Anuncios

Macri, de nuevo en la cuerda floja

Las elecciones primarias le salieron por la culata al actual inquilino de la Casa Rosada. El candidato a la reelección presidencial argentina, Mauricio Macri, sufrió una aparatosa derrota que evidencia el desgaste de su gestión y la impopularidad de su proyecto.

Por Francisco Herranz*

Macri, que encabeza una coalición social-liberal, perdió por 15 puntos de diferenciafrente a su principal pretendiente, el neoperonista Alberto Fernández, elegido por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner para encabezar el binomio electoral, en la que ella se reservó el puesto de la vicepresidencia.

El sorprendente resultado de las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (PASO) supone un jarro de agua bien fría para Macri y pone muy difícil su victoria en los comicios presidenciales que se celebrarán el próximo 27 de octubre.

Las cifras obtenidas tanto por Macri como por Fernández son también muy ilustrativas porque muestran cuán lejos o cerca puede quedar cada uno de ellos del 45% de los votos. Ese ansiado porcentaje sería suficiente para evitar la segunda vuelta o balotaje que está fijada para el 24 de noviembre. También ganaría quien alcanzara el 40% de los sufragios con, al menos, 10 puntos porcentuales de diferencia con respecto al segundo pretendiente.

Fernández se llevó el 47% contra el 32% de Macri. El termómetro, pues, no deja lugar a dudas: el oficialismo está en claro retroceso y ha encajado un tremendo varapalo ante el peronismo. Macri tiene algo más de dos meses para recuperar terreno y forzar el balotaje. Ya lo hizo en 2015, cuando perdió las PASO con el entonces candidato peronista, Daniel Scioli, por 38% a 30%. Luego, en octubre de aquel año, se colocó solo a tres puntos porcentuales de diferencia en la primera vuelta para terminar ganando las elecciones, en la segunda ronda, por un estrecho margen (51%-49%).

Esta vez, sin embargo, la remontada se antoja muy complicada, casi imposible. El hueco que debe salvar es mucho mayor. Y, además, Macri parte ahora con la mochila de su administración a las espaldas. Una mochila muy pesada. Las circunstancias son diametralmente opuestas.

La estrategia contrarreloj de Macri pasa por ganarse el voto de otros candidatos distintos a Fernández pero algo cercanos, por ejemplo, el exministro de Economía Roberto Lavagna o el ultraliberal José Luis Espert. La otra opción que jugará el todavía presidente argentino es más factible y se basa en movilizar a todo el electorado oficialista que no salió de casa para acudir a las primarias. La participación de las PASO rondó el 75%, pero en los comicios suele crecer entre cinco y ocho puntos porcentuales.

El terremoto ocurrido ha dejado en estado de shock al Gobierno, empezando por el propio presidente, quien preveía una derrota ajustada, pero no tamaña bofetada.

Alberto Fernández, de 60 años, ha llegado a la competición con un discurso en el que ha denunciado las «mentiras» del Ejecutivo. En su primer discurso, nada más conocer la noticia de su triunfo incontestable en las primarias, lanzó un mensaje de unidad que, en sus palabras, busca terminar con «la venganza» y con «la grieta», un término muy gráfico que suelen emplear los argentinos para referirse a la profunda brecha que separa a los partidarios del kirchnerismo de sus detractores. Esa polarización ha tenido no solo consecuencias políticas sino también económicas pues ha frenado el desarrollo de propuestas que necesitan de consensos, de pactos de Estado.

Fernández fue jefe de gabinete del presidente del país durante cinco años, desde 2005 a 2008; primero de Néstor Kirchner y posteriormente de su esposa, Cristina Fernández de Kirchner. No es, por tanto, un recién llegado al mundo de la política sino que ha estado muy dentro de las cocinas del poder.

La cita con las urnas de octubre se presenta extremadamente emocionante pues anuncia la posibilidad de un nuevo cambio político-ideológico relevante para Argentina y para toda Latinoamérica: el retorno del kirchnerismo o ¿quizás más bien la llegada del postkirchnerismo?

Cristina Fernández de Kirchner, procesada por corrupción en 13 causas y con siete peticiones de prisión preventiva que evita gracias a su condición de senadora, no se sumó a las celebraciones de sus compañeros peronistas y optó por seguir interpretando un papel discreto lejos de los focos de la capital, Buenos Aires. ¿Seguirá haciéndolo tras constatar que han ganado los suyos? ¿Asumirá que es tiempo de olvidar las rencillas del pasado y pasar el testigo por el bien de la nación?

Con una economía claramente debilitada, Alberto Fernández parece dispuesto a devaluar el peso argentino para hacer así más competitivos sus productos nacionales en el proceloso mercado internacional, aunque esa medida monetaria tendrá efectos adversos en el rumbo de la inflación, provocando una subida por encima del actual índice interanual que en junio llegaba al 55,8%.

Despejada, salvo milagro de última hora, la incógnita de quién será el próximo jefe del Estado argentino, solo cabe esperar a ver los efectos que tendrá en la economía el regreso del peronismo. Al encarecimiento del dólar se puede añadir la temible fuga de capitales extranjeros. Macri mencionará, de nuevo, la trascendencia de estas elecciones y apelará, expresamente o no, al miedo al default, es decir, a la cesación de pagos, y al fantasma de una nueva crisis como la vivida en 2001 que destapó el funesto corralito. Esa táctica sería su segundo error de cálculo, lo que le supondría cavar su propia tumba política. Ahora se encuentra, de nuevo, en la cuerda floja, castigado por su falta de autocrítica y la soberbia de su formación y su equipo de colaboradores.

El terremoto ocurrido ha dejado en estado de shock a todo el Gobierno, empezando por el propio presidente, quien preveía una victoria ajustada de Alberto Fernández, pero no tamaña bofetada.

Las primarias deparan otra certera conclusión que ha dejado en ridículo a las empresas de sondeos de opinión y a no pocos comentaristas de prensa: El peronismo sigue muy vivo en Argentina. Para algunos es algo más que un movimiento político o una cultura, es un destino.

*Sputnik

Anuncios
About el comunista (55254 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: