Anuncios

Cuestión de confianza: el mecanismo constitucional que podría disolver el Congreso de Perú

El pedido al Congreso de Perú de que se active la cuestión de confianza, presentado el jueves por el primer ministro Salvador del Solar, puede desembocar en la disolución del Poder Legislativo, explicó a Sputnik el politólogo Alejandro Godoy.

“La cuestión de confianza es un mecanismo contemplado en la Constitución por el cual un ministro o el primer ministro pide el respaldo al Congreso respecto a una política pública o a un conjunto de normas (…) y que podría conducir a la disolución del parlamento”, dijo Godoy, magíster en ciencia política y gobierno por la Pontificia Universidad Católica de Perú.

Este mecanismo se aplica cuando el Poder Ejecutivo desea que se apruebe una política pública ante la cual el Congreso se muestra reacio a debatir.

En esta ocasión se trata de la reforma del sistema político que impulsa el presidente Martín Vizcarra, y que está reflejada en cinco proyectos de ley que el Ejecutivo presentó al Legislativo, pero cuyo trámite parlamentario está frenado.

Los proyectos proponen la fiscalización del financiamiento de los partidos políticos a fin de que no reciban dinero ilícito, la participación de las mujeres con paridad y alternancia en las listas electorales, la prohibición de que personas procesadas por delitos graves se postulen a cargos públicos, la celebración de elecciones primarias y la colocación de la inmunidad parlamentaria bajo control de la Corte Suprema de Justicia.

Este último punto despojaría al Congreso de la potestad de retirar los fueros legislativos a sus miembros, y la pondría en manos del máximo tribunal de justicia.

El pedido de un voto de confianza se acciona con su anuncio formal al presidente del Congreso a través de un documento que fue entregado el jueves por el primer ministro Del Solar.

“La cuestión de confianza la presentan los ministros porque el presidente, en el sistema peruano, no puede tener ninguna iniciativa si no es a través de sus ministros; el sistema político peruano indica que hay responsabilidades políticas en los ministros y por tanto a quien censura el Congreso es a los ministros, no al presidente”, explicó Godoy.

La censura es la negativa a dar el voto de confianza.

Una vez que la cuestión de confianza está presentada al Congreso, el presidente del cuerpo debe convocar a los voceros de las bancadas para establecer una fecha en la que el primer ministro comparecerá ante el pleno.

Esa fecha se debe fijar entre cuatro y 10 días luego de la presentación de la cuestión de confianza “con el objetivo de dar a los congresistas un tiempo de reflexión sobre una decisión que podría conducir a la disolución del parlamento”, dijo Godoy.

Fijada la fecha, el primer ministro acudirá al pleno y expondrá lo que pretende el Gobierno justificando por qué es necesaria la aprobación de los cinco proyectos de ley.

Una vez concluida la exposición, el pleno debatirá si debe o no debe dar el respaldo al pedido del primer ministro.

La votación se decide por mayoría simple de los parlamentarios presentes.

Si los congresistas votan a favor de dar tratamiento a los proyectos de ley, están dando un voto de confianza al primer ministro y a su gabinete.

Si los congresistas rechazan por mayoría el pedido del primer ministro, esto constituye una censura que produce una “crisis total de gabinete” y la renuncia de todos los ministros.

Si la censura del gabinete se produce en dos ocasiones en un mismo periodo presidencial, el presidente de la República tiene la potestad de disolver el Congreso.

En el actual período ya hubo un voto de censura al gabinete en 2017.

Si esto se reiterara, Vizcarra podría disolver el parlamento y convocar nuevas elecciones legislativas en un plazo no mayor a cuatro meses.

Sin embargo, “hay que enfatizar que el presidente podría disolver el Congreso, pero no está obligado a hacerlo si se produce una segunda censura; esa potestad es facultativa”, dijo Godoy.

Pero el politólogo cree que en el escenario actual, “Vizcarra tiene la intención de proceder con la disolución”.

Disuelto el parlamento y convocados nuevos comicios legislativos, los ganadores ocuparán sus escaños solo hasta que termine el actual período presidencial, en julio de 2021.

Godoy precisó que, para eludir la disolución, el Congreso debe votar a favor de la aprobación del todos los proyectos, porque una aprobación parcial también constituiría una censura al primer ministro y a su gabinete.

Desde el momento en que el Congreso quede disuelto, funcionará una Comisión Permanente, cuyo titular es el presidente del parlamento y cuya tarea será revisar decretos supremos que pueda emitir el Poder Ejecutivo para legislar y traspasar el mando a las nuevas autoridades legislativas que resulten electas.

Sputnik

Anuncios
About el comunista (55516 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: