Anuncios

Rafael Correa dice que juicios en su contra son para evitar que se presente a elecciones

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa (2007-2017), dijo este jueves a Sputnik desde Bélgica que los juicios que se le siguen en su país son para evitar que participe en las elecciones de 2021.

«Los juicios que hay en mi contra pretenden impedir que vuelva al país y una posible participación mía en las elecciones. Ellos saben que en las encuestas estamos muy bien. No subestimemos el odio. Hay gente que vive por el odio y yo sostengo que es un sentimiento más fuerte que el amor. Hay gente que vive para odiarme», dijo Correa desde Bruselas, la ciudad donde reside desde que dejó la presidencia.

La Fiscalía de Ecuador pidió el miércoles prisión preventiva para él, para el exvicepresidente Jorge Glas (quien ya se encuentra cumpliendo una pena por otro caso) y para otros exfuncionarios a los que acusa de tráfico de influencias, cohecho y asociación ilícita por la existencia de un fondo de varios millones de dólares, presuntamente alimentado de sobornos, para financiar de manera ilegal a su partido Fuerza País.

La jueza Daniella Camacho decidirá este jueves si acepta el pedido de la Fiscalía.

Sobre Correa pesan otros varios procesos judiciales, entre ellos el caso de un secuestro de un opositor en la capital de Colombia, por el cual la justicia emitió una orden de prisión contra el exmandatario.

Correa sostuvo que estos juicios son impulsados por un movimiento que él denomina «anticorreísmo», conformado por periodistas y algunos políticos «frustrados».

«Entre ellos hay muchos periodistas y otros políticos frustrados porque en 10 años les ganamos todo. Hay mucho odio y temor. Saben que cualquier elección se la vamos a ganar si yo puedo regresar al país. Entonces su misión es impedir mi regreso», dijo.

FONDO SOLIDARIO

La fiscal Diana Salazar presentó el miércoles a la jueza Camacho 11 elementos de prueba sobre el papel de Correa en la llamada «trama de sobornos», informó el diario La Hora.

Una de esas pruebas es un depósito de 6.000 dólares en la cuenta personal de Correa en el Banco del Pacífico, realizado el 16 de mayo de 2014 y procedente de un fondo de 15 millones de dólares que, según la Fiscalía, se alimentaba de los sobornos.

La Fiscalía considera que están tipificados los delitos de cohecho, asociación ilícita y tráfico de influencias para financiar de forma irregular a Alianza País, por entonces encabezada por Correa.

Salazar acusa a Correa de ser el «líder de una organización delictiva» que autorizaba pagos y supervisaba los sobornos que entregaban las empresas para beneficiarse de contratos con el Estado.

«Cada día ellos se superan inventando cualquier tontería. Tengo una orden de arresto que nadie ha hecho caso a nivel internacional. Interpol rechazó el pedido de forma humillante de poner alerta roja. En cuanto a este caso, la gran prueba para incriminarme fue un depósito de 15 millones de dólares que supuestamente habíamos recibido de sobornos», se defendió el exmandatario.

Correa dice tener pruebas «hasta la saciedad» de que ese depósito por 6.000 dólares consistió en un préstamo que él tomó del «Fondo de Solidaridad» creado junto con los integrantes de su gabinete.

«Tengo todos los recibos; al préstamo lo pagué en 12 cuotas hasta agosto de 2015 (…) La gente del gabinete integraba ese fondo, y algunos colaboradores cercanos.; contribuimos fuerte, yo, desde el primer día del Gobierno contribuía de forma intermitente, pero aportaba 380 dólares por mes; en total habré aportado a ese fondo unos 40.000 dólares», aseveró.

El «Fondo de Solidaridad» era «absolutamente privado» y su objetivo era destinar recursos a personas vulnerables, como una madre que pedía dinero para que su hijo pudiera operarse en el exterior o para una viuda de un «militar heroico», según Correa.

«También era para nuestros compañeros que perdían el trabajo (…) lo cierto es que no existen sobornos; no van a encontrar prueba alguna contra mí», sostuvo.

El expresidente asegura que las acusaciones son resultado de «un trabajo de inteligencia; el 80 por ciento de lo que están informando es falso y el 20 por ciento es una mezcla malévola de cosas reales con cosas falsas».

Correa mencionó como ejemplo «el fondo de la presidencia» y dijo que quienes lo acusan «tendrán que probar qué contrato se dio a cambio de esos aportes; no es que yo le doy plata al ministro de Salud para tener una carretera; tengo que darle al ministro de Obras Públicas que es el que decide; eso no lo van a encontrar nunca», dijo.

El expresidente se declaró víctima del «lawfare», o guerra jurídica, y que las acusaciones que se esgrimen contra él muy similares a las de la expresidenta argentina Cristina Fernández (2007-2015) y al también exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva (2003-2011).

El caso conocido como «Sobornos 2012-2016» incluye varias investigaciones penales sobre presuntos sobornos de varias empresas, incluida la constructora Odebrecht, al movimiento Alianza País.

Por investigaciones de los sobornos de Odebrecht ya fueron condenados el exvicepresidente Glas, el exministro de Electricidad, Alecksey Mosquera, y el ex contralor general Carlos Pólit (juzgado en ausencia, pues se encuentra en Miami).

Sputnik

Anuncios
About el comunista (60091 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: