Los comunistas rumanos y el COMECON

Como se sabe, el Pacto de Varsovia fue una alianza militar defensiva creada en 1954 por los países socialistas para frenar la amenaza del imperialismo contra la República Democrática Alemana y el resto de los países antifascistas (después de la creación de la OTAN en 1949 contra la Unión Soviética y las recién creadas democracias populares del este de Europa).

Del blog ‘Un vallekano en Rumania / Un vallekan în România’

comecom

La bandera del COMECOM.

Ya antes, en 1949, algunos de estos países antifascistas habían dado el primer paso para la creación de una unión económica para hacer frente al plan de ayuda llevado a cabo por EEUU a los países que, a través de él, quedarían bajo dominio de su influencia en Europa Occidental, y que pretendía evitar el aumento de la gran influencia del Socialismo entre sus trabajadores: el Plan Marshall. La alianza económica socialista sería el conocido como COMECON (Consejo de Ayuda Mutua Económica)

Según la transcripción de la reunión de la Oficina Política del Comité Central del PMR del 10 de enero de 1949, (entonces el partido comunista se llamaba Partido de los Trabajadores Rumanos, tras su coalición en 1945 con otros partidos antifascistas), la idea de la constitución del Consejo de Ayuda Mutua (CAER en rumano, COMECON en español) fue de los comunistas rumanos.

El que se llamó «Plan Stalin», por el cual se constituyó el COMECON, se puso en marcha el día 5 de enero de 1949, cuando representantes de cinco países comunistas (Bulgaria, Hungría, Checoslovaquia, Polonia y Rumania) se reunieron en Moscú bajo la presidencia de Stalin. Cinco días después, en la reunión del Consejo Político del Partido de los Trabajadores de Rumania (PMR) en Bucarest, se debatió el plan acordado y se expuso cómo se gestó. Los testimonios de Gheorghiu- Dej, Secretario General de los comunistas, al igual que la de otros de los principales miembros del partido, como  Vasile Luca y Ana Pauker, ratifican la idea de la constitución de este organismo solidario fue de los rumanos.

1

El punto 1 del orden del día de la citada reunión de la Oficina Política del dia 10 de enero fue la presentación, por Gheorghiu-Dej, del «Informe de la misión de los camaradas Gheorghe Dej y Vasile Luca en relación con la organización de un consejo de asistencia mutua». Dej reportaba, con todo lujo de detalles, los acuerdos logrados para poner en marcha las relaciones económicas con otras democracias populares y con la Unión Soviética, con el fin de lograr un medio de coordinación de las políticas económicas para evitar la infiltración e injerencia del imperialismo norteamericano, que estaba sometiendo bajo su control toda Europa Occidental.

A la segunda reunión, en Moscú (del 5 al 8 de enero de 1949), habían sido invitados representantes de otros partidos comunistas y de los trabajadores de todas las democracias populares. Por parte de la URSS asisten Ghoerghi Malenkov (Presidente del Consejo de Ministros), Anastas Mikoyan (Vicepresidente del mismo) y Viacheslav Molotov (Ministro de Asuntos Exteriores), y por la de las democracias populares (Rumania, Polonia, Hungría, Checoslovaquia y Bulgaria) participaron dos representantes de cada una.

Parece ser que Dej desde hacía tiempo ya había propuesto la necesidad de crear un «Contraplán Marshall», necesario para contrarrestrar el programa con el que los Estados Unidos había financiado a los países que habían permanecido bajo su ámbito de influencia, con la excusa de reconstruirlos pero, en última instancia, con el objetivo final de controlarlos y someterlos. Por ello, Dej y Vasile Luca habían hecho dos viajes a Moscú mantenidos en secreto. En el primero, se propuso la creación del Consejo de Asistencia Mutua, idea que es bien recibida por Stalin y el gobierno soviético. En la transcripción de la reunión, Vasile Luca remarca que «es importante que la iniciativa haya partido de nosotros, y que se haya logrado acordar que es posible realizarla».

2

Gheorghiu-Dej, Ana Pauker, Vasile Luca y Teohari Georgescu, líderes del Partido de los Trabajadores Rumanos en la República Popular Rumana.

El propio Stalin recibirá a los delegados, que le entregaron el proyecto. Al final se asumió también la propuesta de Stalin de dejar abierto el Consejo para posibles incorporaciones de otros países que estuvieran de acuerdo con sus objetivos. Stalin afirmaría que «los trabajadores de Francia, Italia si de todas los países que están en la órbita del Plan Marshall deben saber que no a través de este, sino del COMECON, habrá comida, tendrán lo que necesitan para la industria, y verán que Europa puede ayudarse sola, sin necesidad de injerencias».

El objetivo de Stalin y de las democracias populares era que el COMECON sirviera para romper el monopolio de Estados Unidos en el Occidente europeo, apoyándose en los partidos comunistas de estos países, y poder romper así la continuidad del control del fascismo con formato democrático sobre los trabajadores europeos.

Al final de la reunión, Dej propuso que la operación de creación del Consejo se llamará «Plan Stalin», en honor a su aportación de la citada idea de dejar la puerta abierta a la clase trabajadora de todo el mundo.

3

Ilustración de la Revista Urzica sobre el Plan Marshall de Estados Unidos en Europa.

El camarada Mihai Moraru, también miembro de la Oficina Política, alabó en la reunión la creación del COMECON, que define como «el segundo momento mas importante de la historia después de la Revolución soviética de 1917».

En la transcripción citada también se describe el funcionamiento del COMECON, que aparece en el siguiente punto del orden del día. Según esto, cada país tenía que enviar dos representantes al Consejo, que se reuniría una vez cada tres meses, celebrándose el encuentro de forma rotatoria en las capitales de cada uno de los miembros.  En Moscú se constituiría una Oficina Permanente y cada país tendría allí un representante. Vasile Luca pidió que el partido eligiera a su representante y a otros cinco referentes entre los militantes con preparación política y económica. Se propuso a Dej y al propio Luca para participar en el Consejo (el presidente y el vicepresidente de la Comisión de Planificación del Partido), y a Alexandru Iacob, cercano a Vasile Luca, para la oficina permanente de Moscú.

Después de la presentación del plan en la reunión de la Oficina Política del Comité Central de PMR, tomó la palabra Ana Pauker, entonces Ministro de Exteriores (sería la primera mujer en ocupar en ocupar ese cargo de la historia), subrayando la importancia del momento de la creación del Consejo de Ayuda Económica Mutua, en 1949, en el contexto en el que todas las democracias populares colaboran en la construcción del Socialismo, y animando a estas a emular el desarrollo que había vivido la Unión Soviética, tanto industrial como social: «Nosotros somos el primero de los partidos comunistas que, después de errores cometidos, nos hemos levantado más rápido y nos hemos dado cuenta de que tenemos que mirar a la Unión Soviética, aprender de la Unión Soviética».

4

Integrantes del COMECOM.

Por último, Dej presentó a sus camaradas las ventajas concretas que Rumania obtendría al entrar a formar parte del COMECON. El documento muestra como Dej estaba muy contento con lo conseguido en el reparto de misiones y en lo relacionado al fomento industrial,  además con respecto a que el primer grupo de problemas que iban a ser discutidos serían los relativos a exportación e importación entre las democracias populares e, igualmente, en lo referente al intercambio económico con los países capitalistas, con el objetivo de tener una política unitaria al respecto.

Rumania, finalmente, había conseguido mucho más de lo previsto en un principio para el desarrollo de la industria metalúrgica y siderúrgica. Además, la Unión Soviética aportaría maquinaria y técnicos para el desarrollo agrícola, y formaría a especialistas para su mantenimiento y explotación.

En conclusión, la transcripción de aquella reunión nos muestra como Dej y el Comité Central del PMR informaron de los acontecimientos que rodean a la creación del COMECON (como contrapartida a la injerencia imperialista norteamericana en Europa con el Plan Marshall) y de la importante participación de Rumania en su gestación (hasta el punto de haber propuesto la idea de la necesidad de su constitución).

Lamentablemente, y al contrario de la participación de Rumania en el COMECON, que supuso un enorme crecimiento industrial y económico para el país, entonces en manos de sus propios trabajadores, además de un titánico avance cultural y social, su integración en 2007 en la Unión Europea, tras el golpe de estado capitalista de diciembre de 1989, y después de dos décadas de saqueo sistemático  de la riqueza nacional, de su industria, y de la destrucción de la mitad de los puestos de trabajo creados por el socialismo, únicamente provocó que millones de rumanos se vieran obligados a huir de su casa para poder encontrar un empleo que les permitiera sobrevivir, la generalización de la pobreza y la multiplicación de la desigualdad, y por último y base de todo lo demás,  la restauración de la dominación de los capitalistas sobre los trabajadores (es decir, de que los primeros volvieran a vivir a costa de los segundos).

About ELCOMUNISTA.NET (75058 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com
A %d blogueros les gusta esto: