Anuncios

Quiénes son las cuatro jóvenes congresistas de EE.UU. a las que Trump atacó con mensajes racistas

“Aunque no las mencionó, las congresistas aludidas son Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar, Rashida Tlaib y Ayanna Pressley, Todas ciudadanas estadounidenses.

Por Maribel Santana*

Ocasio- Cortez, Le ganó el escaño en la Cámara de Representantes al candidato republicano Anthony Pappas,

Nació en el Bronx de Nueva York, hija de padres de ascendencia puertorriqueña. Tiene grados en Economía y Relaciones Internacionales por la Universidad de Boston, y trabajó como coordinadora comunitaria, pedagoga y camarera antes de lanzarse al cargo público.

Ilhan Omar ganó el escaño en representación de Minnesota  convirtiéndose en la primera legisladora de EE.UU. de origen somalí.Poco después de su elección, recibió elogios por su lucha para cambia la prohibición de 181 años contra el uso de velos en la Cámara Baja, lo que le permitió vestir su habitual hijab cuando prestó juramento al cargo.

Al igual que las otras congresistas, la elección de Rashida Tlaib este noviembre también hizo historia.

La demócrata de Michigan es la primera mujer de origen palestino en servir en el Congreso. Nacida y criada en Detroit, Michigan, Tlaib es la hija de padres palestinos inmigrantes.

Prestó juramento al cargo vistiendo un traje palestino tradicional que fue cosido por su madre.

La congresista Ayanna Pressley, de 45 años, es la primera mujer afro estadounidense es ser electa al Congreso de EE.UU. en representación del estado de Massachusetts.

¿Pero a quien les sirve estas mujeres?  “Hace algún tiempo ya que las mujeres estamos siendo utilizadas y manipuladas por los partidos del sistema, especialmente por los del espectro social-liberal, (en Europa en EE.UU. los demócratas), tan aficionado a las identidades o diversidades de todo tipo (raza, género, religión…) excepto la de clase”.( Tita Bsrahona)

El problema no es las mujeres o los hombres sino las clases para las que trabajan.El problema no es ser negra o blanca o de religiones y minorías distintas, sino para quien trabajan estas mujeres. El problema no es feminismo, machismo sino quiénes les pagan para estar en el poder.

Pertenecer al partido demócrata en EEUU o al republicano, ¿dónde están las diferencias? Que todos sepamos las Condoleezza  Rice, las Hillary Clinton, para no mencionar decenas de mujeres de una y otro partido. ¿A quiénes sirvieron y sirven? ¿No eran las diseñadoras de las muertes de presidentes de países legítimos? Irak, Libia…

Todas las que han servido a los grandes capitalistas, imperialistas, otánicos, son de ambos partidos: republicanos y demócratas. Así que a qué viene esa defensa de las cuatro mujeres que nos ocupa (sabemos que Trump es un grosero racista y fascista), pero está destapado, ¿y lo/as demócratas? ¿Me van a decir que estas mujeres citadas arriba a las que Trump insulta van a oponerse a la OTAN y luchar para derribarla, y luchar por un socialismo? Pobrecitas, no llegarían al Congreso ni en pensamiento. Porque quien manda es el capital y el lobbie sionista. Y lo/as demócratas sean del color que sean les sirven al capital y a la OTAN porque el color nada tiene que ver con las intenciones de clase.

La feminista Marieme Helios-Lucas, de origen argelino, luchadora contra el colonialismo francés, pero educada en Francia, hace criticas despiadadas contra los pañuelos y burkas, que tanto han causado asesinatos y cárceles a quienes luchan en su contra. La feminista que citamos, dice que el pañuelito, no es ni una cultura ni una religión (en todo caso una costumbre por climatologías que viene de atrás), sino una imposición de los países musulmanes más reaccionarios (convertidos ya en política) y que las mujeres que lo apoyan, lo hacen porque ellas son iguales. Al igual que en Europa o EEUU existen mujeres de derechas contra el feminismo, el aborto… En todos sitios se cuecen habas.

La autora argelina dice que estas culturas (medio bárbaras) no se pueden imponer en otros países que no sean el suyo (luego hablan de intolerancia, a su intolerancia)

Igualmente hablan de representar a las minorías. La argelina, opina como las leyes en Francia. “Si usted es de la cultura o religión que sea, está en un país ajeno a su cultura pero, además es usted una congresista, cargo público, o cualquier otro que sea de la administración de un Estado determinado, no trabaja para las minorías sino para todo ese país en general”.

Y luego hablan de intolerancia. Llego a un país ajeno, me educo, trabajo, vivo, obtengo todo lo que me permita mejorar, universidades, sanidad…( por eso vienen a otro país, para mejorar ¿no? ¿O vienen por otra cosa? ). O sea todo para mí, pero sin embargo me pongo los atavíos de mi “cultura” para servir a los míos, a mi minoría.  ¿Alguien lo entiende?

Claro, como decía la feminista argelina, el miedo de los países, a que los tachen de islamófobos o racistas le hacen tragar y tragar intolerancias.  Pero claro cuando se da con los que están desenmascarados como los Trump, pues los pelos en la lengua se los afeitan.

Desde luego no se trata de defender al fascista de Trump, pero lo demás, el islam que recorre Europa con sus pretensiones ¿está muy lejos de otra forma de intolerancia?

Las cuatro mujeres, insultadas por el fascista de Trump, serán una especie de nidos de víboras  utilizadas por los demócratas. Claro que sí, hombre, el color, los pañuelos, los partidos y el género, si no es de clase, ¿a quiénes sirven?

 *Historiadora y feminista de clase.

 

 

Anuncios
About el comunista (62183 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: