Anuncios

Protestas contra minería en Perú son violentas por culpa del Gobierno, sostiene activista

Las protestas de los pueblos indígenas contra los proyectos mineros en Perú se tornan violentas por las decisiones ilegítimas del Gobierno y por la represión policial, dijo el miércoles a Sputnik el secretario ejecutivo de la Red Muqui, Javier Jahncke.

«Es importante que se señale que la protesta de los pueblos se genera de manera pacífica, nunca se planea de manera violenta, pero deriva en situaciones de violencia producto de la represión policial y por decisiones del Gobierno que son ilegítimas e ilegales», afirmó el integrante de Muqui, organización que agrupa a 29 instituciones defensoras de los derechos de los pueblos originarios.

Más temprano el miércoles, el Poder Judicial peruano condenó a seis años de prisión al dirigente aymara y actual gobernador regional de Puno (sur), Walter Aduviri, por las protestas violentas que se sucedieron contra un proyecto minero concesionado a una empresa canadiense en 2011, en el caso conocido como el «Aymarazo».

A Aduviri se le condenó por ser coautor no ejecutivo de las protestas que derivaron en destrucción de propiedad pública y privada.

Al respecto, Jahncke advirtió sobre los peligros que esta sentencia puede producir ante la posibilidad de criminalizar la protesta civil, la cual es un derecho garantizado en la Constitución peruana, y aun cuando los dirigentes son reconocidos por el Ministerio de Justicia como defensores de los derechos humanos.

«(Con esta sentencia) lo que nos preocupa es que el Ministerio de Justicia reconoce a los dirigentes de las comunidades como defensores de los derechos humanos, además de que la protesta está garantizada como un derecho constitucional que no se puede criminalizar», dice el activista.

Jahncke no niega que en las protestas contra los proyectos mineros, incluyendo el «Aymarazo», se hayan sucedido hechos de violencia, pero reclama una investigación más exhaustiva del conflicto para determinar responsabilidades entre todos los actores de manera equitativa.

«Creo que la investigación y asignación de responsabilidades entre todos los actores del conflicto (comunidades, Gobierno y fuerzas policiales) han debido ser equitativos (en el «Aymarazo») y no lo han sido», sostuvo.

En ese sentido, Jahncke apunta que la ley de consulta previa, que obliga al Gobierno a informar a las comunidades de los proyectos mineros que se planean desarrollar, así como obtener su aprobación civil, no se está ejecutando de forma efectiva.

«La consulta previa no está funcionando y en la mayoría de los casos las comunidades se dan cuenta de los proyectos a ejecutarse cuando ya las empresas están (en la zona de los yacimientos) y entonces no queda otro camino que la protesta», argumentó el activista.

Jahncke sostuvo que los gobiernos se ven presionados por «fuertes poderes económicos» que hacen que tomen decisiones ilegales en materia de explotación minera, dejando a los pueblos el camino de la protesta.

«Lamentablemente, esa manera de hacer las cosas se está convirtiendo en un modus operandi para tratar con pueblos que no desean violencia, pero que deben responder de alguna manera para defender sus derechos», afirmó.

El activista enfatizó que es necesaria una visión más amplia del problema de los conflictos mineros para evitar que se prive a los ciudadanos del ejercicio de un derecho legítimo.

Sputnik

Anuncios
About el comunista (61852 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: