Anuncios

Guerra a muerte por el poder en Europa

El exfutbolista inglés Gary Lineker es el autor de una célebre frase: «El fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan 11 contra 11 y siempre gana Alemania». En La Unión Europea hasta ahora sucedía algo similar. Juegan 28 naciones y siempre se impone Alemania. Emmanuel Macron y sus aliados quieren poner fin a ese resultado.

Por Luis Rivas*

Peleas dialécticas, misiles verbales, maniobras de distracción…La elección de la «nomenklatura» de la Unión Europea se ha convertido en una batalla política campal. En un desembarco en una única misma playa donde se pelean todos contra todos y se escenifican nuevas alianzas tras las elecciones europeas del pasado 26 de mayo.

El eje Berlín-París que, según los franceses, regía hasta ahora el rumbo de la nave europea ha volado por la acción de la resistencia macroniana a su expareja, Angela Merkel. El presidente francés fue el primero en lanzar una salva mortal contra el candidato designado a tradición para ser nombrado presidente de la Comisión Europea, el gobierno comunitario, en sustitución del luxemburgués, Jean Claude Juncker.

Manfred Weber: el nuevo jefe
Ese candidato era precisamente el «spitzenkandidat», es decir, el jefe de la familia política más votada en los comicios para el europarlamento. Y ese fue, sin sorpresa, Manfred Weber, el alemán propuesto por el Partido Popular Europeo (PPE) y favorito de Angela Merkel. Ese mecanismo de elección ha sido respetado como producto del voto. Pero en eso llegó Macron y mando parar.

El jefe del Estado francés recurre a los tratados de la UE para justificar que el Consejo Europeo, la institución que reúne a los jefes de gobierno o Estado de los 28 (27 si el Brexit se consuma) es quien debe proponer al jefe de la Comisión Europea. Macron, cuyo partido se presentaba por primera vez a las europeas y se ha integrado en el grupo liberal, rebautizado como Renew Europe, ha buscado alianzas con los socialdemócratas europeos y con los «verdes» para cargarse al favorito alemán.

Macron se ha permitido declarar que «hacen falta candidatos que tengan competencias, que compartan una gran ambición para Europa, que tengan credibilidad para hacerlo». Era su sentencia de muerte al socialcristiano alemán Weber, que podría, con toda justificación sentirse insultado por el líder francés. Aunque el candidato del PPE ya había sido juzgado días antes por la jefa de cartel del partido macronista a las elecciones europeas, Nathalie Loiseau, que calificó a Weber de «ectoplasma».

Media Europa —no solo Alemania— se reafirma ahora en el convencimiento de que Macron vuelve a representar con éxito el papel atribuido al cliché del ciudadano francés en el Viejo Continente (y quizá más allá): el de profesor de moral, el de pretencioso oráculo que explica y dicta cómo se debe hacer las cosas un auditorio al que considera ignorante.

La respuesta del PPE

En el PPE la afrenta tiene respuesta extraoficial y oficial. En los pasillos, algunas voces afirman que Macron debe entender que «él manda en París, pero no aquí», en Bruselas, la capital comunitaria. «No vamos a renunciar ni a la Comisión ni a Manfred», lanzan desde sus trincheras voces airadas con acento bávaro (Manfred Weber viene de ese «land» alemán).

​¿Es solo una batalla entre naciones? ¿Es un conflicto francoalemán? Solo en parte. Tras los resultados del 26 de mayo pasado, la coalición entre socialistas y conservadores que se repartía los cargos y las decisiones ya no es mayoría.

Liberales —con Macron incluido, verdes y socialistas— pueden buscar una nueva alianza que se enfrente a la derecha. Los socialistas, que se arrastraban como alma en pena por tierras europeas, han encontrado en el español Pedro Sánchez una nueva esperanza, un nuevo profeta para sacudirse el sopor y volver a tener cierta influencia en Europa.

Por eso en el PPE creen que para la política de acoso y derribo que Macron ha comenzado contra Weber, tiene ya el apoyo del presidente español, invitado a la mesa de los grandes. En esa coalición que se está formando, el aspecto nacional queda también solapado por el ideológico. Verdes y socialdemócratas alemanes no apoyan ya un compatriota conservador y prefieren unirse para proponer una nueva fuerza social liberal.

Como Macron ha anulado al alemán con ayuda de otros, el gobierno de Berlín vetará a su vez a los candidatos de París y sus aliados. En esa discusión que, además de juegos de guerra tiene un componente de mercado oriental y de partida de póquer occidental, deben elegirse, además del presidente del ejecutivo de la UE, el presidente del Consejo (Institución donde se sientan los 28 jefes de gobierno o Estado), el presidente del Parlamento Europeo, el responsable del Banco Central Europeo y el puesto de «Alto Representante de la UE para el Exterior», el gris, pero simbólico rol, de ministro de relaciones internacionales.

Fobias nacionales o diferencias ideológicas deben ser salvadas antes del 2 de julio, fecha en la que se debe inaugurar el Parlamento Europeo con sus nuevos diputados, que son los que deben votar al candidato surgido de las negociaciones en la reunión que los jefes de gobierno celebrarán el 30 de junio.

Además del respeto al reparto geográfico e ideológico, los nombramientos deben tener en cuenta la igualdad entre sexos, por lo que dos o tres de esos cinco grandes cargos europeos deberían recaer en una mujer.

Emmanuel Macon ha roto el consenso que hasta ahora se seguía para elegir al equipo que sostendrá el edificio de la UE hasta 2025. El equipo que debe dar réplica a Donald Trump, Vladímir Putin o Xi Jimping. Las disputas y los vetos entre mandatarios europeos tienen al menos el mérito de conferir un papel más relevante a los medianos y pequeños países del «club de Bruselas» y a dotar de mayor interés el juego de alianzas en el Parlamento Europeo. Y en todo caso, obligará a todos los actores a llegar a un consenso, pues ninguno de los bloques tendrá en la futura cámara legislativa la mayoría suficiente para imponer su «diktat».

*Sputnik

Anuncios
About el comunista (53772 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

1 Comment on Guerra a muerte por el poder en Europa

  1. Maria Isabel Santana Leon // junio 24, 2019 en 11:01 pm // Responder

    El partido de los trabajadores de Bélgica( PTB) ESTÁ SUBIENDO COMO LA ESPUMA. Es un partido de corte marxista leninista. Parecen que está asombrados la socialdemocracia y la derecha. Espero que llegue a buen puerto y se levante una izquierda de tomo y lomo, a ver si se copia los demás estados europeos, porque la Europa del capital podrida ya está dando bandazos. ARRIBA EL PTB….
    Busquen informacion….

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: