Anuncios

Emergencia ambiental en Ciudad de México está vinculada a cambo climático, dice Greenpeace

La contingencia ambiental extraordinaria ocurrida este miércoles en la Ciudad de México y su zona conurbada está vinculada al cambio climático, dijo este miércoles a Sputnik el director ejecutivo de Greenpeace en el país, Gustavo Ampugnani.

«En primer lugar, el tema de la calidad del aire en las metrópolis no se puede abordar de manera aislada o desvinculada del problema global del cambio climático; en segundo, los incendios forestales y agrícolas, ocasionados o no, serán más frecuentes dado los eventos prolongados de sequía ocasionados por el cambio climático», afirmó el representante de la organización ambientalista internacional.

El calentamiento global, que derrite los glaciares de los polos, aumenta el nivel de los océanos causando sequías y huracanes más frecuentes, es generado por el «efecto invernadero», originado en las emisiones de dióxido de carbono, metano, óxido de nitrógeno y ozono, según científicos y ambientalistas.

La Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAM) afirmó, al emitir la alerta y prohibición de actividades al aire libre, que el ozono y decenas de incendios forestales que saturan la atmósfera de la megalópolis con partículas microscópicas, menores a 2,5 micras (PM 2,5), con un pronóstico meteorológico desfavorable para la dispersión de contaminantes, son las principales causas de la contingencia.

Ante la gigantesca urbe con el aire teñido de colores gris y marrón, «hay que pensar que estamos, como humanidad y planeta, viviendo una situación de emergencia climática, con un trastorno muy severo del sistema ambiental global que ocasiona sequías, y que es condición propicia para que se generen incendios», agregó.

Ampugnani, con más de dos décadas de activismo ecologista, indica que al diagnóstico de calidad del aire en la capital y su zona metropolitana circunvecina, donde viven más de 20 millones de personas, se le debe sumar «una atmósfera ya viciada, como la que ya existe en la zona metropolitana del Valle de México».

En ese entono, el deterioro de la calidad del aire se da rápidamente, afirmó.

MEDIDAS DE EMERGENCIA NO ACTÚAN SOBRE LAS CAUSAS

Ampugnani, quien ha sido coordinador de la campaña de clima y energía de Greenpeace-México, advierte que «las medidas que se tomen ahora, por sí mismas, no van a limpiar la atmósfera».

La CAM llamó a la población a evitar las actividades al aire libre, «reducir emisiones en todas las fuentes, prevenir y dar aviso a las autoridades acerca de incendios forestales, agrícolas y de pastizales, quemas de basura, de llantas, fogatas, pirotecnia y otras actividades y eventos que generen emisiones contaminantes».

El experto en temas ambientales considera que «lamentablemente esas medidas actuarán sobre el síntoma, pero no sobre la causa de raíz del problema».

Acerca del origen de la crisis, advierte que es multifactorial: «la alta presencia de contaminantes en la atmósfera que tiene origen en fuentes móviles (millones de automóviles) y fijas como la industria, además de partículas microscópicas de 2,5 micras, a las cuales se pegan los otro contaminantes».

Las medidas de emergencia tomadas «deberían ir más allá de las paliativas» ante la contingencia, opinó.

Las autoridades «deben atacar el problema de raíz, que es la mejor forma de prevenir que esto suceda de manera periódica», señaló.

Entre las recomendaciones de la organización, fundada en 1971, están las de «aumentar la infraestructura de transporte público masivo, eficiente y articulado con el Estado de México», una entidad industrial que rodea la capital por el norponiente, donde está emplazada casi la cuarta parte de las fábricas del país.

Asimismo, sugiere «aumentar la inversión y estímulo del manejo forestal comunitario, que ayuda a prevenir incendios».

Según datos de Greenpeace y la Red por los Derechos de la Infancia en México, cada año mueren 1.680 niños menores de cinco años por contaminación del aire, y el número de muertes atribuibles a esta causa se ha incrementado casi 60 por ciento entre 1990 y 2015.

Hasta la fecha, en este país no se han actualizado las normas oficiales que regulan los límites máximos permitidos de emisiones contaminantes y la calidad de los combustibles, ni las normas de salud ambiental acordes con los estándares de la Organización Mundial de la Salud.

Para declarar una contingencia ambiental, los sensores instalados en varios puntos de la megalópolis deben superar los 150 puntos en la concentración de partículas.

Según Greenpeace, prácticamente toda el área metropolitana padece concentraciones de partículas PM 2,5 (menores a 2,5 micras) que van de los 101 a los 161 puntos, con calidad del aire «muy mala», sobre todo en el oriente.

Desde 1988 a la fecha se han activado 71 contingencias ambientales en la historia de la capital: ocho por partículas menores a 10 micras (PM10), 62 por ozono y la decretada esta semana, por primera vez en la historia de la megalópolis, por partículas menores a 2,5 micras (PM 2,5), según registro oficiales.

Sputnik

Anuncios
About el comunista (55440 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: