Anuncios

Seguridad de ex guerrilleros de FARC plantea incertidumbre sobre proceso de reincorporación

La seguridad física de los exintegrantes de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) genera dudas sobre el eventual éxito de su reincorporación a la vida civil, dijo a Sputnik uno de los directores de la fundación Ideas para la Paz (FIP), Juan Garzón.

«La seguridad física de los excombatientes pesa mucho en su decisión de seguir con el proceso y asumir la reincorporación de manera visible, de persistir en el tránsito a la vida civil, porque un proceso de reincorporación en condiciones de seguridad difíciles plantea una incertidumbre muy grande, que hace que esos procesos terminen rompiéndose o las personas los abandonen», explicó el especialista.

Este jueves se cumplen dos años de la entrada en vigor de los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR), nacidos como parte de los acuerdos de paz firmados en 2016 por el Gobierno colombiano y las FARC.

En este contexto, la fundación publicó días atrás el informe «Las trayectorias de la reincorporación y la seguridad de los excombatientes de las FARC», donde hace un balance de estos dos años de funcionamiento de los ETCR.

Según este trabajo, desde la implementación del acuerdo de paz, hasta julio de este año, 85 exguerrilleros fueron asesinados y hubo al menos 12 tentativas de homicidio, así como una cantidad similar de ataques a familiares de quienes integraron las FARC.

El documento reconoce algunos «avances significativos», principalmente en lo que tiene que ver con los beneficios económicos, pero advierte sobre los «retos notorios» que persisten a dos años de puesta en marcha de los ETCR.

Garzón, uno de los redactores del informe y director del área de dinámicas del conflicto y negociaciones de paz de la FIP, dijo que los ETCR «comenzaron con muchas dificultades», pero «han sido importantes para el proceso de reincorporación colectiva».

«El balance es un comienzo accidentado, con muchas dificultades, (pero) en comparación con lo que tenían en un principio, (los ETCR) hoy tienen mejores condiciones», destacó el politólogo, especialista en teoría y resolución de conflictos armados.

ATOMIZACIÓN Y DISPERSIÓN

Garzón recordó que como parte de los acuerdos de paz firmados en La Habana, se decidió que aquellos combatientes que quisieran realizar la reincorporación por su cuenta podían hacerlo y salir de los espacios territoriales.

Según datos de la gubernamental Agencia para la Reincorporación y Normalización (ARN), citados en un documento de la FIP, 67 por ciento de los excombatientes residen fuera de los ETCR, lo que supone 8.720 personas.

Por tanto, «hoy es importante hablar no solo de lo que pasa en los ETCR, sino también de lo que pasa afuera de los ETCR», explicó Garzón.

Por este motivo, la FIP sostiene que una de las principales características de este proceso es la «atomización y la dispersión».

Solo 3.246 desmovilizados (25 por ciento de los 13.018 en proceso de reincorporación) residen en los ETCR, según cifras oficiales.

«La salida de los excombatientes de los ETCR no tiene una única explicación. Además de las preferencias individuales se encuentran los rezagos y la incertidumbre que ha acompañado al proceso de reincorporación. La reducida oferta institucional, la escasa infraestructura en los ETCR, los retrasos en los proyectos productivos y la falta de claridad sobre la continuidad de estos espacios han influido en la decisión de los excombatientes», señala el informe de la FIP.

Esto llevó a la conformación de asentamientos fuera de los ETCR, llamados Nuevos Puntos de Reagrupación, que «han venido en aumento», de acuerdo a la FIP.

Si bien no hay cifras oficiales, Garzón estima que en estos espacios hay entre 1.500 y 1.800 exguerrilleros.

Asimismo, las cifras de la ARN revelan que se desconoce el paradero de 1.052 exguerrilleros, lo que supone ocho por ciento del total que quienes participaron en el proceso de reincorporación.

IVÁN MÁRQUEZ Y SANTRICH

Garzón se refirió también a los casos de dos líderes y que jugaron papeles destacados en las negociaciones de paz de la disuelta guerrilla FARC, alias Iván Márquez y alias Jesús Santrich, ambos actualmente con paradero desconocido.

Para el director de la FIP, sus casos llevan a que se desvíe el foco de atención de lo que se está haciendo en los ETCR.

«Lo que han hecho (…) es que la atención se centre en estos casos problemáticos y en las cosas que no han funcionado en el proceso, y que a partir de ahí sea valorado el proceso de reincorporación y el proceso general» de los acuerdos con las FARC, expresó.

Por otro lado, Garzón consideró que la partida de dos líderes importantes de la exguerrilla convertida ahora en partido político genera dudas en los excombatientes de menor rango respecto de la fiabilidad del proceso.

Estos sucesos «plantean preguntas y generan niveles de incertidumbre en los excombatientes, que ven cómo excomandantes deciden dejar de lado el proceso y se van, varios de ellos planteando dudas sobre lo que está haciendo el Gobierno, pero además planteando dudas, y ese es uno de los impactos más grandes sobre el tema de la seguridad jurídica, es decir: ¿Cuál es la certeza que tienen los excombatientes de que se les va a cumplir lo propuesto en los acuerdos?», explicó.

Santrich se encuentra prófugo de la justicia desde principios de julio, luego de que no se presentara a una audiencia en la Suprema Corte de Justicia en el marco de una investigación en su contra por su presunta participación en un acuerdo con el Cártel de Sinaloa (México) para exportar 10 toneladas de cocaína hacia EEUU por unos 15 millones de dólares.

Márquez, en tanto, desapareció a mediados de 2018 junto con alias El Paisa, tras denunciar seguimientos de militares, y desde entonces se desconoce su paradero.

CONTINUIDAD DE LOS ETCR

El martes, el Gobierno que preside Iván Duque anunció que ya están definidos los mecanismos para garantizar la continuidad de estos espacios, que se mantendrán al menos por un año más, según informaron medios colombianos.

En este aspecto, el director de la ARN, Andrés Stapper, dijo que se promulgará un decreto de transformación territorial de los ETCR, ya que esa figura jurídica expira este jueves.

«Vamos a adelantar un proceso de consolidación, de evolución y de transformación con cada una de estas zonas; ese es el compromiso del Gobierno», aseguró el funcionario, según consigna Radio Santa Fe en su página web.

Estos cambios implicarán la relocalización de algunos de los 24 ETCR que hay en el país.

Garzón destacó la actitud del Ejecutivo respecto de estos espacios, pese a mantener una postura reacia a los acuerdos de paz.

«En términos generales (el Gobierno) ha dado señales de tranquilidad de que está considerando continuar con esto, cuando uno pensaba al principio del Gobierno de Iván Duque, (que) había muchas dudas sobre qué tanto se iba a apoyar este proceso», dijo el director de la FIP.

Garzón fue consultor en temas de seguridad y política criminal para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea.

Además, coordinó la Unidad de Análisis de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la OEA (MAPP-OEA) en Colombia y fue investigador del Observatorio de Derechos Humanos de la Vicepresidencia de la República de Colombia.

Sputnik

Anuncios
About el comunista (61852 Articles)
Síguenos en Twitter @elcomunistanet Síguenos en Facebook grupo: el comunista prensa roja mundo hispano Nuestro e mail: elcomunistaprensa@yahoo.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: