Unión Soviética había logrado en Europa desde 1945 y la expansión hacia Occidente de los sistemas políticos, económicos y militares subordinados a su control exclusivo. La Organización del Tratado del Atlántico Norte es exclusivamente defensiva».

El documento subrayaba que los países de la OTAN intercambian información de forma libre y completa, y todas las decisiones se toman por unanimidad. La Unión Soviética, como miembro de la Alianza, podría vetar cualquier decisión, lo que pondría en peligro el sistema de defensa conjunta.

Paso diplomático

Según el director de la revista Rossiya v globalnoi politike (Rusia en la política global), Fiódor Lukiánov, los líderes soviéticos  sabían perfectamente que la solicitud sería rechazada.

«Es difícil imaginarse que alguno de los líderes soviéticos considerara seriamente la entrada de la URSS en la OTAN. (…) Sin embargo, Moscú quería demostrar que no era la URSS la que estaba a favor de dividir el mundo, que estábamos listos para unirnos, aunque en 1954 todo estaba ya claro: era el apogeo de la Guerra Fría, el fin de la guerra de Corea».

El historiador militar Evgueni Norin comparte esta opinión.

«Nadie tenía una seria intención de unirse a la OTAN. La idea era incomodar a los organizadores del bloque del Atlántico Norte que destacaban su naturaleza supuestamente defensiva y que la Alianza no estaba dirigida contra la URSS y los países de la democracia popular», comentó a Sputnik.

En el improbable caso de que se aprobara la solicitud, la Unión Soviética se uniría al bloque militar más fuerte del mundo y tendría la oportunidad de influenciarlo desde dentro, agregó el experto.

«La OTAN también entendía muy bien que la propuesta soviética era, como dicen ahora, un ‘troleo’. Y su respuesta fue no solo dura sino ruda: ‘La naturaleza irreal de la propuesta no merece discusión’. Teniendo en cuenta las normas de la diplomacia, esto es comparable al uso de palabras muy malsonantes», señaló Norin.

Siempre hay un pretexto

De todas formas, hoy en día, la OTAN es una de las organizaciones de fuerza más influyentes del mundo. Y aunque la URSS ya no existe y la organización del Pacto de Varsovia se disolvió, la Alianza Atlántica continúa expandiéndose.

Lo curioso es que la organización se expandiera más todavía después de la Guerra Fría: de 1999 a 2017, 13 países entraron a formar parte de ella.

Ahora hay 29 países en la OTAN, Macedonia del Norte es el siguiente en la lista. Ucrania y Georgia también esperan unirse al bloque tarde o temprano.

La necesidad de la OTAN en la era postsoviética se explicaba por el objetivo de establecer la democracia y estabilidad en Europa Central y Oriental. En 1999, esto llevó al bombardeo de Yugoslavia. La operación militar, en la que sufrió la población civil, duró 78 días. Miles de víctimas, infraestructura destruida y la desaparición de Yugoslavia como Estado son sus resultados.

La pregunta es quién será el siguiente. Mientras tanto, la OTAN está muy cerca de las fronteras occidentales de Rusia. Las plataformas convenientes para el despliegue de las fuerzas se organizan en los Estados bálticos, una potente fuerza de ataque se concentra en Polonia y los sistemas de defensa de misiles se despliegan en Rumanía.

Sputnik

Anuncios
About el comunista (53529 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: